Los funcionarios de Castilla-La Mancha tendrán en 2020 una bolsa de horas del 5% de su jornada anual para conciliar la vida familiar

Lanza Toledo
Un funcionario en su puesto de trabajo

Un funcionario en su puesto de trabajo

Mantener el diálogo social con agentes sociales para seguir consolidando el empleo público es otro de los retos, ante lo que Ruiz Molina ha reparado en que en el primer trimestre se aprobará la Oferta Pública de Empleo de 2020 con la que empezará el segundo Plan de Impulso de los Servicios Públicos que vendrá con más de 6.000 plazas a los largo de la legislatura. En 2020, además, "los empleados recuperarán el complemento por incapacidad temporal suprimido por el Gobierno de Cospedal"

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha ofrecido detalles sobre las líneas maestras del presupuesto de su departamento para 2020, que asciende a 146 millones de euros –un 9,8% más, debido sobre todo a la asunción de nuevas competencias en materia de digitalización de la Administración–, destacando como una de las novedades la intención de habilitar para los funcionarios una bolsa de horas equivalente al 5% de la jornada anual para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral.

En su intervención en la Comisión de Presupuestos, Ruiz Molina ha puesto el acento en que estas cuentas, en términos generales, contarán con 483 millones de euros extra para impulsar cohesión, facilitar la creación de empresas y “consolidar el Estado del Bienestar”, todo ello “desde el diálogo social, respetando los objetivos de estabilidad presupuestaria y congelando la presión fiscal”.

Respecto al presupuesto anterior se refuerza el carácter transversal de su Consejería, asumiendo como novedad el Fomento de la Sociedad de la Información, lo que motiva que el presupuesto se eleve a 146 millones de euros dentro de su departamento, una variación al alza de un 9,8%.

Sobre sus cuentas, más de la mitad van a los dos primeros capítulos de personal y gasto corriente, y con el resto se plantean objetivos como impulsar la implantación de nuevas tecnologías para modernizar servicios públicos.

A medio plazo, quiere que la región tenga una administración “cien por cien digital”, algo que se complementará con la formación y capacitación de la sociedad castellanomanchega para “reducir la brecha digital”.

Mantener el diálogo con agentes sociales para seguir consolidando el empleo público es otro de los retos, ante lo que Ruiz Molina ha reparado en que en el primer trimestre se aprobará la Oferta Pública de Empleo de 2020 con la que empezará el segundo Plan de Impulso de los Servicios Públicos que vendrá con más de 6.000 plazas a lo largo de la legislatura. En 2020, además, “los empleados recuperarán el complemento por incapacidad temporal suprimido por el Gobierno de Cospedal”.

Entre sus planes para el próximo ejercicio presupuestario, prevé igualmente un plan de promoción de la igualdad de oportunidades dentro del cuerpo de funcionarios; además de la reforma del Servicio de Emergencias 112 que pasará por implantar la nueva plataforma de este servicio para mejorar la coordinación de emergencias, y la puesta en marcha del centro de respaldo que sustituirá a la principal en caso de fallo.

Sobre la relación con entidades locales, la Consejería de Hacienda, como novedad, asumirá la realización de procesos de selección de agentes de Policía Local y, en materia de juego, se aumentarán las acciones de control de las actividades de casas de apuestas para controlar mejor el acceso de menores. Y todo, “congelando la presión fiscal y poniendo empeño en profundizar en la administración tributaria electrónica”. Por último, ha apuntado que su departamento se ha gastado el 74,2% del presupuesto actual a 30 de septiembre.

CS ALERTA DE “AGUJEROS” QUE SE TAPARÁN “CON IMPUESTOS O CON MÁS DEUDA”

El diputado de Cs David Muñoz Zapata ha sido el encargado de fijar la posición de su grupo, alertando de que la ejecución presupuestaria está “muy baja” en algunos programas, de lo cual se deduce que “no todo el dinero presupuestado está yendo a los objetivos para los que se diseñó”.

Además, en el caso de este departamento, “preocupa que el periodo medio de pago se sitúa a 60 días, el doble de lo que contempla la ley”, por lo que ha preguntado al consejero cómo va a solucionarlo.

Al respeto de la deuda pública, ha reparado en que la región es “la segunda más endeudada”. “Por mucho que a este Gobierno le guste mucho decir que son unos presupuestos sociales, lo cierto es que uno de cada cuatro euros va para deuda pública”, ha considerado.

Sobre la previsión de ingresos, “es irreal y no se corresponde con la situación económica actual”, ya que el Gobierno “hizo proyecciones con datos del mes de junio” y ahora “baja el consumo, se frena la recaudación y bajan las exportaciones”.

Por ello, considera “una temeridad” que se prevea un alza de ingresos, añadiendo que si no se cumplen estos vaticinios “se creará un agujero que solo se tapará o recortando gasto social, o subiendo deuda pública o subiendo impuestos”.

Ha recordado tiempos pasados cuando con el Gobierno de José María Barreda el PSOE “desoyó las voces que avisaban de vacas flacas” y realizó uno presupuestos “que llevaron a la región a la ruina y a los recortes de Cospedal”. “Este Gobierno no aprende de los errores del pasado y no recapacita”.

PP ALERTA DE QUE SUBIRÁN IMPUESTOS Y AUMENTARÁN DEUDA

El diputado del PP Miguel Ángel Rodríguez ha opinado, por su parte, que estos presupuestos “solo sirven para autobombo de Page y para certificar que la región, lejos de llevar el pie en el freno, lo lleva en el acelerador”, ha dicho, apuntando, igual que Muñoz Zapata, que los proveedores cobran en 60 días.

Por ello, también ha preguntado a Ruiz Molina si han sido ya advertidos por el Ministerio del ramo, al tiempo que ha indicado que Castilla-La Mancha está “en riesgo alto de incumplir la regla de gasto”.

Ha tasado en 15.000 millones de euros la deuda, “35% del PIB y diez puntos por encima de la media”, una deuda que desde que el PP dejó el Gobierno “no ha parado de aumentar”.

También ha reparado en que con más de 10.000 millones de euros, las cuentas “cierran el círculo del desastre, con más endeudamiento, menos inversión y más presión fiscal”. Con todo, ha pedido explicaciones al consejero de Hacienda sobre “cómo prevé en un escenario de crisis recaudar 490 millones de euros más” vía impuestos, toda vez que incluso este año y con las cuentas en vigor “no se llega a recaudar lo previsto”.

“A nuestro juicio solo hay una certeza, y es que van a subir los impuestos a lo largo de la legislatura para que se produzcan esos ingresos que él ha previsto. Es una obviedad”, ha agregado.

Con respecto al departamento de Hacienda y Administraciones Públicas, “hay partidas que no se han ejecutado y otras que suben de manera desmesurada”. Por ejemplo, el peor dato de ejecución es “de la Viceconsejería de Administración, a la que le falta un 35% por ejecutar”.

Del mismo modo, ha preguntado al consejero “por qué, vía disposiciones adicionales, aprovecha la ley de Presupuestos para modificar cinco leyes que de otra manera llevarían una tramitación paralela”, como por ejemplo la ley de creación del Ente Público de Castilla-La Mancha.

PSOE HABLA DE “PULCRITUD”

El diputado del PSOE Fernando Mora, por su parte, ha resaltado la “pulcritud” del control presupuestario efectuado por la Consejería de Hacienda del Gobierno de Castilla-La Mancha, añadiendo que estas cuentas dentro de este departamento sirven para, entre otras cosas, “seguir recuperando derechos de los empleados públicos”.

Viene además con novedades como la incorporación de la Administración electrónica con una nueva Dirección General, que servirá para mejorar interlocución con el ciudadano e incluso facilitar la recaudación.

Otro de los aspectos a destacar por el diputado socialista es el departamento del Servicio de Emergencias 112 de la región, también gestionado dentro de la Consejería que dirige Juan Alfonso Ruiz Molina.

El parlamentario toledano ha lamentado las críticas de los portavoces de Cs y PP, a quienes ha pedido “dejar de ser agoreros y transmitir optimismo a la población y a los inversores”.

“Podemos dar ejemplo de estabilidad en todos los sentidos y eso se valora positivamente”, ha pedido Fernando Mora, quien ha recordado que las cuentas tienen que servir para terminar de darle la vuelta a los “recortes” del anterior Gobierno del Partido Popular.