Inevitable risa en la opresiva obra ‘El Montaplatos’ en La Sensación

Lanza Ciudad Real
Manuel Fernández Nieves y Nacho Marraco interpretarán la obra

Manuel Fernández Nieves y Nacho Marraco interpretarán la obra

La compañía Montacargas representará el texto de Harold Pinter el viernes 22 y sábado 23 de noviembre en La Sensación

La madrileña compañía Montacargaras pondrá en escena el viernes 22 de noviembre, a las 21 horas, y el sábado 23, a las 21.30 horas, en el Teatro de la Sensación la obra ‘El Montaplatos’, del dramaturgo británico Harold Pinter, pieza en la que aparece la soledad en compañía, en sociedad, emerge lo sucio desde lo profundo y está presente el teatro del absurdo.
Esta obra, escrita hace casi 60 años (1959), reúne una serie de ingredientes que aún no han dejado de inquietar. Dos asesinos a sueldo, Ben y Gus, de una extraña organización, que muy bien podría estar al servicio del Estado, encerrados en una habitación abandonada, que bien puede servir de almacén, o estar en un lúgubre sótano, esperan una orden, por medio de una llamada telefónica, u otra señal, que les indicará que han de hacer su trabajo.
Se entiende que van a liquidar a alguien que no conocen, pero en eso consiste su macabra rutina. El ambiente es opresivo, el tiempo, muy en la línea de Pinter, es lento, el mobiliario es incómodo, la atmósfera enrarecida. Ahí metidos, como alimañas en un escondrijo, aguardan luchando contra los nervios y la impaciencia, teniendo que soportarse, con sus manías, creencias, mezquindades y, muy a su pesar, una enorme carga moral como consecuencia de lo infame de su trabajo. Pero no están solos, hay un elemento que permanece mudo durante casi la mitad de la obra; cuando se pone en marcha las circunstancias de los personajes no hacen más que complicarse.
El título original es ‘The Dumb Waiter’, literalmente, el camarero mudo, tal y como se denominan los montaplatos en los países anglófonos. Este artilugio cobra vida propia, interviniendo en el drama hasta llevarlo al delirio, no sólo de los personajes, sino también de los espectadores. La situación es incomprensible y, sin embargo, cobra sentido, hasta el punto que determinará el final fatídico de Ben y Gus.
“Pinter juega con un realismo rayano en lo absurdo. Los elementos que vemos son cotidianos, las actitudes también, pero al mezclarse transportan a un mal sueño, a un micromundo insólito que se convierte en una ratonera, en la que la lógica ordinaria desaparece y el desenlace no augura nada bueno”, comenta el director del montaje, Eduardo Fuentes.
“Sin embargo, Pinter construye unos diálogos y unas situaciones impregnadas de humor. Podemos reconocernos en muchos momentos de la función, cuando nos suceden cosas inoportunas, irritantes, desasosegantes, y entendemos a los personajes queriendo salir con ellos del atolladero. Un juego teatral para dos actores hábiles y resueltos, un duelo en el que interviene un personaje que no es más que una simple máquina que sube y baja pequeñas cargas. Una máquina que cobra vida por sí misma, pues nada de lo que vemos cuando entra en acción nos da a entender que este siendo manipulada por un ser coherente, ni siquiera que pueda ser humano”.
En este montaje, “pretendemos con el trabajo de los actores y la puesta en escena, transportar al público a ese espacio cerrado y hacerles vivir una experiencia chocante en una trama sorprendente, por lo básico de los elementos que entran en juego y el dinamismo de los diálogos. No es la risa el objetivo, aunque sea inevitable, sino transmitir la opresión que viven los personajes, opresión que a veces nos coge de improviso en algunos momentos de la vida”, señala el responsable de la dirección de la producción, interpretada por Manuel Fernández Nieves y Nacho Marraco.