Page defiende un “trabajo más amplio en número” y no precario y espera que Castilla-La Mancha siga “a la cabeza” creándolo

Lanza Toledo
Page atiende a la prensa en la romería del Valle

Page atiende a la prensa en la romería del Valle

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido este miércoles trabajo "más amplio en número" pero también que tengan "más dignidad" y que no sea precario, y ha confiado en que Castilla-La Mancha durante la próxima legislatura "siga encabezando el ranking de creación de empleo".

Con motivo de su asistencia a la romería del Valle de Toledo, acompañado por el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, y aprovechando que también se celebra el 1º de mayo, García-Page ha apuntado que crear empleo es “la gran prioridad de cualquier gobierno” y se ha alegrado de que el Gobierno actual, ahora en funciones, “fije claramente la estabilidad económica con un mejor resultado del crecimiento en España incluso de lo previsto”.

Ha destacado que la legislatura que empezará en breve el país “va a entrar en una dinámica de estabilidad y previsibilidad” que “ójala que sirva para llegar a acuerdos muy centrados” y “que incluyan a la mayoría de la gente”, y ha destacado que en lo que respecta a Castilla-La Mancha su determinación es la de que “el auténtico partido regionalista sea el Gobierno autonómico y lo sea frente a cualquier partido”.

Emiliano García-Page ha recordado que en la región no solo se ha “superado con mucho” todo lo que ha planteado en materia de empleo sino que prevé 100.000 puestos de trabajo más para esta legislatura, sobre todo en sectores que más lo requieren y por supuesto en el ámbito del paro de larga duración.

Río Tajo

Aprovechando este entorno, y con el río Tajo a sus espaldas, ha recordado que hace un justo un año, en esta misma celebración, anunció un recurso del Gobierno de Castilla-La Mancha contra las tarifas “absolutamente engañosas e irregulares” que se pagaban por el trasvase Tajo-Segura y, un año después, el Tribunal Supremo “ha dado la razón a Castilla-La Mancha, tanto en los abusos de los planes de cuenca” como en materia de tarifas.

“Hoy pido como presidente que la gente entienda que ahora toca hablar de la Comunidad Autónoma, que es necesario tener responsables que defiendan los intereses propios y regionales por delante de los de sus partidos”, confiando en que “en los próximos años” se conciten “muchos consensos en torno a los problemas más importantes” de la región.