La instalación de 150 empresas en el medio rural supondrá una inversión de 75 millones de euros en la región, según la Junta

Lanza Toledo
Nacho Hernando, portavoz del Gobierno regional / Álvaro Ruiz

Nacho Hernando, portavoz del Gobierno regional / Álvaro Ruiz

"Esas 150 nuevas empresas o ampliaciones son 150 motivos para que cientos de personas puedan seguir viviendo en nuestros pueblos. No vamos a dejar que Castilla-La Mancha siga despoblándose. Simplemente es una cuestión de tener vocación de utilidad y vocación de servicio también a nuestro entorno rural", ha enfatizado el portavoz, Nacho Hernando

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha facilitado la instalación de más de 150 proyectos empresariales en el medio rural, que supondrán una inversión de 75 millones de euros y la creación de cientos de puestos de trabajo en las localidades en las que se ubiquen.

Así lo ha asegurado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, a raíz de un informe de la Consejería de Fomento que analiza los resultados de la modificación de la Orden de 31 de marzo de 2003, de la entonces Consejería de Obras Públicas, que recoge los requisitos de las construcciones e instalaciones que se ubiquen en suelo rústico, y cuya modificación fue aprobada el 1 de febrero de 2016, ha informado la Junta en nota de prensa.

Dicha modificación flexibiliza los requisitos para que una industria se pueda instalar en un pueblo, aunque no haya suelo urbanizado para la actividad industrial, “ayudando así a la generación de empleo y riqueza en numerosas localidades que carecen del suelo necesario para la ubicación de estas empresas”, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El portavoz ha subrayado que se trata de una medida que no conlleva ningún coste económico ya que “cambiando tan solo una coma se permite la instalación o ampliación de 150 empresas, propiciando 75 millones de euros de inversión privada totalmente gratis”.

“Es una cuestión de creerse el apoyo al entorno rural, de creerse que Castilla-La Mancha puede tener futuro más allá de sus capitales de provincia y que también tiene derecho a futuro los pequeños pueblos de nuestra región”, ha aseverado Hernando.

“Esas 150 nuevas empresas o ampliaciones son 150 motivos para que cientos de personas puedan seguir viviendo en nuestros pueblos. No vamos a dejar que Castilla-La Mancha siga despoblándose. Simplemente es una cuestión de tener vocación de utilidad y vocación de servicio también a nuestro entorno rural”, ha enfatizado.

Por provincias, en Cuenca se han acogido a esta modificación 75 industrias, en Guadalajara, cuatro, en Ciudad Real, una empresa; en Toledo 28 y en Albacete 27, y aunque la mayoría proceden del sector agroalimentario “también hay empresas de envasado y alojamientos de turismo rural”.

Entre las empresas que se han beneficiado de este cambio normativo, Hernando ha citado en Toledo a Alicén, con 1,5 millones de euros de inversión en sus instalaciones de Navahermosa; o Cárnicas Tello, que invertirá 50 millones en la ampliación de sus naves en Totanés con 150 nuevos puestos de trabajo.

También se ha referido a la cooperativa Champinter, que destinará dos millones de euros a la ampliación de sus instalaciones la localidad albaceteña de Villamalea, Solán de Cabras en Cuenca o las avícolas Francisco de Lucas y José Luis Redondo, con seis millones de euros de inversión en Guadalajara.

Tasas para las personas dependientes

De otro lado, Hernando ha dado a conocer que la eliminación de las “tasas de la vergüenza”, ha supuesto “un ahorro de más de medio millón de euros en el ámbito de la Dependencia”, según los datos a los que ha tenido acceso el Consejo de Gobierno.

Así, ha revelado que desde la eliminación de estas tasas en el presupuesto de 2016 hasta diciembre de 2017, se han presentado un total 19.731 solicitudes para revisión de grado y para revisión del Programa Individual de Atención, lo que ha supuesto un ahorro de 550.000 euros para las personas dependientes, “una cifra ridícula para una administración regional, pero enorme para las familias de Castilla-La Mancha, que además del ahorro, han recuperado un bloque de dignidad”.

En este sentido, Hernando ha remarcado como la eliminación de estas tasas “vergonzantes y disuasorias” ha conllevado que las solicitudes en el ámbito de la dependencia se hayan multiplicado, ya que “el número de nuevas solicitudes que hubo en 2014 fueron 8.000, mientras que sólo en 2017, han sido 15.000, lo que supone un aumento del 87,5 por ciento”.

Estos datos, ha explicado, “hacen llegar a la conclusión de que a la ciudadanía el sistema de la dependencia hoy le genera una mayor confianza y una mayor seguridad”.

Ha añadido, que Castilla-La Mancha “es la segunda Comunidad Autónoma que más ha crecido en el último año en cuanto a beneficiarios del Sistema de Dependencia, al haber incorporado desde el inicio de la legislatura y hasta el mes de febrero de 2018, a 17.693 usuarios, llegando a los 52.381, lo que supone un aumento del 51 por ciento, según los datos publicados por el IMSERSO”.

En cuanto al presupuesto, el Gobierno de Castilla-La Mancha destina una media de 6.000 euros anuales a cada uno de los 375.000 mayores y de las 140.000 personas con discapacidad superior al 33 por ciento. “Somos una región humilde pero quizá por ello sabemos que el dinero que tenemos hay que dedicarlo a lo verdaderamente importante, a las personas que más lo necesitan”, ha dicho Hernando.

El portavoz del Ejecutivo autonómico ha destacado además los últimos datos del Observatorio de la Dependencia que otorgan a Castilla-La Mancha “una medalla de plata en el podio de la Dependencia” al ser en el último año la segunda Comunidad Autónoma que más personas ha incorporado al Sistema “a pesar de los más de 400 millones de euros que desde el 2012 nos debe el Gobierno de España en esta materia”.