UPA apuesta por la calidad y los precios de cara al futuro del sector vitivinícola de Castilla-La Mancha

Lanza Ciudad Real
Un trabajador en la vendimia / Elena Rosa

Un trabajador en la vendimia / Elena Rosa

Desde la organización agraria se ha insistido en la necesidad de poner en marcha medidas dirigidas a la trazabilidad real del producto elaborado con la uva, "como gestión de producciones, certificación de los productos elaborados, con la uva, o control de rendimientos de extracción de distintas variedades", ha dicho Julián Morcillo.

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha (UPA), Julián Morcillo, y el responsable de Vino de la UPA, Alejandro García-Gasco, han presentado el documento con el posicionamiento y las alegaciones de la organización agraria ante el Plan Estratégico que dio a conocer la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, apostando, de cara al futuro, por estrategias de calidad y que el mercado marque la diferenciación de los pagos.

En una campaña que viene marcada por el retraso en la vendimia, hay cierto optimismo en cuanto a su calidad y cantidad. El secretario general de UPA en la región, Julián Morcillo, ha explicado que se inicia esta campaña con las variedades más tempranas como el moscatel y Chardonnay con unas previsiones que quedan pendientes de la meteorología de las próximas semanas, pero cercanas a los 23-24 millones de hectolitros en la región y 42-43 a nivel estatal.

Morcillo ha recordado la obligatoriedad de los operadores de dar a conocer al viticultor los precios antes de entregar la cosecha, “la UPA estará vigilante caso de que se diera alguna anomalía en este sentido”. Algo en lo que ha incidido Alejandro García-Gasco al afirmar que “se sigue sin entender que se inicie la campaña sin precios fijados”.

Desde la organización agraria se ha insistido en la necesidad de poner en marcha medidas dirigidas a la trazabilidad real del producto elaborado con la uva, “como gestión de producciones, certificación de los productos elaborados, con la uva, o control de rendimientos de extracción de distintas variedades”, ha dicho Julián Morcillo.

Los representantes de la organización agraria han explicado las observaciones al Plan Estratégico del Sector Vitivinícola de la Consejería de Agricultura, donde se habla de que “la evolución de la superficie dedicada al viñedo cultivado en Castilla-La Mancha ha bajado un 17 por ciento en los últimos 10 años, lo que hace preguntarse muchas cosas”, aunque tras el Plan presentado por la Consejería se detectan cambios importantes en el establecimiento de “esquemas agronómicos con planteamientos más exigentes hacia la valorización de la calidad”.

UPA, ha informado en un comunicado, ha especificado ciertos aspectos que considera relevantes y de importancia para el futuro del sector. Entre otros el responsable de Vino ha explicado que “el futuro que se presenta en el estudio es interesante pero hay que apostar por estrategias de calidad. Pero además de la calidad, tiene que ser el mercado quien marque la diferenciación de pagos por calidad porque no se puede imponer parámetros de calidad al mercado”.

La organización agraria ha planteado a la Consejería la necesidad de generar un estudio de mercado para dar orientación al sector. “La conclusión es que hace falta saber qué vendemos, qué hacen los vecinos y qué hacemos nosotros. Para que se planifiquen las producciones y se orienten según las necesidades del mercado”.

“La mejor forma de que las limitaciones de producción existan es a través de los pagos por calidad, con lo que desde el sector tenemos que concienciar a los viticultores de qué prefieren: euros o kilos”, han señalado.

Finalmente, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se ha explicado la necesidad de afianzar y mantener el viñedo en secano. “Proponemos un apoyo de viñedo de secano a través de medidas de la PAC y trasladar a la sociedad el valor medioambiental que tiene el viñedo en Castilla-La Mancha, es necesario legitimarlo”.