Page afirma que siempre querrá ser presidente de “todos y todas” pero sobre todo “de la gente que más lo reclama”

E.Press

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido este sábado que "siempre querrá ser presidente de todos y de todas" pero sobre todo de la gente que "más lo reclama". De igual modo, ha comprometido su "esfuerzo" para seguir reconociendo a "las dulcineas de Castilla-La Mancha". "A las que hoy tenemos y a las de mañana".

De este modo, durante su acto de toma de posesión, el presidente regional ha hecho un guiñó a las dos mujeres que le han precedido en subir al escenario de un engalanado Palacio de Fuensalida y, que de forma casual, se llaman Dulcinea.

“Yo no me conjuré con sus padres, pero es una casualidad hermosa. No solo porque representan lo que a mi más me importa en este día en que la diversidad es un emblema para todos y que hay que respetar”– ha dicho en alusión a la celebración del Orgullo LGTBI en Madrid.

“Hay una diversidad previa a cualquier otra, que es la de quien tiene más dificultades y por eso siempre me he querido dejar acompañar de los que más esfuerzo necesitan para hacer lo que los demás hacemos, y que representan la calidad de un país. La representan ellos y las políticas que se dirigen a ellos”, ha defendido.

En el acto de toma de posesión, que ha terminado con el himno de España, García-Page ha deslizado el asunto del agua. Ha sido cuando a lo largo de su discurso ha pedido un poco más de agua.

En este momento se ha dirigido a los ministros de Hacienda, María Jesús Montero, de Trabajo, Magdalena Valerio, y de Ciencia y Universidad, Pedro Duque, para decirles: “No lo toméis como indirecta”, en alusión al trasvase Tajo-Segura, comentario que ha arrancado un unánime aplauso de los presentes.

Tinte femenino

Y es que la segunda toma de posesión de García-Page ha tenido un claro tinte femenino. Tras la actuación musical de Lucía Santiago, otras dos mujeres, llamadas casualmente como la del más famoso hidalgo que ha tenido la región, han relatado su experiencia como usuarias de programas puestos en marcha por el Ejecutivo regional.

La primera de ellas, María Dulcinea Ortiz, ingeniera química, ha relatado ante las más de 500 personas que se han dado cita en el histórico Palacio de Fuensalida su experiencia como usuaria del programa de ‘Retorno del Talento’, que le ha permitido dejar su trabajo en Londres y volver “a La Mancha” para montar una empresa de productos ‘biofood’, que apuesta por pequeños productores locales.

“El programa Retorno del Talento fue de gran ayuda tanto para volver como en el primer año de apoyo económico”, ha confesado Ortiz, que ha pedido que esta iniciativa que fomenta el regreso de los jóvenes cualificados se debe mantener y tratar de implementar en las comunidades autónomas en las que no está disponible.

A renglón seguido, otra Dulcinea, esta vez usuaria del Servicio de capacitación de APANAS, ha mostrado su satisfacción por el hecho de haber podido votar por primera vez en las pasadas elecciones y haber tenido la oportunidad de elegir a sus representantes.

“Es muy importante para nosotros que los políticos seáis personas sensibles y comprendáis nuestras necesidades para vivir en una sociedad más justa y solidaria, donde las personas con discapacidad estemos incluidas porque somos parte de la sociedad y tenemos valor y mucho talento. Solo necesitamos apoyo para demostrar lo que valemos”, ha defendido Dulcinea Ávila, que ha reclamado que las personas con discapacidad tengan el mismo derecho a formarse y a tener un trabajo que les permita vivir de forma independiente y en una sociedad accesible.

Por último, Ávila ha dado las gracias a García-Page en nombre de “todas las personas con discapacidad” de la región por la Ley de garantías de los derechos de las personas con discapacidad aprobada en la pasada legislatura. “Cuente con nosotros. Somos muy trabajadores y queremos seguir participando en Castilla-La Mancha”, ha concluido reclamando.