Suspenden el juicio contra un padre por violación de sus hijas hasta citar a las víctimas

Mercedes Camacho Ciudad Real
Suspendido el juicio contra el hombre para el que piden 70 años por la violación de sus hijas / Clara Manzano

Suspendido el juicio contra el hombre para el que piden 70 años por la violación de sus hijas / Clara Manzano

El abogado de la defensa, Ramón Alén, afirma que las hijas han cambiado si testimonio y niegan la mayoría de los hechos que de los que acusaron a su padre

Ante la gravedad de las penas que se solicitan por cinco delitos de violación, la presidenta de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, María Jesús Alarcón, ha aceptado este miércoles suspender temporalmente el juicio contra el padre que habría agredido sexualmente a sus dos hijas menores de 16 años en Villarrubia de los Ojos aprovechando que la madre se encontraba en Rumanía hasta que se intente localizar a las chicas para que declaren.

La presidenta del tribunal, que ha apercibido a la defensa porque haya esperado a la celebración del juicio para dar el paradero de las víctimas a las que no se había podido localizar, ha indicado que tratarían de comunicarse con ellas bien para que la hija mayor venga a España bien para que declare por videoconferencia pero que, en caso de no ser posible, cuando vuelva a señalarse se celebrará con las pruebas preconstituidas en las que la entonces menor narró los hechos en sede judicial.

Según ha explicado el abogado de la defensa, Ramón Alén, a los medios de comunicación tras la suspensión de la vista oral, la importancia de que comparezca la chica radica en que se habría desdicho de la acusación como ha intentado acreditar con unas cartas que le habría enviado la víctima pero que la Fiscalía ha pedido que se refuten “por no poder acreditarse que las haya escrito la menos ni en qué circunstancias lo ha hecho”.

Sin embargo, Alén ha cargado las tintas contra la joven afirmando que la denuncia fue para “tratar de prevenir” un castigo que podría haberle impuesto su padre por, presuntamente haberse casado con un joven rumano.

Además, el abogado de la defensa ha querido apuntar también hacia las condiciones de vida que tenía la familia en España para tratar de explicar algunas causas que llevaron a la situación de abusos que considera exagerada en el escrito de la Fiscalía.

Los hechos según la Fiscalía

Por su parte, la fiscal Ana Isabel de Haro  sigue manteniendo la petición de 70 años de cárcel por abusar hasta en cinco ocasiones de sus hijas –menores ambas de 16 años– aunque ha cedido en que el presunto delito de maltrato a la madre de las niñas se derive al juzgado de lo Penal para no ralentizar el proceso. como de maltratar a su esposa y madre de las niñas en Villarrubia de los Ojos, municipio donde residían.

Según el escrito de la Fiscalía que ya se hizo público, el hombre, de 47 años en el momento de cometer los hechos, entre enero y mayo de 2017 –en fecha indeterminada– aprovechó una madrugada que su mujer estaba en Rumanía para agredir sexualmente a las dos niñas, que entonces tenían 14 y 15 años, practicándoles tocamientos por todo el cuerpo y sexo oral, tras lo que las amenazó con matarlas si decían algo.

Posteriormente, a principios de abril de ese mismo año cuando la familia se mudó a otra vivienda de Villarrubia de los Ojos, hizo entrar a la niña e 15 años a su habitación, que cerró con pestillo, para volver a agredirla sexualmente con amenazas de que las iba a matar a ella, a su hermana o a su madre, y a continuación hizo lo mismo con su hija menor.

Violación en el campo

El 27 de abril, día en que la niña de 15 años celebraba su cumpleaños y la madre de las niñas regresaba de Rumanía, el acusado dijo a la mayor –ante la otra hermana– que la iba a “hacer suya”.

El 3 de mayo se la llevó a un paraje en el campo donde la violó y la obligó a practicarle sexo oral al menos hasta en 5 ocasiones a pesar de la resistencia de la niña, a la que golpeó en numerosas ocasiones y amenazó con cortar a su hermana y su madre “en cachitos”.