La Diputación festeja con un libro los 125 años de un edificio que es “emblema” de una institución de “progreso”

A. Ruiz Ciudad Real
Caballero destacó que con esta publicación culminan los actos de celebración del 125 aniversario del Palacio Provincial por el que han pasado cerca de 20.000 personas durante los últimos meses / J. Jurado

Caballero destacó que con esta publicación culminan los actos de celebración del 125 aniversario del Palacio Provincial por el que han pasado cerca de 20.000 personas durante los últimos meses / J. Jurado

Presenta ‘El Palacio Provincial y su época’ centrado en el siglo XIX y al que seguiría una segunda parte en torno a la evolución de la institución en el siglo XX

Prácticamente de “la nada” surgieron las Diputaciones Provinciales, sin personal, como una institución entre los Ministerios y los ayuntamientos para corregir o paliar el proceso de centralización impulsado por los liberales tomando el modelo francés, y durante el siglo XIX se fueron fortaleciendo, consolidando y, como en el caso de la de Ciudad Real, convirtiéndose en una institución “de progreso, modernización y vertebración de la provincia”, comentó el profesor de Historia de la UCLM, Ángel Ramón del Valle, en la presentación del libro ‘El Palacio Provincial y su época’, publicado por la Biblioteca de Autores Manchegos (BAM) con motivo del 125 aniversario de un edificio que se encuentra entre los “emblemas” de la provincia, destacó el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero.

Junto con el Palacio del Marqués de Santa Cruz en Viso, es uno de los edificios civiles más “importantes, bellos e impactantes” de la provincia, indicó Caballero, y se trata de una de las piezas, si no la más, relevantes de la arquitectura civil del siglo XIX, agregó el arquitecto José Rivero, que elevó la cifra conmemorativa a 130 años desde que en el 1889 se encargó el proyecto del edificio que en 1893 entregó el arquitecto Sebastián Rebollar, además de incidir en que con este inmueble se buscó dar visibilidad a esta sede del poder civil.

Publicado por la BAM, consta de 192 páginas y numerosas fotografías y documentación gráfica / J. Jurado

Publicado por la BAM, consta de 192 páginas y numerosas fotografías y documentación gráfica / J. Jurado

De gran formato, 192 páginas y numerosas fotografías y documentación gráfica, este libro es “una reedición ampliada, actualizada y mejorada” del que se editó hace 25 años con motivo del Centenario del edificio, comentó Caballero, que resaltó que con su puesta de largo se culminan cinco meses de actividades en los que se ha buscado dar a conocer mejor el continente, relacionado con la historia de la institución provincial desde su creación y los 125 años de su Palacio, y el contenido, que “tiene mucho que ver fundamentalmente” con las últimas décadas coincidiendo con la celebración del 40 aniversario de la Constitución.

A excepción de la intervención de Villaseñor y Fisac en el Salón de Plenos, el Palacio Provincial se ha mantenido “prácticamente inalterable en su fachada y estructura en estos 125 años. No así la institución que ha cambiado mucho”, desde su actividad completamente democrática hasta funciones y servicios que presta, destacó Caballero, que expresó el claro compromiso de la actual Corporación Provincial y la confianza de que, así mismo lo hagan las venideras, tanto de “preservación, conservación y cuidado” de este emblemático edificio y su difusión para conocimiento y disfrute de la ciudadanía, como de modernización de la institución en lo que se refiere a sus funciones y prestación de servicios especialmente a los municipios más pequeños de la provincia.

Retos

Las instituciones deben “actualizarse todos los días” y ser transparentes, expuso Caballero, que resaltó que, entre los retos de la Diputación, se encuentran una participación directa de los ciudadanos en la elección de sus representantes, la determinación clara de las competencias para que no haya duplicidad entre administraciones y para que se lleven a cabo de la manera más eficaz posible, y afrontar cuestiones como la despoblación y la mejora de las condiciones de vida en los pueblos.

Resaltaron la calidad de la edición de esta publicación conmemorativa / J. Jurado

Resaltaron la calidad de la edición de esta publicación conmemorativa / J. Jurado

Caballero, que elogió el mimo y cuidado con los que el personal de la Diputación tratan el Palacio Provincial y consideró que en la próxima legislatura debería acometerse una reforma para solucionar algunos achaques del inmueble relacionados con humedades y aislamiento de ventanas, felicitó a José Luis Loarce, de la BAM, y a todos los autores de este libro coordinado por Francisco Alía, con la participación de Julián Díaz, coordinador de arte, las historiadoras del Arte, María Luisa Giménez, Esther Almarcha y Elena Sainz, los profesores de Historia, Anna Scicolone y Rafael Villena, y el arquitecto Diego Peris. También subrayó que cuenta con fotografías de “mayor fuerza e impacto” que en la publicación de hace 25 años, realizadas por el fotógrafo del Gabinete de Prensa de la Diputación, Fernando Izquierdo.

Estructura

Dividido en dos partes, en la primera se enmarca históricamente la institución desde sus orígenes hasta la creación del Palacio Provincial mostrando la evolución de la Diputación “durante todo el siglo XIX y algo del siglo XX”, mientras que en la segunda, con contenidos arquitectónicos y artísticos, se recoge todo lo relacionado con la construcción del edificio y reformas posteriores, comentó Del Valle, que destacó, entre otras aportaciones, el capítulo elaborado por Diego Peris sobre Sebastián Rebollar, de quien “no había prácticamente nada escrito” siendo “uno de los grandes arquitectos de la provincia”; la incorporación del pliego de condiciones de la construcción del edificio que apareció en el Archivo Histórico Provincial y que ha permitido conocer múltiples detalles sobre presupuesto y elementos de construcción; y la relación de todas las ubicaciones anteriores que tuvo la Diputación.

Del Valle resaltó la gran calidad de la edición e indicó que a este volumen, centrado fundamentalmente en el siglo XIX, le podría seguir otro sobre la evolución de la institución provincial en el siglo XX.

Se presentó en el salón de plenos de la Corporación Provincial / J. Jurado

Se presentó en el salón de plenos de la Corporación Provincial / J. Jurado

Por su parte, Rivero subrayó el consenso sobre la importancia del edificio del Palacio Provincial, relevante no sólo por sus características arquitectónicas y formales, sino como ejemplo de “una realidad nueva”, y destacó las “coordenadas históricas complejísimas” en las que trabajó Rebollar “en vísperas de la crisis del 98, de una mutación fundamental en la arquitectura historicista del XIX y de iniciarse todos los movimientos convulsos del siglo XX con las vanguardias al frente”. En el Palacio Provincial, se visualiza la institución a través de su arquitectura que simboliza el poder, en este caso el civil y democrático, expuso Rivero, que se refirió así mismo, en relación con la actualidad, a la portentosa arquitectura de otros poderes contemporáneos como las entidades financieras y las corporaciones tecnológicas.