El director del Festival de Almagro considera que “estamos creciendo en espectadores y en el sentido patrimonial”

Europa Press Almagro
Animó a disfrutar de un último fin de semana de Festival muy intenso / Festival de Almagro

Animó a disfrutar de un último fin de semana de Festival muy intenso / Festival de Almagro

Destaca el incremento de público en el Barroco Infantil y AlmagrOff y los impulsos feminista e internacional fomentados en esta edición

A poco más de comenzar el último fin de semana del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, su director, Ignacio García hace un balance en el que asegura que el evento está creciendo en espectadores y en sentido patrimonial.

García, en una entrevista concedida a Europa Press, destaca que más allá de lo positivas que resultan las cifras -con numerosos espectáculos que han colgado el cartel de no hay entradas-, lo más importante para él es que se han cumplido muchos de los “sueños” que tuvo cuando tomó las riendas del certamen dramático.

Y es que, más allá de cumplir con las grandes líneas programáticas que se marcó relacionadas con lograr una edición más feminista e internacional, hay detalles concretos que le invitan a seguir soñando porque suponen para él grandes sueños cumplidos como “ver la Plaza llena de gente feliz comentando la función; muchos espectáculos en los que ya no había forma de conseguir entradas porque estaban llenos; público que te cuenta lo bien que se lo ha pasado* Sí, he cumplido sueños”.

Apoyo de público

Para García, es muy importante que “la gente está muy contenta” y eso ha permitido tener más público en el Barroco Infantil y el AlmagrOff -donde la alta calidad de los montajes ha ‘obligado’ a hacer dos menciones en cada certamen-, y los espectadores han seguido asistiendo masivamente a los montajes de la Compañía Nacional.

A ello suma que el Corral ha registrado llenos con obras que han funcionado “maravillosamente bien” como ‘Mestiza’ esta semana y “la danza y la música que hemos potenciado también han funcionado muy bien”, además de que el Corral se ha reivindicado como centro del festival y “hemos celebrado sus 390 años”.

“El balance es que seguimos caminando, que el Festival no para, que día a día ofrecemos cosas maravillosas y, por fortuna, el público está viniendo y acompañándonos en los espectáculos” pero también en la calle porque si algo ha caracterizado su gestión es el contacto directo con los almagreños”, manifestó.

Ha hecho una vida “de lo más normal” en Almagro incluyendo salir a hacer la compra, desplazarse en bicicleta o, incluso, tomarse una caña en la verbena de la Magdalena con la asociación vecinal y la hermandad para solventar que este año se hubieran quedado sin teatro en el barrio porque en las anteriores ediciones se eliminó.

“Ese gran contacto con los almagreños ha hecho que me cuenten todo, cosas buenas y cosas malas. En general, están contentos y entre las cosas que más le agradecen se encuentra la apertura del Palacio de los Oviedo por el gran valor emocional que tiene para la localidad”, argumentó.

Respecto a la programación, señaló que evidentemente hay opiniones para todos los gustos al ser algo más personal “porque a unos les gustan más unos espectáculos que otros o, como le pasó a una vecina, Consuelo, que la primera obra que vio no le gustó mucho pero las tres que ha visto después han cambiado su percepción”.

“Siempre es bueno que haya diálogo y no me importan las críticas porque están hechas de corazón y con buena intención para seguir mejorando, ya que los almagreños son los primeros que quieren que el Festival vaya bien”, añadió.

Ese contacto directo ha hecho que el director del festival se lleve unas cuantas propuestas “en la maleta” como un abono para los almagreños que asisten más al teatro, que los niños menores de 3 años que no ocupen asiento en el Barroco Infantil no paguen y teatro en el barrio de la Magdalena. “Nos hacen muchas sugerencias que, una vez que podamos, analizaremos porque este ha sido nuestro primer año”.

Fin de semana intenso

Sin embargo, el hecho de llegar a la escena final no implica que decaiga la “tensión dramática” del encuentro sino que la despedida del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro no va a pasar desapercibida porque no se ha diseñado una programación ligera sino “cargada de grandes espectáculos”.

En este sentido, destacó que se podrán ver montajes como la propuesta suiza -sobre texto mexicano- ‘Yo la peor de todas’ en Fúcares, mientras que en Áurea se va a poder disfrutar de ‘El caballero de Olmedo’, de Eduardo Vasco y Noviembre Teatro.

Asimismo, también son a tener en cuenta la producción argentina que se estrena en el Corral de ‘La discreta enamorada’; y ‘Quijote, el espejo del hombre’, del colombiano grupo La Tropa; sin olvidar que continúa la producción de la CNTC ‘La dama duende’ en el Hospital de San Juan; y el estreno de ‘La Baltasara’ que tendrá lugar el sábado, a la una de la madrugada en el Corral.

“Estamos muy contentos de que el remate tenga que ver con el espíritu con el que empezamos y hemos mantenido a lo largo del Festival”, indica García, quien agrega su felicidad por sumar “dos iniciativas muy poéticas: la posibilidad de que el público consiga entradas por 1 euro para el Palacio de los Oviedo siempre que se acerquen a taquilla recitando un verso; y la ficción sonora de ‘El lindo Don Diego’ que, en colaboración con CMM, se hará desde el balcón del Ayuntamiento para despedir el certamen dramático.

Respaldo institucional

Finalmente, Ignacio García destaca y agradece en su balance el importante apoyo institucional que ha recibido el certamen dramático con la presencia, en sus primeras visitas institucionales del ministro de Cultura, José Guirao, y la directora general del Inaem, Amaya de Miguel, además de la del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, y el alcalde de Almagro, Daniel Reina.

“Creo que este apoyo, que para nosotros supone un importante espaldarazo, se debe en parte a que estamos consiguiendo transmitir que el Festival de Almagro lo hacemos entre todos”, indica García, quien considera que la gran lección de este año es que este certamen no sólo se hace más grande con más presupuesto, “que ojalá tengamos más holgura económica porque eso ayuda mucho”, sino también con la suma de voluntades.

“No queremos sólo que los patronos nos den dinero para que hagamos el festival, sino que nos aporten también visiones porque eso sí que hace más grande el festival en cantidad de miradas y líneas programáticas”, concluyó Ignacio García.