La confianza de los inversores de Castilla-La Mancha se mantiene en positivo y registra 0,1 puntos

Lanza Madrid

El índice de confianza del inversor español que elabora J.P. Morgan Asset Management cerró 2018 en 0,96 puntos.

La confianza de los inversores de Castilla-La Mancha se ha mantenido en valores positivos durante el segundo semestre de 2018, al situarse en 0,1 puntos en el índice de confianza de J.P. Morgan Asset Management (AM).

La lectura del índice presenta un descenso de 4,2 puntos en comparación con el primer semestre de 2018, pero la tendencia se mantiene en terreno positivo por cuatro semestres consecutivos, tal y como recoge la Encuesta de Confianza del Inversor Español que elabora la gestora desde hace más de 10 años.

Caída generalizada en casi todas las comunidades autónomas

El Índice de Confianza actualiza cada seis meses la visión de los inversores por Comunidades Autónomas. En esta última revisión se observa que, a pesar de la tendencia generalizada a la baja, todas las CC.AA. registran datos positivos de confianza salvo Aragón, que entra en terreno negativo después de retroceder cuatro puntos respecto al primer semestre de 2018. Al margen de Aragón, las mayores caídas son las registradas por Castilla La Mancha (-4,2 puntos), Andalucía (-2,5 puntos), País Vasco (-1,9 puntos), Galicia (-1,7 puntos), Madrid (-1,4 puntos), Cataluña (-1,1 puntos).

Las únicas Comunidades que han experimentado un incremento de la confianza con respecto al semestre anterior han sido Extremadura y Castilla León, con sendas lecturas de 4 puntos y de 1,5 puntos.

Balance del resultado global de la encuesta

Además del balance por Comunidades, la Encuesta de Confianza del Inversor Español de J.P. Morgan AM toma el pulso a las percepciones de los inversores españoles de manera global una vez al trimestre. La última revisión, correspondiente al último trimestre de 2018, sitúa la confianza de los inversores españoles en 0,96 puntos, experimentando un descenso de 0,34 puntos con respecto al trimestre anterior.

Los resultados de la encuesta global confirman la tendencia descendente de la confianza a lo largo de 2018, desde el máximo de 3,10 puntos registrado en el primer trimestre del año. Desde entonces, la mayor volatilidad de los mercados y las dudas sobre el crecimiento económico global han erosionado la confianza de los inversores hasta llevarlo a niveles de hace dos años.

En cualquier caso, el índice se mantiene en valores positivos gracias a las expectativas sobre la evolución futura de los mercados: un 30,9% de encuestados sigue pensando que las bolsas tendrán un buen comportamiento en los próximos seis meses, mientras que un 45% cree que se mantendrá igual.

No obstante, destaca el crecimiento de los que se declaran más pesimistas y consideran que es probable o muy probable que la bolsa baje en 2019. Este grupo crece casi 3 puntos con respecto al tercer trimestre de 2018 y casi duplica su número en relación con el primer trimestre del año.