Iberdrola apoyará tres proyectos sociales en Castilla-La Mancha de Save the Children, Proyecto Hombre y FECAM

Lanza Ciudad Real
La compañía eléctrica apoyará varios proyectos en la comunidad autónoma /Lanza

La compañía eléctrica apoyará varios proyectos en la comunidad autónoma /Lanza

En 2020, la compañía va a destinar 1,5 millones de euros a proyectos que desarrollará en colaboración con 47 entidades sociales y que beneficiaran directamente a más de 85.000 personas.

Iberdrola, a través de su Fundación en España, ha resuelto su Programa Social 2020, con el que anualmente apoya proyectos sociales que fomentan el desarrollo integral de los colectivos más vulnerables, en los territorios donde opera, con especial atención a la infancia, los jóvenes y las mujeres; además de los colectivos de personas con discapacidad y los pacientes de enfermedades graves.

En Castilla-La Mancha los proyectos seleccionados han sido los de Save the Children Illescas (Toledo), Proyecto Hombre Castilla- La Mancha de la Fundación Solidaridad del Henares (Guadalajara) y Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual de Castilla-La Mancha (FECAM), en Albacete.

En 2020, la compañía va a destinar 1,5 millones de euros a proyectos que desarrollará en colaboración con 47 entidades sociales y que beneficiaran directamente a más de 85.000 personas.

La mayoría de los recursos, el 80%, se dirigen a proyectos finalistas seleccionados en la convocatoria, mientras que el 20% restante corresponde a alianzas con entidades. Los 33 proyectos sociales, algunos con alcance nacional y otros regional, están ubicados en 12 comunidades autónomas.

En concreto, en Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y Región de Murcia. Los proyectos han obtenido una financiación de hasta un máximo de 40.000 euros, sin exceder el 50% del presupuesto total, ha informado Iberdrola en nota de prensa.

Del total de los proyectos seleccionados, un 42% está destinado a evitar situaciones de pobreza y exclusión, priorizando la lucha contra la pobreza infantil; un 33% aborda la mejora de la calidad de vida de las personas con enfermedades graves, mientras que el 24% restante atiende a la educación inclusiva de colectivos de personas con discapacidad.