La actriz madrileña Sara Martín gana el nacional de poesía Nicolás del Hierro

Aníbal B. C. Ciudad Real
El jurado ha reconocido que el hacer poético de Sara Martín

El jurado ha reconocido que el hacer poético de Sara Martín "camina la frontera entre el calor humano de lo particular y la tentación intelectiva de lo universal

El premio, dotado con 1.800 euros y la edición del libro, le ha sido entregado en un acto que ha contado con la presencia de la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Piedrabuena, Isabel Herrera, y de la viuda del poeta que da nombre al premio, Ana Cano

La actriz madrileña Sara Martín Sanz ha logrado con su poemario titulado ‘Por la escalera de incendios’ el vigésimo primer premio de poesía ‘Nicolás del Hierro’ que convoca el Ayuntamiento de Piedrabuena (Ciudad Real), uno de los más reconocidos a nivel nacional.

Sara Martín, que cuenta con una dilatada trayectoria como actriz que le ha llevado a participar en películas como ‘Mirabillis’ o ‘Las Trece Rosas’ o en series de televisión como ‘El Ministerio del Tiempo’, ‘Hospital Central’ o ‘Amar en tiempos revueltos’ entre otras, ha logrado ahora el reconocimiento de la crítica literaria con este poemario, que se convierte en el primero que publica.

El premio, dotado con 1.800 euros y la edición del libro, le ha sido entregado en un acto que ha contado con la presencia de la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Piedrabuena, Isabel Herrera, y de la viuda del poeta que da nombre al premio, Ana Cano.

El jurado compuesto por los poetas Ezequías Blanco, Pedro A. González Moreno y María Antonia Ricas, ha valorado el trabajo de Sara Martín como el mejor entre los 132 poemarios que este año se han presentado a este premio.

El jurado ha reconocido que el hacer poético de Sara Martín “camina la frontera entre el calor humano de lo particular y la tentación intelectiva de lo universal, esa línea que une y separa la ficción y la realidad”.

“Escrito desde lo sutil” – han asegurado – el poemario “intenta traducir, sin confesionalismo, su experiencia de vida atendiendo a lo que esta tiene de abstracto más que de concreto, de territorio más que de imagen, de gesto más que de acción”.

Y han advertido que “sus poemas sin título viven en el tanteo, en la aproximación, en la lama de lo intuido”, partiendo de la curiosidad para, “a través de una mirada oblicua, acercarse con suave ironía a la cotidianeidad de un entorno urbano, humano y extrañamente familiar”.

Sara Martín ha explicado que en su opinión se trata de un poemario “rompedor” que “intenta transitar por otras líneas que no son las habituales”.

Su obra, ha señalado, “incluye poemas cortos que dejan cierta huella y que investigan más sobre el paisaje que sobre la imagen poética” y ha explicado que su trabajo tiene más que ver “más con la pintura que con la poesía, e incluso más con la novela”.

En sus poemas, reconoce que el juego del doble lenguaje cobra mucho protagonismo, hasta el punto de que al lector le lleva a “transitar por un camino que parece que es muy cotidiano, pero que, de repente, tras dar un giro sorprendente, hace que aparentemente pierde sentido, aunque pronto gana otro”, ha terminado diciendo.