El Ejecutivo estudia pedir una nueva prórroga del estado de alarma pero decidirá «en función de los datos»

Europa Press Madrid
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asiste al pleno del Congreso este miércoles

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asiste al pleno del Congreso este miércoles

En su comparecencia, el jefe del Ejecutivo ha hecho hincapié en alabar la figura constitucional del estado de alarma, que ha asegurado que ha beneficiado a todas las comunidades autónomas y ciudadanos "sin excepción"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha revelado este sábado que trabaja con la posibilidad de pedir al Congreso de los Diputados una nueva prórroga del estado de alarma, aunque ha asegurado que la decisión aún no está tomada y se adoptará en los próximos días en función de la evolución de los datos de la pandemia.

En una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, Sánchez ha confirmado que el Gobierno está «estudiando» la posibilidad de pedir la sexta prórroga del estado de alarma porque es su «deber» y considera que se trata del «único» instrumento que permite restringir la movilidad de los ciudadanos y su derecho de reunión.

«Tenemos que ver la evolución epidemiológica durante estos 15 días», ha insistido como base para tomar una decisión en el actual escenario, cuando España está ya «en los últimos metros del túnel» de la crisis provocada por el Covid-19.

Sánchez no ha aclarado con qué grupos políticos intentaría sacar adelante esta nueva prórroga, aunque sí ha apuntado que la decisión se tomará «escuchando» a las comunidades autónomas y los partidos políticos; pero teniendo en cuenta que «debe anteponerse siempre» la salud pública a otras consideraciones para «no poner en riesgo lo logrado con mucho esfuerzo».

NO CONVERTIR EN ORDINARIO LO EXCEPCIONAL

En su comparecencia, el jefe del Ejecutivo ha hecho hincapié en alabar la figura constitucional del estado de alarma, que ha asegurado que ha beneficiado a todas las comunidades autónomas y ciudadanos «sin excepción».

«Nada tiene que ver con la política», ha sostenido garantizando que se trata «pura y simplemente» de un asunto de salud pública. «El estado de alarma está al margen y por encima de la política y los intereses partidistas», ha insistido.

Sin embargo, ha subrayado que el estado de alarma es un mecanismo «excepcional» contemplado en la Constitución y cree que así debe seguir siendo. «No convertir en ordinaria una potestad que tiene que seguir siendo extraordinaria», ha abogado respecto a la posibilidad de modificar otras leyes para poder recurrir a ellas en caso de tener que volver a restringir la movilidad de los ciudadanos u otros derechos fundamentales.

«Convertir en ordinario una prerrogativa extraordinaria de restricción de la movilidad y derechos fundamentales me parece que tenemos que meditarlo entre todos», ha reiterado.