La habilidad cómica y voluntad anti-trágica de Moreto congregaron a un centenar de estudiosos en Almagro

Joaquín Muñoz Coronel Almagro
Rafael González, Ignacio García y Felipe Pedraza, en las XLI Jornadas de Teatro Clásico / JMC

Rafael González, Ignacio García y Felipe Pedraza, en las XLI Jornadas de Teatro Clásico / JMC

Clausuradas en Valdeparaíso las XLI Jornadas de Teatro Clásico

Con las palabras rituales acostumbradas, se clausuraron las 41 Jornadas de Teatro Clásico en Valdeparaíso: “En nombre del Rector Magnífico de la Universidad de Castilla-La Mancha, declaro clausuradas las Jornadas de Teatro Clásico 2018”. Que en boca de Felipe B. Pedraza siguen resonando tan solemnes y también tan emotivas como el primer año… Y ya van 41. Un ordinal del que el propio Festival se está beneficiando, porque son las Jornadas -y no al revés, como acostumbramos a remarcar- las que dieron origen a esta descomunal muestra del Teatro Clásico Español en el mundo.

En la solemne clausura en Valdeparaíso, un hecho casi insólito que al menos no ocurría en los últimos años: la presencia y el apoyo explícito del titular del Festival, Ignacio García. ¡Para que luego digan que las tablas y los libros, el estudio y la interpretación no van juntos! Por cierto, qué grandiosa fue la idea de recuperar este edificio hace unos años, en tiempos del almagreño Francisco Ureña al frente de la Diputación Provincial. En el mismo período y con los mismos postulados que se recuperó el Hospital de San Juan. Que conste en acta nuestro permanente reconocimiento.

110 personas de diversos países asistieron al encuentro / JMC

110 personas de diversos países asistieron al encuentro / JMC

El lugar tiene su importancia, quién lo duda… pero el hábito no hace al monje, y no menos importante que la forma es el fondo: el riquísimo contenido que desde sus inicios supo concitar el director de las Jornadas, Felipe B. Pedraza. Y que bien pronto enriqueció su equipo con la implantación de una codirección, en la persona del también catedrático de la universidad regional, Rafael González Cañal. Ya se sabe que aquí los protagonismos se desean compartidos…

La clausura

En la recapitulación final, Pedraza calificó estas jornadas como algo accidentadas por la ausencia de dos de las personalidades previstas (Gerardo Malla y Antonio Cortijo), aunque tampoco dejó de citar a los que sí estuvieron (Josefina Molina, Pérez Sierra, Eva del Palacio…), sin olvidar otros aspectos del Festival, como la representación que abrió el Corral en su nueva etapa en 1954, ‘La hidalga del valle’, de Calderón. Hizo mención expresa de la CNTC y de Morboria Teatro (cuyo elenco para ‘De fuera vendrá’ estuvo presente).

Pedraza, parangonando a los clásicos, pidió “perdón por nuestras faltas”, aunque reconoció haber trabajado duro y bien, con un grupo entregado y que ha disfrutado auténticamente de estos tres días de convivencia, teatro y amistad: “Las Jornadas han transcurrido de forma feliz y sin heridas, entre los especialmente beligerantes mundos de las letras y las tablas”. Y se congratuló de la recuperación de la obra de Moreto (Madrid 1618-Toledo 1669), “aunque más relegado y con menor influencia y trayectoria que Lope y Calderón, pero autor igualmente de media docena de comedias principales”.

Los responsables de Morboria Teatro hablaron de su montaje de 'De fuera vendrá...' / JMC

Los responsables de Morboria Teatro hablaron de su montaje de 'De fuera vendrá...' / JMC

Por su parte, Ignacio García propuso continuar con los estudios de Moreto, de quien si este año se celebra el IV Centenario de su nacimiento, también deben recordarse en 2019 los 350 años de su fallecimiento. Nacho García, quien reconoció que la programación de este año ha sido “la más rica y completa de nuestros clásicos del Siglo de Oro”, pidió que se hable, se proyecte y se difunda sobre este Festival, “y se sepa que para ver estas obras magnas de nuestros autores, es preciso venir hasta Almagro, como para ver al lince es preciso desplazarse hasta Doñana”.

El balance

Tras la solemne clausura y entrega de títulos, compartimos unos minutos con el profesor Pedraza, con el fin de repasar detenidamente el contenido de estas tres jornadas. Ciertamente densas en su contenido, y a buen seguro que inolvidables en su proyección: “Estas jornadas dedicadas a Moreto en el aniversario de su nacimiento (1618) han tenido una mayor participación que otros años, con la presencia de doctos representantes de diversos países. 110 personas que han estado debatiendo sobre tres días sobre el universo cómico de Agustín Moreto. Un autor que escribió también dramas, pero casi podemos decir que tiene una voluntad anti trágica, pues lo capital en Moreto es la vis cómica, la creación de personajes risibles, grotescos… un campo en el que tuvo una particularísima fortuna”.

Agustín Moreto es un autor que tiene varias obras maestras, sin embargo, las que más se citan son ‘El desdén con el desdén’ o ‘El lindo don Diego’. “Pero junto a ellas hay otras como la que vimos en Almagro ‘De fuera vendrá’ o ‘Lo que puede la aprensión’ y ‘El parecido en la corte’ que son piezas geniales, extraordinarias, de un relieve similar al que pueden tener las mejores obras de Lope o Calderón. Hemos estado debatiendo sobre estas cuestiones, el peculiar humor de Moreto, y hemos visto cómo efectivamente es dentro de su época extremadamente original. Este autor, que viene después de Lope, y que es casi coetáneo de Calderón (sólo dieciocho años más joven), nos ha proporcionado la posibilidad de ver cómo fue evolucionando la comedia española”.

Pedraza destacó la habilidad cómica de Moreto, autor de piezas geniales / JMC

Pedraza destacó la habilidad cómica de Moreto, autor de piezas geniales / JMC

Felipe B. Pedraza no tiene la menor duda en afirmar haber “tenido la fortuna de contar con un Festival de Almagro que, frente a los de otros años, ha prestado muchísima atención a nuestros clásicos españoles. Los festivales anteriores tenían muchos clásicos internacionales, cosa que está muy bien, pero siempre y cuando, claro está, no vayan en detrimento de los nuestros, porque son igualmente geniales”.

Amplio abanico

Según el responsable de las Jornadas, “este año hemos tenido la fortuna de contar un amplio abanico, y las funciones que nos ha asignado el Festival han sido dos espectáculos realmente singulares y extraordinarios en muchos sentidos como ‘El Burlador de Sevilla’, de Tirso de Molina, y ‘De fuera vendrá’, de Agustín Moreto. Pero no sólo han sido extraordinarias las representaciones, sino que hemos mantenido coloquios muy animados con los actores del teatro. Unos coloquios que han tenido una extraordinaria animación, y además una precisión de conceptos en los artistas del teatro, que les agradecemos mucho”.

En este contexto de las Jornadas, es habitual la presentación de libros. “Este año hemos presentado las Actas de las Jornadas de 2017 (Nº 40), ‘Drama y teatro en tiempos de Carlos I’ (1517-1556), y hemos presentado otras publicaciones del Instituto Almagro de Teatro Clásico como la continuación de las ‘Obras Completas’ de Francisco Rojas Zorrilla; algunas obras de Antonio Enríquez Gómez, un autor extremadamente interesante y curioso en el que ahora estamos trabajando, y también la Compañía Nacional ha presentado sus publicaciones. Finalmente, hemos presentado el ‘Premio de investigación José Monleón’ que convoca la Academia de las Artes Escénicas”.

Se presentaron las Actas de las Jornadas de 2017 / JMC

Se presentaron las Actas de las Jornadas de 2017 / JMC

“En suma -continúa Pedraza- creo que ha sido un programa completo, complejo, con elementos diversos que han formado un todo razonablemente armónico… y por ese lado estamos muy satisfechos. Aunque tenemos algunos problemas de intendencia, que ya anuncié en la inauguración, pero me han dicho las autoridades que nos van a atender y lo resolverán. No son infinitos problemas, pero sí hay dos o tres puntos que debiéramos subsanar para el año que viene, porque los costes empiezan a ahogarnos. Sin embargo, me han prometido considerarlo, y encontraremos la manera de solucionarlo juntos”.

Entre estos puntos que preocupan al equipo director de las Jornadas, estarían la financiación de las publicaciones, y la estancia en Almagro (“cómo organizarla para que resulte más cómoda y menos cara”). “Quiero confiar en que podamos resolverlo, porque aunque no sean problemas muy graves, si se dejan crecer acabarán ahogándonos. ¡La burocracia! Aunque tengamos que decirlo en voz baja, cada vez tenemos que hacer más papeles para cualquier actividad, y eso pesa mucho para quien tiene que organizar la realidad, y debe rellenar además doscientos mil papeles… Y eso que tengo la inmensa fortuna de contar con un equipo magnífico, entregado y dispuesto, y ya con mucha experiencia”.

El camino acertado

Sobre las actuales coordenadas del Festival, afirma el profesor Pedraza: “Nosotros estamos muy de acuerdo con las ideas que Ignacio García ha traído al Festival, y lo que está proponiendo es algo que las Jornadas y el Instituto Almagro habían pedido siempre a los directores y que hasta ahora se había cumplido de forma más o menos justita. Pero en ese punto la intención de Ignacio está plenamente acertada, y en esa dirección contará con nuestro apoyo en todo momento”.

Equipo organizador de las Jornadas de Teatro Clásico / JMC

Equipo organizador de las Jornadas de Teatro Clásico / JMC

Es decir, convertir al Festival de Teatro Clásico de Almagro fundamentalmente en una exaltación de la comedia española, del teatro del XVII, y en una proyección tan internacional como sea posible de estos autores. En sus palabras de la ceremonia de clausura, advertía Ignacio García que “Nosotros tenemos que contar la excelencia de nuestros clásicos, como otros grupos culturales que promocionan y cuentan los suyos”. Y abunda Pedraza: “Hemos de hacer un gran esfuerzo en esa dirección, tenemos que dar cierta prioridad, aunque no exclusividad, sobre los clásicos españoles del siglo XVII; ésa es la idea que él mantiene para el Festival. Que debe ser un escaparate de las grandes realizaciones españolas e internacionales sobre nuestros clásicos. Y ahí nuestro acuerdo total y nuestro apoyo incondicional porque coincidimos plenamente en los planteamientos”.

En cuanto a la temática para las próximas Jornadas, opina Felipe B. Pedraza que es algo prematuro adelantarlas. “Tenemos idea de dedicar algunas Jornadas en un futuro inmediato a Calderón, pero también es verdad que lo iremos acompasando en función de la programación que quiera hacer el Festival. Las Jornadas nacieron para unir, establecer puentes entre el mundo de la universidad y el mundo de la escena, y estamos pendientes de qué es lo que propone el director. El Festival y las Jornadas tienen que ir del brazo, unidos, porque no es conveniente ir cada uno por su lado. Lo discutiremos franca y directamente, y sin duda nos pondremos de acuerdo en la dirección por dónde queremos llevar las Jornadas”. El profesor Felipe B. Pedraza, de la Universidad de Castilla-La Mancha, dixit.