Siete familias se asientan en la provincia de Cuenca gracias al Proyecto Arraigo

Lanza Cuenca
Siete nuevas familias se asientan en la provincia de Cuenca gracias a la Diputación y el Proyecto Arraigo

Siete nuevas familias se asientan en la provincia de Cuenca gracias a la Diputación y el Proyecto Arraigo

El programa Arraigo de la Diputación de Cuenca ha consolidado la llegada de siete familias a diferentes localidades de la provincia. Esta iniciativa busca luchar contra la despoblación en el medio rural.

La Diputación de Cuenca y el Proyecto Arraigo continúan afrontando el reto demográfico para atraer familias a los diez municipios que están incluidos dentro de este programa. Hasta el momento se han arraigado siete familias en las localidades de Cañete, Huerta del Marquesado, Villaescusa de Haro, Saelices, Enguídanos y Belmonte, a la que han llegado dos de ellas.

La vicepresidenta y diputada de Reto Demográfico, Elena Carrasco, ha hecho un balance muy positivo de la implantación de este programa porque ha supuesto «dejar de hablar de despoblación y comenzar a tomar medidas directas».»Esta hoja de ruta que nos hemos marcado tienen muy buenas perspectivas por delante, ya que hay otras siete familias que están muy cerca de dar el paso y venirse a Cuenca», ha anunciado.

Los perfiles de personas que están llegando a la provincia son muy variados, por ejemplo, hay casos como el de Enguídanos donde se ha trasladado Sara, una chica de 30 años que trabaja en la Ludoteca y en un establecimiento hostelero; la familia formada por Antonio y Lorena con sus dos hijos que se han trasladado a Villaescusa de Haro y está trabajando en una empresa ganadera.

También está el caso de Jordi y su familia que fueron de los primeros a llegar a la provincia, concretamente a Saelices, y han animado a más personas a que sigan su camino porque «están muy a gusto». Actualmente está trabajando en una empresa de construcción y ha agradecido a la alcaldesa de esta localidad todo el apoyo que le ha prestado.

Otra de las familias en arraigar es la formada por Ainhoa y Gabriel que se han empadronado este mes de julio en la localidad serrana de Huerta del Marquesado y la última en llegar ha sido en Cañete con la familia de Teresa que ha llegado esta semana a esta localidad de la Serranía Baja.

Desde la Diputación de Cuenca consideran que «son un soplo de aire fresco para estos municipios y para toda la provincia porque demuestran que poco a poco el proceso de la despoblación es reversible».

Actualmente están trabajando cinco técnicos en la provincia que han comenzado el proceso de contacto con 43 familias, además, la base de datos ha identificado un total de 289 perfiles que encajan con los pueblos de la provincia.

Carrasco ha destacado «el gran trabajo que están haciendo estos profesionales, tanto con las personas que quieren venir al medio rural, como con los propios vecinos y vecinas del municipio debido a que es muy importante que las viviendas vacías de estos pueblos salgan en alquiler para atraer a estos nuevos pobladores». De hecho, desde Arraigo han comenzado en Ledaña una serie de reuniones informativas para generar confianza entre los propietarios de inmuebles.

El proyecto tiene un presupuesto de 120.000 euros y la intención de la institución provincial es potenciar Arraigo a través de una convocatoria de ayudas puestas en marcha por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico donde se ha presentado un proyecto que cuenta con un presupuesto de medio millón de euros.

Carrasco ha manifestado que desde la Diputación de Cuenca están ilusionados con esta posibilidad porque permitiría ampliar el número de municipios que forman parte de este programa.