La Junta inicia la creación de un plan de formación destinado a los equipos directivos y mandos intermedios de la Sanidad de Castilla-La Mancha

Lanza Toledo
Reuniones de Sanidad

Reuniones de Sanidad

Los objetivos están relacionados con la prevención de la enfermedad, la promoción de la salud, la cronicidad, la dispersión de la población, las posibilidades financieras disponibles y el abordaje cualitativo de las demandas de los ciudadanos.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado las reuniones para la creación de un plan de formación destinado a los equipos directivos y mandos intermedios de la Sanidad de Castilla-La Mancha.

El objetivo es la creación de un plan de formación para los siguientes cuatro años como herramienta estratégica ante los cambios que se van a producir y conseguir los objetivos propuestos desde la Consejería de Sanidad.

Estos objetivos están relacionados con la prevención de la enfermedad, la promoción de la salud, la cronicidad, la dispersión de la población, con 261 municipios con menos de 500 habitantes y 642 con menos de mil, las posibilidades financieras y el abordaje cualitativo de las demandas de los ciudadanos.

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz ha desgranado la realidad a la que se enfrentan diariamente los profesionales desde las ocho áreas sanitarias en las que está distribuida la región y las 18 gerencias que engloban la gestión de 18 hospitales, 11 Centros de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento (CEDT), 203 Centros de Salud, 1.109 consultorios locales, seis laboratorios de Salud Pública y 70 recursos de Salud Mental, para atender a una población de poco más de dos millones de habitantes.

Fernández Sanz ha explicado ante los miembros de la nueva estructura directiva de la Consejería de Sanidad y del SESCAM que una vez acabada la primera legislatura de Emiliano García-Page, se ha optimizado la organización sanitaria, se ha recuperado la actividad asistencial, se ha apostado por una renovación de alta tecnología, se ha reiniciado las obras de los grandes centros hospitalarios paralizados en la legislatura 2011-2015, se ha apostado por la recuperación de la Atención Primaria y la formación, así como se han realizado la convocatoria de Ofertas Públicas de Empleo, pero hay que pensar en los próximos años y la respuesta que se va a ofrecer a una ciudadanía en permanente cambio.

“Los próximos años van a venir marcados por un claro envejecimiento de la población, con más enfermedades crónicas, con nuevas y más expectativas de los ciudadanos, con unos presupuestos cada vez más ajustados y que a la vez tienen que dar respuestas a las constantes necesidades de innovación que se presentan”, ha explicado Fernández Sanz.

Ante estas expectativas, se pretende cargar de liderazgo a los equipos directivos y a los mandos intermedios de las diferentes gerencias que integran la estructura de la Sanidad de Castilla-La Mancha, a las delegaciones provinciales y servicios centrales, para que los objetivos y estrategias de la Consejería puedan trasladarse correctamente durante los próximos cuatro años.

Así, proporcionar respuestas a las emociones de los pacientes, la búsqueda de una solución a la soledad de los mismos, transmitir la importancia de los autocuidados y conocer los avances en ‘big data’, inteligencia artificial y en la medicina de precisión, se convierte en imprescindible para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario español, uno de los mejores del mundo.

Con todas estas materias y con la base del Plan de Salud de Castilla-La Mancha 2019-2025, que se presentará en los próximos meses, se han iniciado las reuniones para crear un plan de formación calendarizado, organizado y alineado con los objetivos anteriormente descritos, contando para su cumplimiento con herramientas avanzadas para lograrlo.