Page defiende un foro de interlocución con el Gobierno de España para “poner negro sobre blanco” la lucha contra la despoblación

Lanza Guadalajara
García-Page en un desayuno informativo

García-Page en un desayuno informativo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha instado a la creación de un foro de interlocución con el Gobierno de España que empiece a poner "blanco sobre negro" y a "poner orden", con soluciones a corto plazo y otras de muy largo plazo, para combatir la despoblación.

El presidente ha hecho un guiño claro a la creación de un Ministerio frente a la Despoblación del nuevo gobierno de Pedro Sánchez durante el primer desayuno organizado por Nueva Alcarria bajo el título ‘En clave económica’, en el que ha incidido en que este problema no debe quedarse solo en un discurso sino que ha de contar con un organismo como el que ya ha creado en el Ejecutivo central, que contemple soluciones de habrán de ir vinculadas no solo con infraestructuras sino a la financiación.

García-Page ha indicado que Castilla-La Mancha es de las regiones que más ha contribuido a que se pueda hablar de despoblación, un problema “con muchas patas” que cree que debe afrontarse priorizando el Estado de Bienestar y también tiene claro que tiene que ver con “objetivar” los servicios públicos.

“Quien más defienda la unidad de España deberá ser quien mayor interés tenga en la igualdad. Unidad e igualdad y no privilegios”, ha indicado el presidente castellanomanchego.

García-Page ha hecho referencia al Primer Plan de Recuperación de Talentos de España puesto en marcha por el Gobierno regional, reconociendo que en el país hay muchos pequeños municipios “que viven todos de la pensión”.

En este aspecto ha hecho hincapié en que no se puede pensar que es sostenible durante mucho tiempo un modelo legislativo en el que todos los servicios están en todos los lugares sino que hay que perimetrar el problema y dimensionarlo bien.

Así, ha dicho también que hay que gestionar esa transición y reclamar para el problema de los movimientos migratorios y la despoblación el mismo concepto de transición que para el cambio energético.

SENSIBILIZACIÓN CON LOS AGRICULTORES ANTE UN PROBLEMA EUROPEO

Sobre la situación del sector agrícola y ganadero y el hecho de que hayan salido a la calle para reclamar más apoyos, ha mostrado su sensibilidad con el sector tras reconocer que es un problema referido a la cadena de consumo que tiene escala europa no solo nacional, al que hay que plantear soluciones y “no solo quejas”.

“Creo que tiene que haber un posicionamiento y espero el diálogo del Gobierno de España con las autonomías y una cierta propuesta útil para plantear en el contexto europeo”, ha precisado.

García-Page tiene claro que el Gobierno de España les va a recibir así como que el Ministerio del área está también sensibilizado y se va a reunir con el sector.

“Seguramente cabrá algún tipo de ajuste legal que permita una equivalencia”, ha incidido tras reconocer que “esta libertad que para algunos es el ‘Sancta Sanctorum’, comporta también un desequilibrio”.

Preguntado sobre si se verá algún día el final del trasvases, García-Page si lo ve, aunque solo sea porque el agua se acaba –ha dicho con cierta ironía– tras indicar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le prometió que en el 2021 se iba a duplicar la capacidad de desalación en el Levante y “las obras están en marcha”.

Es por ello por lo que no tiene ninguna duda de que el trasvase tendrá su fin porque el actual modelo “no ese sostiene, no tiene vuelta de hoja”, pero ha incidido en que si se quieren resolver las derivaciones para regadíos como un problema de fontanería, tendrán que conectarse todas las cuencas y “si alguien quiere, que se atreva a plantearlo en toda España no con la boca chica”.

Para García-Page el modelo actual no se sostiene y “no tiene vuelta de hoja”.

Ha insistido en que ya hay un avance con el Gobierno central y ha apuntado que su consejo a los presidentes de Murcia y Valencia pasa por el hecho de que no hagan depender la economía de sus regiones de una tubería de cielo abierto porque es algo “muy precario”.

Ha asegurado que tiene muchos motivos todavía para confiar en el dialogo entre Gobierno, las comunidades autónomas y los ciudadanos a la par que ha aseverado que los grandes problemas de Estado se tienen que realizar con un cierto planteamiento “de cordón cruzado”.

En este aspecto ha indicado que, para poder abordar el problema territorial y lo que tiene que ver con la unidad, es más fácil que haya un planteamiento de iniciativas desde la derecha, apoyado por la izquierda que un planteamiento que cada vez que hace la izquierda de España supone el no por delante de la otra mitad”. “En los grandes asuntos hay que buscar el consenso, ha concluido.