Molina desea que el Acuerdo Estratégico para la Paz y la Convivencia en C-LM se firme “antes de las vacaciones”

José García Molina, vicepresidente segundo del Gobierno regional /Lanza

José García Molina, vicepresidente segundo del Gobierno regional /Lanza

García Molina ha expresado esta intención este jueves en una rueda de prensa, aunque ha matizado que "tampoco supondría un problema" que esta firma se retrasara hasta después,

El vicepresidente segundo de la Junta, José García Molina, ha manifestado que le gustaría que el Acuerdo Estratégico para la Paz y la Convivencia en Castilla-La Mancha fuese firmado “antes de las vacaciones” por las organizaciones, formaciones políticas y sindicatos de la región a los que les ha sido enviado y que han participado en su proceso de elaboración.

García Molina ha expresado esta intención este jueves en una rueda de prensa, aunque ha matizado que “tampoco supondría un problema” que esta firma se retrasara hasta después de las fechas veraniegas si eso supone “tener un mayor consenso” en torno al documento. Asimismo, ha explicado que la fecha también dependerá de los plazos en los que estas organizaciones contesten al envío del documento.

El vicepresidente segundo ha insistido en que su deseo es que la firma del acuerdo estratégico sea “unánime” porque eso “lanza un buen mensaje a la sociedad de Castilla-La Mancha de convivencia y rechazo de cualquier radicalización que pueda generar violencia”. Igualmente, ha incidido en que espera que el documento se amplíe una vez que las organizaciones participantes lo firmen.

Del mismo modo, ha detallado que en el documento mandado se recogen las aportaciones “que generaban mayor nivel de consenso” de entre las realizadas por todas las entidades que han participado en el proceso de elaboración y ha reiterado que el plan “no hace más que seguir las directrices que ya se están dando en Europa en este sentido y que en España van con cierto retraso”.

José García Molina también ha señalado que el documento no ha sido aún enviado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aunque sí se les mandará. A este respecto, ha recordado que mantuvo una reunión “muy importante” con el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), ya que a nivel estatal “ya se había implementado un proyecto de prevención de radicalización”, y ha aclarado que “muchas de las directrices” sugeridas por el CITCO están presentes en el acuerdo.

“Se lo mandaremos, y también a las autoridades religiosas, porque han formado y deben seguir formando parte de este proceso”, ha apostillado.

Papel de la Educación

Preguntado por el papel que debe tener la educación en la puesta en marcha del acuerdo y en la prevención de la radicalización, el vicepresidente segundo del Gobierno regional ha insistido en que tanto el sistema reglado y la educación de carácter social van a tener “un papel fundamental”.

“Una cuestión ya planteada es implementar estudios de otras confesiones religiosas en el sistema educativo de Castilla-La Mancha, como se ha hecho en otras regiones, pero más allá de que haya una materia, hay que favorecer, y así está en el acuerdo, muchas actividades formativas en institutos y centros sociales o de juventud donde otros colectivos puedan ir a informar o sensibilizar sobre los procesos de radicalización y las formas de vivir la cultura de la democracia”, ha comentado.