Científicos estudian las cerámicas prehistóricas del Castillejo del Bonete

El Consistorio y la Junta han promovido la investigación de los modelos productivos de los antiguos pobladores de La Mancha con estos materiales.

El Consistorio y la Junta han promovido la investigación de los modelos productivos de los antiguos pobladores de La Mancha con estos materiales .

El Ayuntamiento de Terrinches, con cofinanciación de la Junta de Comunidades, promueve el estudio científico de los materiales cerámicos recuperados en el yacimiento arqueológico del Castillejo del Bonete, el conjunto tumular prehistórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en Castilla-La Mancha que investiga, protege y difunde el Consistorio terrinchoso.
Esta investigación de laboratorio, realizada bajo distintas metodologías y en distintos centros de investigación como la Universidad de Burgos o el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIHE), pretende aportar no sólo una perspectiva formal de los materiales, sino una información más profunda de su naturaleza.
Los resultados obtenidos permitirán analizar los minerales y elementos que componen las cerámicas estudiadas, de manera que se podrá conocer desde la cantidad relativa de un mineral, su tamaño, forma y dispersión, así como los elementos que lo componen. Todo ello está encaminado a identificar cambios en los modelos productivos de las sociedades prehistóricas de un objeto fundamental en el desarrollo de su vida diaria, las cerámicas.
El alcalde de Terrinches, Nicasio Peláez, resaltó la importancia de este nuevo paso en la investigación de los materiales recuperados en el yacimiento arqueológico y cómo el resultado podrá contribuir a ahondar más en la forma de vida de los antiguos pobladores de La Mancha sur. Esta investigación llega, explicó, tras un arduo trabajo de identificación y clasificación de los restos a los que se les ha aplicado una descriptiva sistemática sobre forma, tamaño o color o incluso forma y localización de las decoraciones, en caso de las que tuvieran, tratando en la medida de lo posible, de asociarlos a tipologías. Entre las metodologías aplicadas está la difracción de rayos X o la microscopía electrónica.