Varios obispos españoles ya han convocado a víctimas de abusos sexuales, entre ellos el de Ciudad Real

E.Press
El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, en una  imagen del desayuno con la prensa de este añoidad a todos los ciudadrealeños / C. Manzano

El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, en una imagen del desayuno con la prensa de este añoidad a todos los ciudadrealeños / C. Manzano

Varios obispos de España ya han convocado a víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia. Es el caso de la diócesis de Ciudad Real/Clara Manzano

Fuentes de la diócesis de Ciudad Real han precisado a Europa Press que hay un caso de abusos pendiente de juicio, el de un sacerdote apartado de dar clases en el seminario de Ciudad Real acusado de una veintena de delitos de abusos sexuales cometidos contra nueve menores.

Varios obispos de España ya han convocado a víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia ocurridos en sus diócesis mientras que otros prelados aseguran su “disposición” a reunirse con ellas en el futuro.

Así lo han indicado las diócesis con las que ha podido contactar Europa Press tras la carta enviada por el Papa Francisco a las conferencias episcopales en la que pide a los presidentes que se reúnan con las víctimas de abusos para preparar la reunión que tendrá lugar del 21 al 24 de febrero de 2019 para afrontar esta lacra.

Aunque esta misiva del Pontífice se dirige a los presidentes de las conferencias episcopales -en el caso de España, al cardenal arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez-, algunos obispos españoles ya habían empezado a estar en contacto con víctimas de abusos en sus diócesis, antes de que lo planteara Francisco.

Este es el caso del obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar. Fuentes de la diócesis han precisado a Europa Press que hay un caso de abusos pendiente de juicio, el de un sacerdote apartado de dar clases en el seminario de Ciudad Real acusado de una veintena de delitos de abusos sexuales cometidos contra nueve menores.Las mismas fuentes han explicado que cuando la diócesis conoció los hechos los puso en conocimiento de la Fiscalía y actuó con “transparencia”.

Además, han añadido que el obispo se ha reunido y ha mantenido el contacto con las víctimas y sus familiares.Por su parte, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha transmitido a la federación de grupos scouts de Vizcaya, Euskalerriko Eskautak Bizkaia, su deseo de reunirse con quienes denunciaron abusos sexuales por parte de un presbítero.

Este ofrecimiento del prelado para encontrarse con ellos se produjo nada más tener conocimiento de los hechos y, por lo tanto, antes de que se publicara la carta del Papa.El Obispado de Bilbao y los scouts de Vizcaya apartaron recientemente a este presbítero por “comportamientos inadecuados contra la libertad sexual” y pusieron los hechos en conocimiento de la fiscalía.

Como pide el Papa Francisco

Otras diócesis, por su parte, no precisan si sus obispos se han reunido ya con víctimas pero afirman que están dispuestos a hacerlo, tal y como pide el Papa Francisco.

Fuentes de la diócesis de Madrid han indicado a Europa Press que el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, tiene “una disposición absoluta” para “recibir a cualquier persona afectada que ponga en conocimiento de la diócesis cualquier caso de supuestos abusos”.

Las mismas fuentes han insistido en “subrayar el interés superior de la víctima” y han animado a aquellas personas que hayan sido víctimas de abusos a ponerlo en conocimiento de la diócesis.

También desde la Iglesia de Albacete aseguran que el obispo Ángel Fernández tiene “la mejor disposición a acompañar a todo el que necesite de él”, aunque precisan que actualmente no tienen constancia de ningún caso abierto allí. Mientras, la diócesis de Murcia ha indicado que su obispo, José Manuel Lorca Planes, “está en comunión con todo lo que dice el Papa”.

En el caso de Salamanca, fuentes de la diócesis han precisado que el obispo Carlos López “ha acogido como un padre, en varias ocasiones”, a Javier Paz, que fue víctima de abusos por parte de un párroco durante diez años, durante su niñez y juventud.

Por su parte, Paz acudió a mediados de diciembre al Obispado de Salamanca para pedir a la Congregación de la Doctrina de la Fe la documentación y la sentencia del proceso canónico abierto por su caso del que dice que no recibió copia alguna y ha denunciado un “desamparo” a las víctimas por parte de la Iglesia. Además, según unas grabaciones a las que ha tuvo acceso El País, el obispo llegó a plantear a la víctima la posibilidad de que solicitase “una posible compensación económica”.

Por otro lado, desde la diócesis de Mallorca recuerdan que se rigen por el protocolo de la Santa Sede y que en los casos de abusos que se han denunciado allí la Iglesia ha seguido los “procedimientos habituales”, aunque no han revelado si el obispo se ha reunido con las víctimas.

Fuentes de la Conferencia Episcopal Española (CEE), institución integrada por todos los obispos españoles, indicaron a Europa Press que no dará cuenta de los encuentros “del pasado, ni del presente, ni del futuro” con víctimas de abusos sexuales por parte del clero en España, “por respeto a las víctimas”. Asimismo, señalaron que la CEE responderá a las preguntas del cuestionario que ha enviado el Papa para que el encuentro de febrero sea “fructífero”.

Investigarán los casos del pasado si lo pide el Papa

En una entrevista con Europa Press, el secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, aseguró que los obispos españoles investigarán los casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia española del pasado, si el Papa así lo dispone en la reunión de febrero.

“En cada una de nuestras diócesis estamos dando los pasos oportunos y, por supuesto, estamos también abiertos a que si en la reunión de febrero se dispone para toda la Iglesia algún tipo de protocolo que tenga que ver con la revisión del pasado, poderlo asumir”, indicó Argüello.

Así, aunque precisó que los casos “no han sido muchos” en España, aseguró el “deseo” de los obispos de “poner de manifiesto” casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia que hubieran estado “ocultos en el pasado”. Si bien, pidió “respeto a las víctimas” si quieren “olvidarse de lo que ocurrió”.

“Es verdad que van a querer normalmente cuanto menos ser escuchadas, que su situación sea conocida y vivir un proceso restaurativo pero también puede que otras personas quieran olvidarse del todo lo que ocurrió y no quieran volver a poner su asunto en la palestra”, añadió.

En cualquier caso, los obispos españoles ya están trabajando en la actualización de sus protocolos y su “mayor interés” es implementar “medidas preventivas formativas”. Además, Argüello subrayó la “prioridad” de que los sacerdotes comuniquen a las autoridades públicas los casos de abusos de los que tengan conocimiento por otra vía distinta a la confesión”.