Robisco cree que el PP “tiene una gran oportunidad” y que “saldrá fortalecido” tras la “traición” que ha sufrido

Lanza Toledo
El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco /Lanza

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco /Lanza

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco, cree que al PSOE no lo queda ya nada de socialista, porque "se ha ido" al comunismo; tampoco nada de obrero, porque "defiende sus intereses propios"; y tampoco nada de español porque "quiere romper España"

El PP de Castilla-La Mancha ha asegurado este martes que el partido “tiene una gran oportunidad” tras la moción de censura que le ha dado el Gobierno a Pedro Sánchez “de forma muy poco legítima”, al tiempo que ha afirmado que los ‘populares’ “saldrán fortalecidos” tras “la traición” que han sufrido.

“Cuando alguien ha hecho algo de forma inmoral, a costa de un Gobierno y los votos más crueles de los independentistas y de Bildu, el partido de la oposición tiene que rearmarse y los traidores lo van a pagar”, ha dicho en rueda de prensa el portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco.

Bajo su punto de vista, al PSOE no lo queda ya nada de socialista, porque “se ha ido” al comunismo; tampoco nada de obrero, porque “defiende sus intereses propios”; y tampoco nada de español porque “quiere romper España”.

Dsicurso “cínico”

“No se puede decir que los socialistas de España apoyen la unidad de España, si lo dicen tienen un “discurso cínico”, ha apuntado Robisco, para agregar que “no cabe la unidad de España si se está con Compromis, PDCAT, ERC o Bildu,.

Preguntado por los nuevos ministros de Pedro Sánchez, ha indicado que no les ve “principios ni valores”, y ha añadido que “van a defender muy poco a España” porque, según ha insistido, “están perseguidos por aquellos votos que quieren romper al país”.

Con todo, ha pedido al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que demande ahora la jornada de 35 horas, los 400 millones que lleva pidiendo toda la legislatura al Gobierno en materia de dependencia, o que “le falta tiempo” para solicitar que se deroguen los trasvases.

“Se ha quedado muy corto el experimento de Castilla-La Mancha”, ha dicho el portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes, quien ha añadido que García-Page se tendría que dar de baja del PSOE porque su partido “está sujetado” con los votos “de los amigos de ETA”.

Algo que ha asegurado que al presidente castellano-manchego “le parece bien”, por lo que le ha dicho que le gustaría que lo condenase y que dijese que no acepta el voto de Compromis, PDCAT, ERC, Bildu y de aquellos que “quieren romper España”.