UPA traslada al Ministerio de Trabajo las dificultades del registro horario en el campo

Lanza Madrid
Vendimia en Castilla y León / Joaquín Terán

Vendimia en Castilla y León / Joaquín Terán

La norma que obliga a registrar las jornadas laborales ha generado un torbellino de dudas en el sector agrícola. UPA ha acudido hoy al Ministerio de Trabajo para pedir soluciones.

Jornadas muy variables, condiciones meteorológicas cambiantes, centros de trabajo variados y alejados entre sí… El trabajo en el campo tiene peculiaridades que hacen muy difícil la aplicación de la nueva obligatoriedad de registro de las jornadas. La organización agraria UPA se ha reunido hoy con el Ministerio de Trabajo para buscar soluciones y aportar propuestas que hagan “asumible” la norma y no se convierta en un quebradero de cabeza para agricultores y trabajadores.

Los representantes de UPA han trasladado a Consolación Rodríguez Alba, subdirectora general de Ordenación Normativa del Ministerio de Trabajo, los problemas que está generando el registro horario en los trabajos en el campo.

“No ponemos en duda que debemos cumplir la norma”, han explicado desde UPA, pero debe adaptarse a la realidad del trabajo agrícola. Debe tenerse en cuenta la influencia que la situación climática tiene en la duración de la jornada de trabajo y el “engorro administrativo” cuando el trabajo se realiza en parcelas distantes. “El campo no es una oficina ni una fábrica”, han recordado.

Analizar las peculiaridades del sector y aportar soluciones

Según Trabajo, el objetivo de la norma es que haya un sistema de registro fiable, transparente y acordado. Con esas premisas, cualquier modelo que las cumpla es válido. En todo caso, el propio Real Decreto establece que si hay problemas específicos y constatados se puede realizar un debate sectorial para analizarlo y plantear soluciones.

La subdirectora general ha trasladado a UPA su “comprensión” respecto a las dudas que está generando la aplicación del registro y les ha animado a hacerles llegar todas las dificultades “que se vayan constatando en el día a día”.

En todo caso ha quedado claro que el registro horario no debe cambiar los patrones de las jornadas de trabajo, sólo registrarlas. La duración, compensación y demás parámetros están regulados en las negociaciones colectivas sectoriales.

Desde UPA han solicitado al departamento una línea abierta de información para resolver las dudas y circunstancias especiales del sector agrario y le han emplazado a la convocatoria de una reunión sectorial para analizar los temas que surjan.