Más de 105.000 desayunos para los colectivos desfavorecidos de Castilla-La Mancha por la crisis del COVID-19

Lanza Madrid
Fachada de Cáritas Ciudad Real / Lanza

Fachada de Cáritas Ciudad Real / Lanza

Según un informe de Cáritas, esta crisis puede afectar de manera directa a más de 8,5 millones de personas, lo que equivale al 18,4% de la población española.

Las personas en situación de desventaja social, como son las personas mayores, las personas sin hogar o las personas dependientes que viven solas, van a sufrir de forma más profunda y prolongada en el tiempo el impacto de la actual crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Según un informe de Cáritas, esta crisis puede afectar de manera directa a más de 8,5 millones de personas, es decir, al 18,4% de la población española.

En este contexto de emergencia, cada gesto cuenta. Por ello, Cáritas y Calidad Pascual han firmado un nuevo marco de colaboración para llevar más de 105.000 desayunos a personas mayores con dificultades y familias desfavorecidas en Castilla-La Mancha. Así, gracias a la acción conjunta de ambas entidades, más de 3.500 personas verán cubiertas sus necesidades alimentarias básicas durante un me. En el total nacional, Cáritas y Pascual repartirán un millón de desayunos, llegando a más de 35.000 personas.

Así, se repartirán a estos colectivos desayunos completos y con alto valor nutritivo, con al menos cuatro familias de producto diferentes (leche, cereales, aceite, zumos, café, yogures, etc.), cubriendo las necesidades nutricionales de la población más vulnerable.

Esta acción se enmarca en el compromiso global de Calidad Pascual con todos sus grupos de interés, reforzado aún más desde el comienzo de la pandemia. Un compromiso muy vinculado a su negocio responsable en las líneas de Bienestar, Desarrollo y Medioambiente y a su cadena de valor, manteniendo siempre el foco en las preocupaciones y expectativas del ciudadano ante la crisis. Además, durante el estallido de la pandemia, el compromiso de Pascual se ha extendido a la garantía de suministro, para lo que todo su equipo humano ha intensificado sus esfuerzos con el fin de asegurar el abastecimiento de alimentos de primera necesidad a la población en todos los puntos de venta a nivel estatal.

En palabras del presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, “nos comprometemos a mantener nuestra actividad, garantizar el suministro de alimentos para toda la población y a seguir impulsando nuestro compromiso de compra local en España”.

Acuerdos

Con relación al reciente acuerdo firmado con Cáritas, para Tomás Pascual “a la hora de ser solidario, todo suma. Trabajar en red es hoy más importante que nunca. Nuestra intención es trabajar de la mano de Cáritas Española para garantizar el suministro de alimentos también a los colectivos más vulnerables. En sintonía con nuestros valores, tratamos de unir la labor social de Cáritas para garantizar los derechos de las personas en situación de exclusión social que están más expuestas ante los efectos del coronavirus, a la labor también social de Pascual de garantizar productos básicos de alto valor nutricional”.

En este sentido, el presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón, ha señalado que “desde Cáritas continuamos acompañando y ayudando a las personas más vulnerables, para quienes esta crisis supone un mayor riesgo sanitario y social”.

En tiempos de COVID-19, Bretón subraya que desde Cáritas están dedicando todos sus esfuerzos a “adaptar y reforzar los servicios y recursos de emergencia para poder atender a las personas más vulnerables ante los efectos sanitarios, sociales y económicos de esta crisis”.

Un compromiso que viene de lejos

Cáritas Española y Calidad Pascual llevan colaborando desde hace años para la inclusión de personas con discapacidad a través de Taller 99; ayudando y asesorando a personas en riesgo de exclusión en el Economato Solidario también en Madrid, un proyecto que resultó ganador en la primera edición del Concurso de proyectos sociales ‘Está en tu mano’ y que fue seleccionado por los propios empleados de Pascual.

Hoy continúan juntos un camino que trata de mitigar los efectos sociales y económicos que puedan generar un aumento de la bolsa de exclusión comprometiendo las condiciones de vida de estos colectivos vulnerables.

Así, de acuerdo con el compromiso transversal con el bienestar de las personas y los entornos en los que opera, Calidad Pascual toma una responsabilidad especial como referente dentro de un sector estratégico para contribuir a la lucha contra el COVID-19 uniendo fuerzas con agentes sociales, como Cáritas, para revertir la situación de emergencia.

Calidad Pascual

Calidad Pascual, empresa familiar con un conjunto de valores consolidado y diferenciador, referente en el sector de la alimentación, inició su andadura en 1969 en Aranda de Duero, Burgos, para implantarse en poco tiempo en toda España y exportar hoy a 67 países. Con una gama de más de 200 productos, 6 plantas, 27 delegaciones a través de su empresa de distribución Qualianza y más de 2.200 empleados, su principal actividad es la preparación, envasado, distribución y venta, entre otros, de lácteos y derivados con la marca Pascual, aguas minerales Bezoya, bebidas vegetales Vivesoy, Bifrutas y Mocay ‘Maestros del café’.

Calidad Pascual complementa su portfolio con otros productos de valor añadido, gracias a alianzas con empresas como Idilia foods (Cola Cao, Nocilla y Okey), Upfield (Flora), Agua das Pedras Salgadas, Kellogg, Heinz, Conservas Garavilla (Isabel), Aceites y Vinagres Cosecha de Borges, Grupo Agora (Ámbar y Malen) y AUARA.

Gracias a la actividad de Calidad Pascual, cada vez son más las personas que disfrutan de un nuevo concepto de calidad, más amplio y global, más allá del desarrollo de productos saludables. Calidad Pascual tiene como principio inspirador la aportación de valor y calidad a la vida de las personas, entendida como un compromiso colectivo de superación en la búsqueda diaria de su bienestar.