‘Cantica’ abrió el XVI Festival de Música antigua y medieval de Alarcos con su programa ‘Peregrinatio’

Joaquín Muñoz Coronel
Alarcos. Cantica-Peregrinatio JMC

Alarcos. Cantica-Peregrinatio JMC

Cuando escribimos esta crónica es 19 de julio de 2019. Exactamente 824 años después de aquella batalla – desgraciada, pero revulsiva para las tropas cristianas- que tuvo lugar junto al castillo de Alarcos, situado en un cerro cercano a la capital, a cuyos pies corre el río Guadiana. En aquel 19 de julio de 1195, se producía el tremendo choque entre las tropas cristianas de Alfonso VIII de Castilla y las almohades de Yusuf II. La consecuencia ya la sabemos, la derrota de las tropas cristianas.

Pero aquella derrota posibilitó que pocos años más tarde (1212), tuviese lugar otro choque mucho más decisivo para estas tierras. Porque eso fue Las Navas de Tolosa, el comienzo del declive de la media luna, que tardaría aún casi tres siglos en culminarse, en la Granada definitivamente ganada por Isabel y Fernando a la morisma.

Mucho se ha escrito sobre aquel desgraciado desencuentro en Alarcos, y sobre las causas que pudieron motivar la derrota de los cristianos. Cierto es que Alfonso VIII se había puesto en campaña hacia las regiones del sur, aprovechando que Abu Yusuf Yaqub AlMansur había embarcado hacia África. Pero éste, advertido de la situación, regresó inesperadamente para enfrentarse al ejército castellano.

Aplastante derrota

Haciendo uso de una caballería más ligera y práctica que la castellana, rebasó a las tropas cristianas por los flancos y las atacó por la retaguardia. Una táctica que dejó desprevenidos a los caballeros castellanos, que fueron  estrepitosamente derrotados. En consecuencia, los almohades se adueñaron de las tierras entonces controladas por la Orden de Calatrava y llegaron hasta las proximidades de Toledo, donde se refugiaron los combatientes cristianos que habían sobrevivido a la batalla.

Al parecer, los cristianos declararon la guerra a los musulmanes, sin haber terminado de construir la muralla defensiva, una cuestión que los almohades conocían, y que supieron aprovechar astutamente. Desde hace años Alarcos, todos lo sabemos, está siendo excavada permanentemente, y sus trabajos están arrojando a la luz toda una serie de importantes restos de la antigua población de Alarcos, en su origen ibéricos, que es forzoso visitar en este Parque Arqueológico a escasa distancia de Ciudad Real.

Pero dejemos la fecha de hoy, y vayamos a la jornada de anoche, primera de las tres que la Ermita de Alarcos ofrece sus tradicionales conciertos de Música antigua y Medieval, y que tienen lugar indefectiblemente en torno al tristemente célebre 19 de julio.

La alcaldesa presentó la XVI Edición. JMC

La alcaldesa presentó la XVI Edición. JMC

Alarcos estrena presentadora

En la sesión inaugural, las palabras de la alcaldesa accidental de Ciudad Real, Eva María Masías, que quiso agradecer la asistencia de un aforo completo -con las trescientas plazas disponibles-, y expresó la apuesta que por la historia viene desarrollando el ayuntamiento capitalino. Justificando el lugar y fecha de estas celebraciones, que ya totalizan los 16 años, recordó Masías que “sólo se puede mirar al futuro, si se es consciente del pasado”.

El programa ofrecido por el trío ‘Cantica’, bajo el nombre de ‘Peregrinatio’ pretendía ser –y lo fue- un viaje por los caminos de la vieja Europa medieval y del mediterráneo. Unos caminos transitados por artesanos, guerreros, frailes, monjas, estudiosos, burgueses, doncellas, caballeros, juglares y trovadores, que hizo que las ideas, el pensamiento y el arte fluyesen de oriente a occidente y viceversa, dando lugar a un claro mestizaje.

Alguna de las piezas interpretadas por el trío pertenecen al ‘Llibre Vermell’ (por el color de sus tapas) de Monserrat, donde los peregrinos y los comerciantes entretenían sus largas noches de camino. Tampoco faltaron piezas del ‘Codex Calixtinus’, por cierto el primer libro europeo que habla del Camino de Santiago. Pero tampoco faltaron piezas de otra procedencia, como jarchas mozárabes, recogidas por los cristianos que de Al Ándalus
subían a Santiago por la Ruta de la Plata. Y pudimos escuchar igualmente canciones sefarditas, que la comunidad judía traía desde Jerusalén.

Alarcos. Cantica en plena ejecución de Peregrinatio. JMC

Alarcos. Cantica en plena ejecución de Peregrinatio. JMC

Amplio viaje musical

Un total de 14 piezas interpretadas muy profesionalmente, y explicadas previamente por Emilio Villalba. Que fueron acompañadas por una enorme variedad de instrumentos (de cuerda pulsada y frotada, laúd, viola, guitarra medieval y zanfona, con distintos timbres medievales, y un par de teclados ciertamente curiosos y originales, como el clavicémbalo, el ‘organetto’ y la ‘trompeta mariana’).

Todos ellos de época, acompañados por la percusión y la preciosa voz de la soprano Ángeles Núñez. Los tres sevillanos dejaron un buen sabor de boca entre el emocionado auditorio.

Al término de la función su director, Emilio Villalba, nos transmitía algunas consideraciones: “Hacemos músicas históricas de los siglos XI al XIII, andalusí, sefardí, códices medievales, romances, Cantigas de Santa María, canciones trovadorescas, y jarchas mozárabes… Este año también hemos preparado un programa especial del XVI…
No queríamos olvidarnos de la primera circunvalación del mundo, llevada a cabo por Magallanes y Elcano, y hemos echado mano de varios cancioneros, como los de Palacio, Upsala o Medinaceli”.

Alarcos. Cantica-Peregrinatio. JMC

Alarcos. Cantica-Peregrinatio. JMC

Muchos de los participantes en el Festival de Alarcos proceden de Sevilla, porque allí existe una gran inquietud por este tipo de música, que junto con Valencia y Granada, concentran los grandes núcleos indispensables de las músicas históricas. “En Sevilla existen escuelas y talleres dedicados a esta especialidad, y en ella nos iniciamos Sara Marina y yo mismo, que somos de Tomares (Sevilla). Hace tres años se incorporó con nosotros la voz de otra sevillana Ángeles Núñez (Alcalá de Guadaira), y hoy estamos plenamente adaptados”.

Antes de finalizar diremos que Emilio Villalba ya estuvo en el Festival de Alarcos hace unos años, como integrante del grupo ‘Aquitania’ (2010, VII Edición) y considera que “Alarcos es un lugar privilegiado y muy inspirador para este tipo de música”. Han grabado varios discos, algunos de los cuales pudieron por adquirirse allí mismo, y el público supo agradecer el buen hacer de ‘Cantica’, obligándoles a realizar varios bises.

Componentes
Emilio Villalba (Cuerdas)
Sara Marina (Teclas y percusión)
Ángeles Núñez (Canto y percusión)