STAS C-LM advierte que la Junta quiere aprobar un decreto para crear una “administración paralela nombrada a dedo”

Lanza Toledo
Palacio de Fuensalida, sede de la presidencia del Gobierno regional

Palacio de Fuensalida, sede de la presidencia del Gobierno regional

El sindicato ha afirmado que el borrador de este decreto pretende regular la dirección pública profesional de la Junta y de sus organismos autónomos, el sistema de provisión de los puestos directivos, y la regulación jurídica de los mismos, así como su régimen retributivo

El sindicato STAS de Castilla-La Mancha ha asegurado que el Gobierno regional pretende aprobar un decreto para el Personal Directivo de la Junta para “crear una administración paralela nombrada a dedo y dirigida bajo criterios de clientelismo político y desprofesionalización de la función pública”, considerándolo un “escándalo mayúsculo” y exigiendo que se retire su tramitación “inmediatamente”.

El sindicato ha afirmado en nota de prensa que el borrador de este decreto pretende regular la dirección pública profesional de la Junta y de sus organismos autónomos, el sistema de provisión de los puestos directivos, y la regulación jurídica de los mismos, así como su régimen retributivo.

STAS C-LM ha criticado que este personal directivo se nombraría “a través de una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) aprobada por el Consejo de Gobierno a propuesta de la Consejería competente en materia de Función Pública, previo informe de la Dirección General de presupuestos”.

En este sentido ha asegurado que el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, se convertiría “en el cacique de la Junta, al tener que pasar por sus manos el nombramiento de todas las personas que se designen para ocupar las direcciones provinciales, las coordinaciones nivel 30 y nivel 29 e incluso las jefaturas de servicio o la dirección de los centros públicos de la Junta”.

El sindicato ha apuntado que el decreto “fija la necesidad de ser personal funcionario de carrera del subgrupo A1 o A2 pero, un párrafo más abajo, abre la posibilidad de que puedan ocuparse por personal que no sea funcionario”. “Los requisitos para acceder a estos puestos son de chiste y suponen una discrecionalidad absoluta al no tener en cuenta en ningún momento los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad”, ha añadido.

Asimismo, ha explicado que el cese del personal directivo “también es muy significativo”, ya que “se produce por una evaluación insatisfactoria de su gestión pero también puede ser cesado por decisión discrecional del órgano competente para su designación, es decir, por el cacique de la Junta”.

Sin negociación colectiva

Además, STAS C-LM ha lamentado que esta RPT de personal directivo “no será objeto de negociación colectiva”, por lo que, ha dicho, el Gobierno regional “podrá hacer y deshacer lo que le dé la gana saltándose el control sindical”.

En cuanto a los salarios de este tipo de personal, el sindicato ha manifestado que está “jugosamente retribuido a costa del capítulo I”. “Mientras tanto, hay que recordar que llevamos toda la legislatura exigiendo la cobertura de bajas y vacantes de puestos de trabajo claves para los servicios públicos y que, por norma, son denegadas por la Dirección General de

Presupuestos, dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, por problemas presupuestarios en el Capítulo I”, ha continuado.

Finalmente, STAS C-LM ha criticado al vicepresidente segundo del Ejecutivo autonómico, José García Molina, afirmando que “oficialmente ya forma parte de la casta” y señalando que “hace poco presumía de luchar contra los privilegios de los altos cargos cuando este decretazo, que pretende ser aprobado en el Consejo de Gobierno del que es nada menos que vicepresidente segundo, significa todo lo contrario”.