Ciudad Real contará desde el 29 de marzo con el legado sobre el Quijote del ilustrador Enrique Herreros

Julia Yébenes Ciudad Real
Pilar Zamora y Enrique Herreros hijo firman el contrato / J. Jurado

Pilar Zamora y Enrique Herreros hijo firman el contrato / J. Jurado

La alcaldesa Pilar Zamora y Enrique Herreros hijo han firmado esta mañana un contrato comodato para la cesión de la obra del pintor, grabador, cineasta y montañero al Museo del Quijote

El legado del pintor, ilustrador, grabador, cineasta y montañero Enrique Herreros ha llegado a Ciudad Real para quedarse a través de sus trabajos sobre el Quijote.

Es el único artista que realizó tres versiones sobre la novela más universal de Miguel de Cervantes, en una creación conjunta en distinas épocas de dos centenares de piezas que desde ahora guardará y difundirá el Museo del Quijote de Ciudad Real.

Ha sido gracias al convenio entre el Ayuntamiento capitalino y la Fundación Enrique Herreros, suscrito esta mañana entre la alcaldesa Pilar Zamora y Enrique Herreros hijo, presidente de la entidad cultural.

La firma se ha realizado en el salón de Plenos del Consistorio capitalino / J. Jurado

La firma se ha realizado en el salón de Plenos del Consistorio capitalino / J. Jurado

De esta manera, el museo ciudarrealeño se ha convertido en el tercer “punto estratégico” en la obra del polifacético artista del siglo XX, cuya obra puede verse en el museo que lleva su nombre en los Picos de Europa y en otro en Madrid, donde nació en 1903.

En concreto, los fondos cedidos a Ciudad Real son 218 dibujos originales sobre la obra quijotesca, 75 de estilo codorniciense, 96 expresionistas y 46 cubistas, además de dos grandes murales, de tres metros cada uno, sobre sendos episodios del universo quijotesco, El carro de las Cortes de la Muerte y Maese Pedro.

También se conservarán fotografías personales, dibujos originales de Manuel Summers, ejemplares de la revista La Codorniz, donde colaboraba, originales de dibujos de Antonio Mingote, de la peña Chicote, incluso una instantánea de Sara Montiel dedicada a Herreros.

Su propio hijo lo ha descrito como un personaje fascinante, con gran sentido del humor y seguidor del pintor José Gutiérrez Solana.

Ha recordado a su progenitor, con el que tuvo una relación muy cercana, como un gran enamorado del Quijote, desde que en 1909, con 6 años, recibió como regalo de una amiga de su abuela el primer Quijote editado en Barcelona, que fue en 1892.

El director de la Red de Ciudades Cervantinas / J. Jurado

El director de la Red de Ciudades Cervantinas / J. Jurado

Se ha mostrado confiado en que “se cumplan las cláusulas” sobre la conservación de su patrimonio familiar, porque “el Museo del Quijote de Ciudad Real es el mejor sitio para guardar la obra de mi padre”.

José Manuel Lucía, director de la Red de Ciudades Cervantinas, ha destacado las tres versiones ilustradas por Herreros, que hace que a través de sus craciones “tengamos a tres Enriques”.

Los fondos originales de quien fue un hombre renacentista, muerto en 1977, enriquecerán el Museo del Quijote de Ciudad Real, que hasta ahora contaba con ediciones de publicaciones con réplicas de sus obras.

Ha asegurado que la capital se convertirá en un “punto esencial” para los estudios sobre Cervantes, tras haber dado el “gran paso” de convertir a Ciudad Real en un lugar de difusión y análisis.

Nueva sala

Por su parte, la alcaldesa ciudarrealeña ha anunciado que van a crear en el Museo Municipal del Quijote la sala Enrique Herreros, donde se colgará la obra de este artista en periodos de seis meses, para así garantizar la conservación de las obras.

“La vamos a cuidar y a mimar”, ha asegurado la primera edil, así como ha informado de que el contrato comodato (préstamo de uso) firmado será renovado automáticamente cada cinco años.

“Nos convertimos en referentes de las ciudades cervantinas porque esta obra de Herreros, va a atraer a muchos investigadores y curiosos”, ha añadido.

La primera exposición se inaugurará el próximo 29 de marzo y se irá cambiando de manera periódica.