Brillantez y dinamismo en “Triunfo de Amor”

triunfo amor

triunfo amor

Brillante y meritísima la representación de ‘Triunfo de Amor’, a partir de textos y músicas de Juan del Enzina (1468-1529), llevada a cabo por la compañía Nao d’amores la noche del pasado domingo en el Corral de Comedias de Almagro.

Julio César Sánchez
Almagro

Brillante y meritísima la representación de ‘Triunfo de Amor’, a partir de textos y músicas de Juan del Enzina (1468-1529), llevada a cabo por la compañía Nao d’amores la noche del pasado domingo en el Corral de Comedias de Almagro. Brillante por la interpretación, complicidad con el público y el dinamismo de la obra, dividida en tres trabajos de la segunda época de la producción dramática del polifacético autor coetáneo de los Reyes Católicos: El triunfo del Amor, La égloga de Cristino y Febea, y la égloga de Plácida y Victoriano, en las que, como reza el título de la obra, el amor, en una mezcla entre el sentimiento alto y sin mácula, y la atracción con tintes más carnales, vence a pesar de las muchas trabas que encuentra a su paso, incluida la propia muerte. Y todo ello envuelto en un ambiente bucólico propio de las obras renacentistas.
Durante la representación, los tres intérpretes principales, Sergio Adillo, Javier Carramiñana e Irene Serrano, derrocharon gracia aunando musicalidad en el verso, frescura en su deambular por las distintas partes del escenario, y desenfado en las formas, sin caer en la fácil chabacanería de la que se suele echar mano para despertar la hilaridad en el público.

Dificultad
Cabe incidir en el mérito de los actores, al interpretar en ocasiones, cada uno, varios personajes dentro del mismo relato, con el añadido de una pronunciación arcaizante respetada en algunos fonemas, que añadía dificultad a dificultad.
La acción en las tres fábulas estuvo acompañada del grácil acompañamiento musical a cargo de los músicos Eva Jornet (flautista), el percusionista Rodrigo Muñoz, y la organista Isabel Zamora, quienes, también bajo la batuta de Ana Zamora, directora de la obra, rindieron un año más a Almagro con su buen hacer sobre las tablas.