Los efectos de la suspensión del Mobile “pueden ser brutales” y se notarán en Cataluña y en el resto de España

Laura Espinar Ciudad Real
Imagen de una edición anterior del Mobile World Congress / Europa Press

Imagen de una edición anterior del Mobile World Congress / Europa Press

Los efectos que la suspensión del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona por el coronavirus pueden tener sobre la economía de Barcelona "pueden ser brutales" y se notarán en toda Cataluña e, incluso, en el conjunto de España. En plena resaca sobre el impacto económico de la suspensión de este gran evento tecnológico, el profesor de Economía Financiera de la Universidad de Castilla-La Mancha, Francisco Jareño, asegura que dejará una factura millonaria.

Los efectos que la suspensión del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona por el coronavirus pueden tener sobre la economía de Barcelona “pueden ser brutales” y se notarán en toda Cataluña e, incluso, en el conjunto de España.

Es más, el impacto sobre el PIB catalán y español puede suponer una reducción del 0,2% a nivel nacional, solo comparable al que se espera en Alemania, uno de los países más afectados por una enfermedad que la globalización ha hecho que acontecimientos que ocurren en lugares tan alejados como Wuhan, la capital de una provincia situada en el centro de China, impacten en el desarrollo económico de países como España.

Esta tesis la sostiene el profesor de Economía Financiera de la Universidad de Castilla-La Mancha, Francisco Jareño Cebrián, en el artículo “La suspensión del Mobile Worl Congress de Barcelona por el coronavirus saldrá muy cara” publicado en The Conversation, -plataforma de divulgación de noticias y análisis de la comunidad académica e investigadora- donde analiza las causas e implicaciones que tiene para una empresa suspender su participación en eventos de la relevancia internacional del MWC así como los efectos sobre la ciudad de Barcelona y el sector.

Multiplica la visibilidad

Contrariamente a lo que un ciudadano de a pie pudiera suponer, el profesor Jareño, aclara en su artículo que el anuncio de grandes empresas como Ericson, Amazon, Sony, LG o Vodafone de que no asistirían al Mobile por la alarma generada por el coronavirus -y que, finalmente, provocó su suspensión-, “ha multipicado la visibilidad” de aquéllas más que la que podrían haber tenido con su presencia en este gran evento tecnológico catalán.

Es más, han conseguido un “efecto positivo” superior al que hubieran tenido con su presencia porque con su negativa han transmitido -a clientes y trabajadores- una imagen de responsabilidad que supera, en muchos casos,  los posibles beneficios que hubieran logrado con su  presencia.

Un día después de que la organización del MWC y en plena digestión de una decisión tan drástica, el gobierno central ha mantenido que “no hay ninguna razón de salud pública” que aconsejara tomar medidas que impidieran la celebración de este congreso” en España” mientras, al mismo tiempo, se mantienen eventos internacionales como la Semana de la Moda de París, la feria de arte Arco o el Salón del Motor de Ginebra.

La incertidumbre

Desde el punto de vista económico-financiero,  el profesor Jareño se refiere a la incertidumbre como el factor más relevante para reducir los beneficios que tendría una inversión y aquélla ha podido hacer cambiar la decisión de las empresas sobre acudir o no al Mobile.

Barcelona se había volcado con la celebración de este evento para el que había realizado unas grandes inversiones. La previsión de asistentes superaba los 100.000 de la anterior edición y había una recaudación estimada en los 500 millones de euros.

 

 

.