Teddy Lupin lleva la magia de Ciudad Real a Howarts

Mercedes Camacho Ciudad Real

Cuando un niño de 8 años, fan absoluto de Harry Potter -hasta el punto de que sus padres se saben las ocho películas casi de memoria-, sale de ver el mediometraje “Teddy Lupin y el último giratiempo”y pregunta si cuando llegue a casa va a poder verlo de nuevo, es que algo se ha hecho bien. Muy bien y con poco más de 1.000 euros de presupuesto que ha puesto el propio equipo, además de lo recaudado por amantes de la saga y cuyos nombres aparecen en los créditos finales.

Y uno de los responsables de ese buen hacer, además de lo bien hilvanada que está la historia de la guionista Sarai Sánchez -auténtica fan de Harry Potter que ha conseguido con su trabajo que sea el segundo fan film del mundo, y primero de España, autorizado por la propia autora y por la Warner-, es el protagonista de este trabajo: Javier Morales Ruedas.

El joven que da vida a Teddy en este mediometraje -porque deja de ser corto cuando pasa de 30 minutos y en este caso, con la escena postcréditos, supera los 31- reconoce en una entrevista concedida a Lanza que llegó a este proyecto precisamente más como amante del universo creado por J.K. Rowling que al Séptimo Arte, si bien la experiencia ha hecho que ahora ese “amor” sea al 50%.

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

“La verdad es que quien se enteró de que se estaba haciendo un casting para hacer una fan film sobre el mundo de Howarts y Harry Potter fue mi padre, que me animó a presentarme. Así lo hice, pero lo que no podía imaginar es que acabaría siendo el protagonista, explica este joven de 21 años que actualmente está acabando sus estudios de Historia en la Universidad de Castilla-La Mancha -de hecho, nos hace un hueco entre exámenes para charlar con este semanario-.

No obstante, detalla que durante el proceso de grabación no ha pensado demasiado en la responsabilidad que supone ocupar el papel protagonista “ya que, si en algún momento llegas a ser consciente de esa responsabilidad que recae sobre tus hombros, te puedes venir abajo por miedo a estar realmente a la altura”.

Algo que afortunadamente no ocurrió ya que, incluso, llegó a cumplir con creces las expectativas de quien primero le propuso adentrarse en su mundo, “ya que el último día de rodaje en un lugar fascinante como la real Biblioteca de Granada, la primera persona que se acercó a darme la enhorabuena fue precisamente mi padre y aún recuerdo ese abrazo que me dio después de que el director dijera el último “corten”. A día de hoy, creo que es uno de los recuerdos más bonitos que conservo de la experiencia” asevera.Primera incursión en el cine

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

En la que ha sido su primera incursión en el mundo del cine, “porque creo que los cortos poco serios que grababa con mi grupo de amigos no cuentan” -bromea-, se muestra satisfecho con el resultado porque reconoce que ha sido un esfuerzo conjunto de todo el equipo que ha formado parte del proyecto y que, “a pesar de los obstáculos que siempre existen en un proyecto de estas características”, ha gustado al público que de momento lo ha podido ver en los Cines las Vías el primer sábado de mayo, aunque aún quedan muchos lugares en los que se podrá ver.

De esta experiencia cinematográfica, Javier Morales asegura que de lo que más ha disfrutado es de la “piña” que se ha hecho tras las cámaras con el equipo del que ha formado parte; aunque reconoce que también ha habido “diversas dificultades” que en algunas ocasiones “ha habido obstáculos que te llevan a replantearte si ha sido buena elección la que has hecho. Pero, en el fondo, creo que los obstáculos deben ser algo así como un acicate para seguir adelante e ir mejorando. De hecho, sin ellos, el resultado final no habría sido el que es”.

Algo de lo que realmente tomó conciencia cuando vio el trabajo en la gran pantalla, un momento “para el que no existen palabras que lo describan y en el que lo primero que tienes que hacer es esperar a que las palpitaciones se te vayan” -ríe-.

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

 

Pero, además, después indica que lo más importante que pasó por su cabeza “es que fuera una visualización grata que gustara a familiares, amigos y compañeros -sin olvidar los fans porque la mayor sala de los cines estaba casi llena el día de la proyección-, si bien señala con cierta timidez que uno de los momentos que peor lleva es cuando “se acercan a felicitarme, aunque es por pudor. Pero una vez que eso ha pasado, te das cuenta de que el trabajo ha merecido la pena, de que la experiencia ha merecido la pena y de que puede ser el principio de un gran proyecto”.

Quién es realmente Teddy

Para preparar el corto, los actores no sólo han tenido que ponerse ante la cámara con un guión aprendido, sino que la guionista les instó a trabajar sobre ellos a través de una redacción en la que debían descubrir cómo es, cómo piensa y cómo actuaría cada uno en determinadas situaciones.

Para empezar, Javier Morales explica que, aunque no aparece en las películas, sí que lo hace en los libros, donde se habla de su relación con Victoire Weasly, tal y como sí aparece en este trabajo que protagoniza.

Edward “Teddy” Remus Lupin nació el último día de abril de 1998 y es hijo del licántropo Remus Lupin y de la metamorfomaga Nymphadora Tonks de la que ha heredado la metamorfomagia como demostró cuando en su primera hora de vida cambió el color de su cabello. Tras el asesinato de sus padres en la gran batalla final contra Voldemort, Teddy Lupin se crió con su abuela Andrómeda Black y su padrino Harry Potter.

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy Lupin y el último giratiempo / Diego Palacios

Teddy comenzó su educación en las artes mágicas en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería el 1 de septiembre de 2009 donde fue seleccionado para la casa Hufflepuff -como también lo había sido su madre-, y en la que llegó a ser elegido Prefecto en su quinto año y Premio Anual en el séptimo.

El 1 de septiembre de 2017, Ted llegó al andén 9 ¾ para despedir a Victoire Weasley, la primera hija de Fleur Delacour y Bill Weasley. De hecho, esta escena se llegó a grabar para la película Harry Potter y las Reliquias de la Muerte 2, pero se eliminó del montaje final.

A la hora de escribir su guión, Sarai Sánchez planteó al director Miguel Ángel Carrión tres personajes alternativos, pero finalmente se apostó por Teddy Lupin “creo que porque en la historia no se le da el protagonismo que merece y puede tener mucho que ofrecer como se ha demostrado en el mediometraje”.

Y es que, en opiniòn de Morales Ruedas como ya plasmó en el trabajo previo al rodaje, Teddy es un chico que se toma en serio sus estudios y que está enamorado de Victoire, además de que siente un “tremendo afecto por su abuela Andrómeda Tonks” y una “necesidad de cuidar y proteger al hijo de su padrino, a James Sirius Potter”.

Además, él lo imagina de mayor parecido a su padre “porque, aunque no lo conoció, yo creo que siente su voz en su interior, que actúa como una especie de conciencia, y le anima a seguir en todo momento por el buen camino”.

Las escenas más complicadas

Aunque hay escenas de todo tipo en este trabajo que tiene una duración de 31 minutos, incluyendo peleas o persecuciones, para Javier Morales no fueron esas las más complicadas -rodadas en la Tabla de la Yedra como “El Bosque Prohibido”- sino las más tranquilas que se grabaron en la Biblioteca del Hospital Real de la Universidad de Granada, un espacio espectacular único para el que no es fácil conseguir un permiso de grabación.

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa(ER)_4

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa(ER)_4

El director, Miguel Ángel Carrión, junto a la guionista, Sarai Sánchez y el actor Javier Morales

“Las escenas de la biblioteca, incluso cuando encontré el giratiempo o estoy estudiando, fueron para mi las difíciles porque quizá fue cuando sentí una mayor responsabilidad: Estuve más rodeado de extras, había puestos más ojos en mí y si cometía algún error afectaba a más gente”, indica Javier Morales Ruedas a este semanario.

Futuro de este trabajo

Respecto al futuro de este trabajo, una vez estrenado este mes en Ciudad Real, Javier Morales detalla que la “intención” es agotar todas las posibilidades de estrenarlo en cines físicos, de Madrid a Barcelona e incluso en el extranjero en otras lenguas para llegar al mayor número de fans posibles del universo de Harry Potter. Tampoco se descarta que pudiera competir en concursos y, finalmente y a largo plazo, se subirá a YouTube.

Lo que está claro es que, sin desvelar el final porque lo recomendable es ver “Teddy Lupin y el último giratiempo” deja la puerta abierta a una continuación futura.

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

El cine casi se llenó el día del estreno del mediometraje

“No obstante, por mi parte me gustaría ceder el testigo a otras personas para que también tengan la oportunidad de vivir algo similar a lo que yo he vivido. Al final, con estas iniciativas también se pretende que la gente vea que en esta ciudad pueden realizarse proyectos de calidad y con personas que muestran capacidades de interpretación, fotografía, imagen, maquillaje… Y, Sobre todo, mucha ilusión”, concluye Javier Morales, quien tras la entrevista abandona temporalmente al personaje de Lupin para volver a centrarse en los últimos exámenes que le quedan para graduarse este mes de junio. Suerte.

Nociones de vocabulario mágico

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

Teddy Lupin y el último giratiempo / Elena Rosa

Metamorfomago: Es un mago o bruja con capacidad de cambiar su aspecto físico a voluntad, sin tener que recurrir a una Poción Multijugos o un hechizo de cambio de forma, como cualquiera de los otros magos. Son extremadamente raros, pues pocos magos poseen esta habilidad innata. La madre de Teddy, Nymphadora Tonks, lo era y él ha heredado esta cualidad como se puede ver en el mediometraje, por ejemplo, a través de su pelo azul. A diferencia de los Animagos, los Metamorfomagos pueden tomar una amplia variedad de formas, cambiar de sexo y edad, su color de pelo, o incluso simplemente cambiar una parte de su apariencia, como la forma de la nariz. Los Animagos también pueden transformarse a voluntad, pero sólo en una forma animal que se determina por sus características

Licántropo: Es un ser humano que, con la luna llena, se convierte en un lobo. Pueden distinguirse fácilmente de los lobos regulares por su hocico corto, los ojos más parecidos a los humanos, la cola y su caza de seres humanos sin sentido, mientras que se encuentran en esta forma. El resto del tiempo, son como seres humanos normales, a pesar de que al salir la luna llena, su piel se pone pálida. Esta condición es causada por la infección de la licantropía (virus en la sangre de un humano que permite su transformación a lobo durante la luna llena). Un hombre lobo no puede elegir si desea o no transformarse, y al hacerlo, dejará de recordar quiénes son y matarían incluso a su mejor amiga, dada la oportunidad, una vez transformados. El padre de Teddy, Remus Lupin, lo era pero no ha transferido esa enfermedad a su hijo.