Quince provincias tendrán este miércoles aviso por frío, deshielo o viento, entre ellas Cuenca y Guadalajara

Lanza Madrid/Toledo
Foto: Clara Manzano

Foto: Clara Manzano

Las bajas temperaturas de hasta -6 grados centígrados afectarán a Huesca, Zaragoza, Teruel, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Segovia, Barcelona, Gerona y Lérida. Además, el riesgo por deshielos afectará a la cordillera cantábrica en las provincias de León y Palencia y a la zona de Sanabria, en Zamora.

 

Un total de quince provincias tendrá este miércoles aviso de riesgo (amarillo) por bajas temperaturas mínimas, deshielo, fuertes vientos o fenómenos costeros, según ha avisado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, las bajas temperaturas de hasta -6 grados centígrados afectarán a Huesca, Zaragoza, Teruel, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Segovia, Barcelona, Gerona y Lérida. Además, el riesgo por deshielos afectará a la cordillera cantábrica en las provincias de León y Palencia y a la zona de Sanabria, en Zamora.

El aviso amarillo por viento y por fenómenos costeros se ha activado para todas las islas de las dos provincias de Canarias, donde se esperan rachas de 75 kilómetros por hora y viento de nortedeste con fuerza 7 y mar combinada de norte y noreste que provocará olas de cuatro metros en la costa norte del archipiélago.

Además, la AEMET ha pronosticado que este miércoles hay probabilidad de precipitaciones fuertes o persistentes en puntos de Galicia y que el cielo estará cubierto o nuboso en la mitad noroeste peninsular.

Las precipitaciones afectarán también al Cantábrico, alto Ebro, Pirineos y Galicia, donde pueden ser localmente fuertes o persistentes. También podrán producirse precipitaciones, aunque más débiles y dispersas en el norte de la meseta y de los sistemas Central e ibérico.

En Canarias se espera una jornada de cielos muy nubosos y con lluvias en las islas de mayor relieve, mientras que en el resto del país los cielos estarán poco nubosos o con algún intervalo nuboso.

Las precipitaciones serán en forma de nieve a partir de 1.500 a 1.700 metros en la cordillera cantábrica y a partir de 1.000 a 1.400 metros en Pirineos, aunque en ambos casos, a lo largo del día la cota subirá hasta los 2.000 metros de altura.

Respecto a las temperaturas diurnas la AEMET prevé que suban en buena parte de la Península, aunque el ascenso será acusado en el Cantábrico occidental y Pirineos. Sin embargo, persistirán las heladas en amplias zonas del interior de la Península y serán localmente fuertes en Pirineos y en zonas de la cordillera Ibérica.

Finalmente, el viento soplará del noreste fuerte con rachas muy fuertes en Canarias y predominarán los vientos de componente oeste en el resto, con intervalos de intensidad fuerte en el litoral de Galicia.