El científico Alberto Marcos Rubio visita la UCLM con motivo del 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna

Lanza Ciudad Real
El ingeniero de telecomunicaciones y divulgador, Alberto Marcos Rubio/ Lanza

El ingeniero de telecomunicaciones y divulgador, Alberto Marcos Rubio/ Lanza

Alberto Marcos Rubio ofreció una charla en el Salón de grados del edificio Politécnico del Campus Universitario de Ciudad Real para conmemorar los 50 años de la llegada a La Luna

El pasado miércoles, día 10 de julio, el ingeniero de Telecomunicaciones y divulgador Alberto Marcos Rubio ofreció una charla en el Salón de grados del edificio Politécnico del Campus Universitario de Ciudad Real para conmemorar los 50 años de la llegada a la Luna.

Alberto Marcos Rubio trabajó como investigador en la estación de seguimiento tanto del Programa Apolo 11 como en otros posteriores. El investigador expresó que sus objetivos que persigue con los distintos actos divulgativos que lleva a cabo son, sobre todo, puntualizar y aclarar cuestiones relativas a la historia de la astronomía. En muchos casos, declaraba, “incluso desmentir bulos que por desgracia todavía están arraigados en el imaginario colectivo”.

El científico subrayaba, asimismo, que en esta charla, como en su libro Breve historia de la carrera espacialtrataría de aportar ideas que siempre se han pasado por alto cuando se ha hablado de lo que en la carrera espacial sucedió, pues considera de vital importancia el contraste de ideas y la ampliación de información para alcanzar una perspectiva amplia de cualquier tipo de conocimiento.

Rubio y Píriz contra el negacionismo

Roberto Píriz, director del Instituto de Investigaciones Energéticas y Aplicaciones Industriales y promotor de esta conferencia, expresaba que es un gran honor contar con un científico de este calibre en la UCLM. Píriz expresó que el uno de los propósitos que se plantea su institución es el de realizar actividades de divulgación científica para todos los públicos. “Tenemos mucha información y poco conocimiento”.

Al respecto de esa última cuestión, tanto Rubio como Píriz insistieron en la necesidad de desautorizar desde la ciencia todas las teorías negacionistas de los avances científicos y del progreso, pero sin darles más importancia de la que merecen.

Durante la noche, se programó una observación astronómica a diferentes objetos espaciales, pero en especial a los que por la posición que presentaban permitían un mejor visionado: La Luna, Júpiter y Saturno. Una actividad abierta al público de la que pudieron disfrutar personas de todas las edades.