Toledo suspende actividades festivas de la semana del Corpus e invertirá dinero en la recuperación

Europa Press Toledo
Fiestas del Corpus / Ayto Toledo

Fiestas del Corpus / Ayto Toledo

"Es una decisión triste y difícil que tomamos con responsabilidad y para proteger la salid de la ciudadanía, que es la prioridad en Toledo y en todo el mundo", ha asegurado la alcadesa de la localidad, Milagros Tolón, en su perfil oficial en Facebook.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha anunciado que el Ayuntamiento suspende las actividades culturales y festivas aparejadas a la Semana Grande de la celebración del Corpus Christi en la ciudad. La inversión prevista a la Semana Grande de este año se va a destinar al Plan de Reactivación Económica y Social que ha diseñado el Consistorio.

«Es una decisión triste y difícil que tomamos con responsabilidad y para proteger la salid de la ciudadanía, que es la prioridad en Toledo y en todo el mundo», ha asegurado en su perfil oficial en Facebook.

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ya se pronunció sobre la posibilidad de aplazar la procesión del Corpus en la capital toledana, prevista para el mes de junio pero con la sombra de la prohibición de reuniones masivas en el corto plazo por el avance del coronavirus en España, y si bien dijo que «hay que ser prudente» en la planificación, no ha descartado que las circunstancias obliguen a aplazar esta festividad.

Incluso, señaló que el Papa Francisco ha indicado algunas fechas para celebrar ciertas festividades religiosas que se vean impedidas por la situación actual, en concreto los días 14 y 15 de septiembre, «la Virgen de los Dolores y la Exaltación de la Santa Cruz.

DECISIÓN COMPARTIDA

Según ha informado en nota de prensa el Consistorio, Milagros Tolón ha compartido esta decisión con el Arzobispado de Toledo, la Junta ProCorpus, los agentes sociales y el resto de entidades, asociaciones e instituciones que forman parte de la Fiesta Grande de Toledo, y les ha adelantado que el equipo de Gobierno ya trabaja en las medidas para compensar las consecuencias económicas y sociales de esta cancelación.

Por otra parte, la alcaldesa ha animado a las familias toledanas a mantener la ilusión «y a celebrar con entusiasmo la Fiesta Grande de Toledo» adaptándose a las inéditas circunstancias en las que se va a desarrollar este año.

En este sentido, el Ayuntamiento va a impulsar iniciativas junto con al resto de entidades implicadas para ensalzar el Corpus como seña de identidad de la cultura y de la tradición toledanas.

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19, las medidas de confinamiento derivadas del estado de alarma decretado por el Gobierno y el proceso de desescalada anunciado para las próximas semanas imposibilita el desarrollo de la amplia programación que el Ayuntamiento organiza en torno al Corpus Christi, que este año se celebra el 11 de junio.

El Ayuntamiento responde de este modo a una prioridad que deben atender todos los gobiernos del mundo: proteger y preservar la salud de las personas llevando a cabo las medidas, las normas y las recomendaciones de las autoridades sanitarias, unas directrices que desaconsejan en cualquier caso las grandes concentraciones de público.

Dada su condición de Fiesta de Interés Turístico Internacional, el Corpus y las actividades que se celebran en torno a esta jornada congregan cada año a miles de personas venidas de todas las partes del mundo y cuenta con una proyección similar a la de otras festividades como Las Fallas o Los Sanfermines, cuyos responsables también han optado por la suspensión.

El Gobierno local, «consciente de la importancia que el Corpus tiene para el sector turístico, hostelero y comercial dada su repercusión a nivel nacional e internacional», destinará la inversión prevista para la Semana Grande de este año al Plan de Reactivación Económica y Social que ha diseñado el Consistorio y que incluye medidas de ayuda al sector y una campaña de promoción de la ciudad, entre otras actuaciones.

«El Ayuntamiento va a actuar siempre de manera responsable y leal para superar cuanto antes la crisis generada por el coronavirus y va a potenciar su papel de dinamizador de la economía y de la actividad social y cultural de la ciudad, manteniendo y ampliando la prestación de los servicios públicos como garantía para proteger a todos los vecinos y vecinas de Toledo y, en particular, a los colectivos más vulnerables», ha concluido el equipo de Gobierno.