La hostelería considera que el avance en la desescalada supone una oportunidad para «empezar a engrasar la maquinaria»

Fran Solís Ciudad Real
El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería , José Crespo/ J.Jurado

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería , José Crespo/ J.Jurado

El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Ciudad Real, José Crespo García, considera que el hecho de que la provincia de Ciudad Real haya pasado a la fase 1 de desescalada representa “una oportunidad para empezar a engrasar la maquinaria y poder ponernos en marcha, a la vez que nos proporciona un margen de confianza”.

A pesar de ello, el también presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla La Mancha, que califica de “buena noticia desde el punto de vista sanitario” el avance en la desescalada, reconoce que aún queda mucho camino por recorrer. “Algunos establecimientos de la provincia sí van a poder retomar parte de su actividad. Lamentablemente para otros muchos esta situación no va a ser viable y todavía no van a poder abrir al público, pues hay muchas limitaciones”.

Para Crespo el hecho de que durante la fase 1 sólo se permitan los desplazamientos dentro de la provincia puede suponer un hándicap para el sector que representa.  “Los establecimientos hosteleros que alojen a trabajadores de otras provincias podrán empezar a notar cierta mejoría, aunque dicha mejoría no será ni mucho normal. Por el contrario, aquellos negocios que viven exclusivamente del turismo no van a poder decir lo mismo”.

Desde su cargo como presidente de la Asociación de Hostelería y también como propietario de un hotel y restaurante, Crespo hace un llamamiento a la “prudencia” para que tanto los hosteleros como los usuarios respeten las normas y sigan guardando todas las medidas de seguridad necesarias para seguir haciendo frente al Covid-19.