Comienzan las vacaciones en la enseñanza: «Nos estamos dando cuenta de que la presencia y el contacto entre profesor y alumno es fundamental»

Laura Espinar Ciudad Real
Las clases presenciales fueron suspendidas el viernes 13 de marzo. Este viernes comenzaron las vacaciones hasta el 14 de abril/ J.Jurado

Las clases presenciales fueron suspendidas el viernes 13 de marzo. Este viernes comenzaron las vacaciones hasta el 14 de abril/ J.Jurado

Hace solo tres semanas que la educación dejó de ser impartida en las aulas para, de la mano de las nuevas tecnologías, hacerlo a través de plataformas virtuales a las que solo una minoría no ha podido sumarse. Desde Educación ya se buscan soluciones que incorporen a esos alumnos que no han podido hacerlo hasta ahora, mientras se perfilan asuntos como los sistemas de evaluación o la brecha digital. El cambio educativo hacia un modelo virtual en menos de 24 horas, ha fortalecido el sistema y lejos de relegar la figura del profesor por las nuevas tecnologías la ha fortalecido como nunca antes. Cuatro profesores cuentan su experiencia a lanzadigital, ahora que comienzan las vacaciones de una "no Semana Santa".

“Nos estamos dando cuenta de que la presencia y el contacto entre el profesor y el alumno es fundamental en clase. Los niños nos están enviando mensajes diciendo que quieren volver que nos echan de menos». La directora del IES Juan de Távora de Puertollano, Mercedes Barreda,  se muestra agradecida con las muestras de cariño que el profesorado está recibiendo tras el gran esfuerzo que ha realizado para incorporarse, de un día para otro,  a la enseñanza virtual como consecuencia de la crisis sanitaria que vive este país. Este viernes han comenzado las vacaciones de la «no Semana Santa» en la enseñanza tras superar una de las mayores pruebas de esfuerzo de la historia educativa.


Hace solo tres semanas que la educación dejó de ser impartida en las aulas para, de la mano de las nuevas tecnologías, hacerlo a través de plataformas virtuales a las que solo una minoría no ha podido sumarse. Desde Educación ya se buscan soluciones que incorporen a esos alumnos que no han podido hacerlo hasta ahora, por distintas circunstancias, mientras se perfilan asuntos como los sistemas de evaluación o la brecha digital.

El cambio educativo hacia un modelo virtual en menos de 24 horas, lejos de relegar la figura del profesor por las nuevas tecnologías la ha fortalecido como nunca antes,  tanto por su capacidad de adaptación como por su labor docente.

Cuatro profesores cuentan a lanzadigital cómo han vivido este período frenético en la enseñanza castellano-manchega: Mercedes Barreda, profesora de Francés; Rodrigo López, profesor de Latín y Cultura Clásica y  José Félix Fernández, profesor de Tecnología y Juani Caro, orientadora en un centro de Valdepeñas.

Mejor organización y reparto del tiempo

Mercedes Barreda, la directora del IES Juan de Távora de Puertollano, entiende que la nueva situación que vive la docencia está enseñando a los chicos, sobre todo a los de 2º de Bachillerato, a organizarse mejor, a repartir bien su tiempo y a estructurarse; y a los profesores “nos está retando continuamente. Tenemos que empezar a utilizar las herramientas nuevas. No se puede dar clase como siempre porque falta la interacción, saturas a los niños y nos saturamos nosotros mismos”, explica en conversación con este digital.

El centro educativo que dirige esta profesora de francés y madre de dos hijos adolescentes con quienes comparte espacio y clases en casa durante el encierro, estaba muy familiarizado con las nuevas tecnologías cuando hubo que comenzar a impartir la docencia virtual.

El Távora disponía de una plataforma a través de la que se preparaban las clases por videoconferencia y se comunicaban profesores y alumnos y en un tablón figuraban los correos electrónicos de la comunidad educativa a disposición de todos. Emprender la docencia on line ha sido, por tanto, más fácil en este centro de Puertollano que en otros donde no había esa familiaridad con las nuevas tecnologías. Solo fue necesario celebrar un taller para conocer las herramientas necesaria para impartir las clases telemáticamente, explica Mercedes Barreda. “No quiero imaginar lo que ha podido ser para quienes no tenían una plataforma como nosotros”, explica.

Mercedes Barreda, directora del IES Távora de Puertollano/Lanza

Mercedes Barreda, directora del IES Távora de Puertollano/Lanza

Este centro hizo la 2ª evaluación por videoconferencia valorando las notas de los alumnos anteriores al 14 de marzo y ahora estudian cómo se llevaría a cabo la recuperación

Ser un centro pequeño, 320 alumnos, aproxima la comunicación entre sus miembros y el conocimiento de sus fortalezas y debilidades para avanzar en la corrección de éstas de cara al próximo 14 de abril cuando se reanuden las clases. Una fecha en la que desde Educación ya se habrán puesto en marcha las medidas necesarias para atender a ese porcentaje de chicos que no dispone de ordenador o conexión a internet o ambas cosas a la vez, unas 15 personas en el caso del IES Távora. Un 75 por ciento de los alumnos dispone de dispositivos móviles en este centro.

“Nos estamos dando cuenta que la presencia y el contacto entre el profesor y el alumno es fundamental en clase. Los niños nos están enviando mensajes diciendo que quieren volver al instituto y que nos echan de menos. Y esto a mí produce una gran ternura y alegría”.

La directora del Távora ha enviado un mensaje de agradecimiento a profesores y alumnos. Los  padres  también han valorado el esfuerzo del profesorado “y eso siempre se agradece”, concluye.

En este centro, la segunda evaluación se ha hecho por videoconferencia y han sido valoradas las notas de los alumnos anteriores al 14 de marzo. Ahora estudian cómo se llevaría a cabo la recuperación.

Tareas y comunicación con los alumnos

Por su parte, en el centro del profesor de Latín y Cultura Clásica, Rodrigo López Fernández, el IES Santiago Grisolía de Cuenca tenían hecha la segunda evaluación cuando fue suspendida la docencia presencial el viernes 13 de marzo. Rodrigo López, que imparte clase a alumnos de 3º y 4º de la ESO,  asegura que lo más difícil de la situación fueron los primeros días cuando hubo que enfrentarse al uso de distintas plataformas virtuales para mandar la tarea a los alumnos y comunicarse con éstos. Reconoce que esta última semana todo estaba más estabilizado y destaca el papel desempeñado por la gran mayoría del alumnado en cuanto trabajo y cumplimiento.

Rodrigo López es profesor de Latín y Cultura Clásica en, el IES Santiago Grisolía de Cuenca/Lanza

Rodrigo López es profesor de Latín y Cultura Clásica en, el IES Santiago Grisolía de Cuenca/Lanza

De su relato se desprende que los primeros días estuvieron dedicados a establecer contacto con los alumnos y organizar el trabajo con ellos. Porque, aunque se les enviaban ejercicios había que estar pendientes de aquellos que no los hacían y conocer las circunstancias  -desinterés, falta de recursos, problemas familiares, afectados por el Covid-19 etc.- o si estando conectados enviaban las tareas.

“Había alumnos que estando conectados mandaban la tarea unos días sí y otros no. El problema residía en los que no mandaban nada estando conectados y los que no se conectaban”, explica este joven profesor.

Este trabajo organizativo sirvió para que el centro tuviera una radiografía de su alumnado y  abordar de la mejor manera la docencia online. “En mi caso, explica el profesor Rodrigo López establecí el día anterior a la clase como la fecha de envío de los ejercicios, ajustándolos al tiempo de duración” para ser lo más efectivo posible.

Correcciones y canales de envío

También se refiere a los cambios que han tenido que asumir en cuanto a la forma de corregir o los canales de envío utilizados por los alumnos . “Unos chicos envían un correo, otros usan el teléfono y otros las plataformas educativas. Ha habido que organizarse con todo esto”, explica, sin olvidar las grandes diferencias que se aprecian en el uso de medios y el entorno familiar y lo que ello repercutirá en su formación.

¿Positivo?: En los últimos tiempos se daba mucha importancia al uso de las tecnologías en las aulas,  parecía que el papel del profesor estaba siendo relegado, pero esta nueva situación nos ha demostrado que el profesor es muy importante, asegura. La presencia de éste en el aula nunca puede ser lo mismo que impartiendo clases desde casa. La gente se está dando cuenta ahora. Cuando los padres tienen que estar pendientes de sus hijos en casa pueden empezar a valorar más la labor de los profesores, concluye.

Adaptar nuestro trabajo a la forma telemática

José Félix Fernández es profesor de Tecnología del IES Fray Andrés de Puertollano y en su centro también tenían la 2ª evalución hecha cuando el Gobierno regional suspendió las clases presenciales en Castilla-La Mancha. “Por suerte ya la teníamos hecha. Eso nos vino muy bien ya que solo adaptamos nuestra forma de trabajo presencial a telemática, explica en conversación telefónica con este digital.

Como profesor de Tecnología utiliza habitualmente el Aula Virtual donde cuelga el material para sus alumnos. “Y para evitar todo el agobio que ha habido en muchas familias porque en todas las casas no hay disponibilidad de ordenadores, mi planteamiento fue el de fomentar la investigación y la curiosidad” mediante los trabajos a sus alumnos.

Ha subido materiales en los que les ha planteado temas de estudio que posteriormente trataban en chat, los alumnos los trabajaban y el profesor puntuaba, mientras que su jefe de departamento recibía un informe semanal de los trabajos realizados, mientras que los padres también reciben otro con el trabajo de sus hijos, las tareas  y cómo tienen que organizarse. Está funcionando bien, explica José Félix Fernández, destacando que la media de entrega de trabajos es de un 80% de todos los cursos que tiene, lo que supone una asistencia de un 65-70 por ciento.

José Félix Fernandez es profesor de Tecnología del IES Fray Andrés de Puertollano/Lanza

José Félix Fernandez es profesor de Tecnología del IES Fray Andrés de Puertollano/Lanza

Replantearse muchas cosas

El profesor de Tecnología del IES Fray Andrés reflexiona acerca del replanteamiento al que nos aboca la nueva situación. A su juicio, a pandemia nos está haciendo plantearnos cómo cambiar la forma de enseñar. “Es verdad que vamos sobre la marcha, viendo las respuestas de los alumnos a lo que les planteamos y todos los chicos tienen el mismo nivel ni las mismas posibilidades de conectarse a la red” para seguir la docencia on line en las mismas condiciones, explica.

A los que les supone un mayor esfuerzo, continúa, valoramos su predisposición y trabajo. Y para los que no tienen dispositivos móviles buscamos otras alternativas, como el teléfono móvil, desde donde enviar fotos de los trabajos para corregirlos. Hay que improvisar en función de las características del alumno y de las posibilidades que tiene. Todo, menos dejar de transmitir, sostiene.

Adaptarse a las circunstancias

A partir de este viernes y hasta que comiencen de nuevo las clases, pasados los días de la «no Semana Santa» tanto alumnos como profesores descansarán “porque que esto es trabajar lo que no está escrito, aclara, para añadir que “estamos abiertos las 24 horas del día.

Este profesor reconoce que el hecho de que su asignatura fomente el uso de herramientas digitales posiblemente haya facilitado la adaptación a la nueva situación. «Para mí el área Virtual es la herramienta normal de trabajo donde subo todo el material para los chavales y establezco la comunicación. La nueva situación solo ha cambiado por el hecho de que no estamos presentes en el aula. La experiencia, para nosotros, ha sido menos traumática, concluye.

Gran esfuerzo para estar en contacto con los alumnos

De su parte, Juana Caro como orientadora del IES Bernardo Balbuena de Valdepeñas asegura que esto nos ha venido de “golpe y porrazo” destacando el gran esfuerzo que realizan los profesores para estar en contacto con los alumnos desplegando mucha fuerza de voluntad mientras se ha registrado una respuesta positiva del alumnado ante la nueva situación educativa a la que nos enfrenamos por la crisis sanitaria.

Juana Caro es orientadora del IES Bernardo Balbuena de Valdepeñas/Lanza

Juana Caro es orientadora del IES Bernardo Balbuena de Valdepeñas/Lanza

Nos obstante destaca que la docencia online de las últimas semanas no ha influido de la misma forma en todo el alumnado ya que situaciones como la brecha digital, la falta de autonomía de los alumnos o la situación de las familias han impedido en muchos casos que éstos puedan incorporarse a las clases on line en las mejores condiciones si es que han podido, algo que no ha ocurrido en muchso casos.

Destaca que en este nueva etapa han tenido que acostumbrarse a trabajar desde casa de forma telemática, utilizando materiales y conexiones a la red propios desde los que se ponen en contacto con los alumnos y sus familias que, en muchos casos,  no tienen ni ordenador ni conexión a la red. Es muy complicado, asegura.

No obstante, entiende que dado que estas semanas han servido para pulsar la situación concreta de cada uno de los alumnos y su acceso al nuevo sistema de docencia no presencial, de cara a la vuelta a las clases virtuales tras estos días de vacaciones, la consejería de Educación tendrá previsto dar respuesta a todas estas situaciones,  para que los chicos puedan avanzar en sus estudios durante este curso, pese a las dificultades de su entorno.

  • El video de los alumnos del IES Juan de Távora de Puertollano está montado por la profesora Guadalupe Talavera