La Junta ve “discutible” que las familias que hayan desgravado las cuotas de la concertada deban corregirlo

Lanza Toledo
Nacho Hernando, portavoz de la Junta

Nacho Hernando, portavoz de la Junta

El portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, ha considerado "discutible" la consideración de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de que las familias que hayan desgravado las cuotas mensuales en colegios concertados al haberlas declarado como donación deban hacer una declaración complementaria.

“Es discutible el que, sin haber cambiado ni una sola coma de un decreto ni de una ley, se haga una interpretación distinta de la que se venía haciendo hasta ahora y que en lugar de considerarse una donación se considere una cuota”, ha opinado, a preguntas de los medios. “Es debatible, nosotros no lo entendemos así”, ha añadido.

De igual modo, ha recordado que el Gobierno castellano-manchego no ha subido los impuestos “a nadie” en esta legislatura, ya que su “hoja de ruta” con los sindicatos y empresarios “llevaba a una senda de recuperación en la que no fuese necesario tocarle el bolsillo a nadie”.

“Quizá es un pacto y una forma de llegar a pactos que se podría exportar, no anunciar subidas de impuestos sin antes tenerlo consensuado y negociado con todo el mundo”, ha apuntado.

Pide que no haya “brochazo gordo” con los becarios

Por otra parte, preguntado también por el punto de vista de Castilla-La Mancha sobre el hecho de que las prácticas no remuneradas deban cotizar, el portavoz de la Junta ha pedido que no se intente resolver los casos de explotación de becarios “con un brochazo gordo que lo que haga es dificultar” el ejercicio de estas prácticas no remuneradas.

A este respecto, ha detallado que en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) estas prácticas forman parte de los créditos y afectan a 12.000 estudiantes, señalando que con esta medida “muchas empresas ya han trasladado que no pueden asumir las prácticas de esos 12.000 chavales”.

Asimismo, ha incidido en que el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, junto a sus homólogos del resto de universidades españolas, ya consiguieron aplazar esta decisión hasta el próximo curso.