Page tratará con el ministro de Fomento la autovía A-43 entre Puertollano y Almadén

E. Press Toledo
Foto de archivo de tráfico en la autovía A-43/ Elena Rosa

Foto de archivo de tráfico en la autovía A-43/ Elena Rosa

El presidente regional, Emiliano García-Page, ha avanzado que tras reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo mes de septiembre, tendrá un encuentro con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en el que abordarán la situación de proyectos de infraestructuras "muy importantes" para la región que verán reordenados su calendarios de puesta en marcha, como son el AVE a su paso por Talavera de la Reina, la autovía A-43 entre Puertollano y Almadén o el cierre de la autovía A-40 entre Ocaña y Toledo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado que tras reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo mes de septiembre, tendrá un encuentro con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en el que abordarán la situación de proyectos de infraestructuras “muy importantes” para la región que verán reordenados su calendarios de puesta en marcha, como son el AVE a su paso por la ciudad de Talavera de la Reina, la autovía A-43 entre Puertollano y Almadén o el cierre de la autovía A-40 entre Ocaña y Toledo.

Así lo ha puesto de manifiesto en una entrevista con Europa Press, donde ha querido dejar claro que tras esta cita “quedarán al descubierto los engaños” que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy mantenía con estos proyectos. “El PP engañaba con el AVE en Talavera, y eso lo pondremos en orden”, ha afirmado García-Page, añadiendo que por suerte el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez “ha llegado a tiempo” para desbloquear estos proyectos.

Abundando en este extremo, ha indicado que también se van a “clarificar” los “incumplimientos” que el PP mantenía con respecto a la autovía de La Alcarria -proyecto que ha de unir la autovía A-2 con la A-3 a la altura de Tarancón-, infraestructura comprometida por el anterior Ejecutivo en La Moncloa a cambio de que el Gobierno castellano-manchego se hiciera cargo de la gestión de la carretera nacional que une Cuenca con Albacete. “Lo vamos a restablecer, aunque no será inmediato”.

También ha adelantado que el proyecto de culminar el cierre de la autovía A-40 entre Toledo y Ocaña está “para pegarle un empujón”, siendo esta una vía de alta capacidad que, toda vez esté finiquitada y de la mano de la autovía de La Alcarria, conformará un “eje a modo de gran M-80” de la Comunidad de Madrid que supondrá un cinturón desde la A-5 en Maqueda pasando por Toledo, la A-4 en Ocaña, la A-3 en Tarancón y la autovía A-2.

“Será una enorme solución de viabilidad para el centro de España y será determinante también para la Comunidad de Madrid”, ha señalado García-Page, que ha sentenciado que se van a poder por fin “concretar plazos definidos” en relación a todos estos proyectos.

 

Plaga de conejos

Otro asunto más a tratar en el ámbito de Fomento es el problema de la superpoblación de conejos en zonas de La Mancha, ante lo que ha reconocido que ya incluso el equipo del exministro Íñigo de la Serna había empezado a actuar.

En todo caso, la estrategia pasa ahora por impulsar una Mesa de Coordinación comandada por la Delegación del Gobierno que dirige Manuel González Ramos y en la que participarán tanto la Junta de Comunidades como los ayuntamientos afectados por esta problemática.

En cuanto a la reunión prevista con Pedro Sánchez en el mes de septiembre, ha recordado que las reivindicaciones pasan por recuperar el Fondo de Cohesión Sanitario –lo que haría “inútiles” todos los convenios sanitarios entre comunidades autónomas–; retomar el debate de financiación autonómica; y potenciar la financiación de servicios públicos.

En este punto ha celebrado que “ya se están viendo giros considerables en muchos aspectos” como en la política de agua o el ATC. “Y creo que va a haber más cobertura y apoyo del Gobierno en cuanto a mejores políticas sociales”, ha apuntado.

 

Agua y ATC

Con respecto a la cuestión del agua, García-Page ha destacado que el Gobierno central ha introducido “sin complejos y con mucha claridad” a la desalación dentro de su discurso político, recordando que sus políticas “son las que ya auspició Narbona, que ha sido una de las mejores ministras en gestión del medio ambiente y del agua en España, con diferencia”.

El presidente ha insistido en que en España está habiendo una “hipocresía brutal” en materia de agua, reiterando que “si este país quiere ser trasvasista está en su derecho, pero entonces habrá que hacer el trasvase del Ebro o del Duero, lo que no vale es trasvases sólo de un río”.

Además, el presidente regional ha insistido en que el trasvase Tajo-Segura es “una herida que se hizo en la dictadura, porque si hubiera sido en democracia no habría sido posible”. “Estoy de acuerdo en que se abra el debate de enterrar definitivamente los restos de Franco pero cuando se arregle ese problema, los únicos restos que van a quedar de Franco es el trasvase del 71”, ha añadido.

En cuanto al ATC, ha admitido que en el Gobierno regional están “muy contentos” por la paralización temporal del proyecto llevada a cabo por el Gobierno nacional y ha enfatizado que, a pesar de que en España “siempre ha fracasado un acuerdo de Estado en materia de energía”, en este momento “es más posible que otras veces”.

Además, ha comentado que, tras esta paralización, la labor de la Junta se centrará en pedir que se haga una auditoría sobre la gestión económica y financiera de la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos S.A. (Enresa) para saber “en qué se ha gastado el dinero y qué empresarios tienen interés en el ATC”.