La acusada de apuñalar a su pareja en El Casar afirma que él la estaba ahogando: “Creía que me iba a matar”

Lanza Ciudad Real
Imagen del juicio en la Audiencia de Guadalajara /Lanza

Imagen del juicio en la Audiencia de Guadalajara /Lanza

Precisamente, al día siguiente de estos hechos le vencía a la víctima la orden de alejamiento a la que había sido condenado por una denuncia de malos tratos interpuesta por ella en 2017.

T.C.A., la joven acusada de matar a su pareja sentimental de una puñalada en el corazón tras una discusión “por celos de ambos” en la localidad de El Casar (Guadalajara) el 2 de septiembre de 2018, ha afirmado que tenía el miedo en el cuerpo porque él estaba “superagresivo” y que no podía explicar como llegó el puñal a su pecho. “Me estaba ahogando y creía que me iba a matar”, ha dicho.

La acusada, de 28 años, ha realizado esta declaración durante su interrogatorio en el primer día del juicio con jurado popular que se sigue en la Audiencia Provincial de Guadalajara, donde se la juzga de un presunto delito de homicidio con la eximente incompleta de legítima defensa, por el apuñalamiento de R.E.M.R., con quien mantenía una relación intermitente.

Precisamente, al día siguiente de estos hechos le vencía a la víctima la orden de alejamiento a la que había sido condenado por una denuncia de malos tratos interpuesta por ella en 2017.

Esposada y algo nerviosa, la acusada ha declarado admitido el apuñalamiento a su expareja, pero ha dicho que la relación sentimental ya había terminado. Aunque en un video que ella subió a las redes y que se ha mostrado en la sala se ve que él la besa en el pelo y así lo admite la acusada, como el hecho de que la discusión comenzó por reproches mutuos por otros hombres y mujeres.

Según ha relatado la procesada, esa noche ambos habían coincidido en la plaza del pueblo porque eran fiestas y él le “insinuó” que se había acostado con otras personas a lo que ella le recriminó también que él estaba con otras mujeres.

Había tomado unas copas, la discusión se fue acrecentando y ya en la casa, él le “apretó” los ojos contra la pared y empezó a insultar y a darle golpes. “Tenía el miedo en el cuerpo”, ha dicho tras indicar cómo la estampó contra una mesa de mármol y contra los tendederos” y tuvo que responder a los golpes para defenderse.

“Mi instinto me llevó a agarrarle”, ha señalado tras hacer referencia a como él la “arrastró” hasta habitación donde forcejearon con las manos mientras él intentaba ahogarla “todo el rato”.

Después de que él saliera a la ventana y gritara que ella también le estaba pegando, la acusada se fue a la cocina y cogió el cuchillo “más grande” que había y regresó a la habitación, le amenazó, clavó el arma en el colchón y tras decirle que “ya no podía más”, salió hacia la casa de sus padres, según ha relatado.

Al llegar, llamó al timbre pero nadie salió, y cuando se quiso dar cuenta ya lo tenía “encima” y ahí, según ha relatado, la “estampó” contra un coche y comenzó a asfixiarla y pincharla con el cuchillo que llevaba tapado. Fue entonces cuando ella se lo quitó y le apuñaló, aunque ha subrayado no podía explicar cómo llegó el puñal al pecho

Ha confesado que le dio pero que no sabia que se lo estaba clavando en el corazón. A continuación, él “se echó hacia atrás” y le dijo sorprendido: “Tamara me has matado, me has matado” y en ese momento le sacó el arma del pecho, le tamponó la herida y con la ayuda de un vecino lo llevaron al centro de salud donde ha asegurado que llegó con vida.