Javier Márquez presenta su libro “Tacones rojos” de la mano del Club de Lectura

Lanza Argamasilla de Calatrava
El autor obsequiando bombones a los miembros del Club de Lectura en una de sus reuniones

El autor obsequiando bombones a los miembros del Club de Lectura en una de sus reuniones

El escritor Javier Márquez presentará su libro ‘Tacones rojos’ en Salón de Actos del Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava, una actividad que tendrá lugar a las 19.30 horas, del viernes día 11 de enero

En la presentación, el autor estará acompañado por la alcaldesa de la localidad, Jacinta Monroy, la concejala de Cultura, Estela Céspedes, por el escritor y poeta Manuel Muñoz y el editor Julio Criado. Además, el propio autor en compañía de Pepa y Alan darán vida a una actuación musical preparada para “sorprender al público”. ‘Colaboración musical’ que cuenta con la participación de Chris Alan, artista irlandés nacido en la literaria Dublín y afincado desde hace años en Puertollano y la cantante, guitarrista y percusionista María José Martínez, “Pepa”, vocalista de varios grupos y orquestas y colaboradora habitual de bandas, quien aportara su talento como cantante a las canciones compuestas por Javier Márquez.

La Cueva de Medrano

La actividad cultural cuenta con la colaboración de la Librería Delfos y está convocada por el Ayuntamiento rabanero, Ediciones C&G y el Club de Lectura de Argamasilla de Calatrava, dándose la circunstancia de que tanto el autor, el editor de la obra y el también escritor y poeta Manuel Muñoz, son miembros de este club de lectura, que en el mes de diciembre tuvo lugar su última reunión, donde, en votación y por mayoría, el club fue bautizado con el nombre de ‘La Cueva de Medrano’, en clara alusión al lugar de sus reuniones, la Biblioteca Municipal ‘Medrano’ y al lugar donde, según algunos historiadores, Miguel de Cervantes inició la escritura del Quijote.

En dicha reunión se dio a conocer el logotipo del club, que en adelante será la seña de identidad del mismo, realizado, de manera altruista, por el Grupo Oretania, a través de su departamento de diseño gráfico.

El logotipo conjuga la imagen de una pluma escribiendo, formada por una ‘C’, inicial de ‘Club’, que abraza una línea que conforma una de las portadas de un libro abierto, cuyo trazo de escritura se une a la línea de la contraportada del libro, entre ambas forman una ‘L’ inicial de ‘Lectura’, ambas dan soporte al nombre del club.

Un diseño realizado en conjunto por diferentes artistas del departamento de diseño de este grupo editorial que desde el principio está dando apoyo a esta iniciativa y en consideración y reconocimiento a la labor cultural y social que sus miembros realizan, pues entre ellos se encuentran escritores y escritoras, actores y actrices, poetas y poetisas, libreros, editores, etc., muchos de ellos comprometidos con colectivos sociales, deportivos y culturales, todos ellos con una gran pasión que les une: el libro y su lectura.

Desde este medio, los coordinadores y componentes del Club, agradecen al Grupo Oretania la cesión de su trabajo.

Tacones rojos de Javier Márquez

Libro que no dejó indiferente a los miembros del club y que disfrutaron de las explicaciones y buen hacer del autor de este libro compuesto de una novela de ficción, con una historia contemporánea ambientada en la ciudad minera y que tiene trazas de novela negra policiaca, no exenta de humor, que mezcla la pasión amorosa que puede emerger donde uno menos se espera, con las turbulentas relaciones humanas llenas de falsedades y egocentrismos que se producen en cualquier ámbito de nuestra sociedad.

Además de esta novela corta, en el libro ‘Tacones rojos’ encontramos hasta ocho relatos cortos y una carta de amor. Cinco de ellos están enlazados entre sí por la intrépida Firdheus, que vive estupendas aventuras con la intención de tratar de hacer un mundo mejor. Los restantes son de temáticas diferentes. Tenemos un canto a la solidaridad en forma de cuento de Navidad, pasando por un relato en el que se tratan los viajes espaciales y cómo la tecnología a través de las investigaciones científicas nos puede ayudar a salvar los libros y, por ende, la cultura. Para llegar a una fábula animalista, moraleja que nos invita a pensar en que no estaría de más una reforma en la ética humana con respecto al trato que damos a los animales. El colofón a esta obra lo pone una carta de amor en forma de prosa poética que trata del placer que proporciona escribir nuestros pensamientos de puño y letra y dejarlos plasmados de manera perpetua sobre el papel.