La Joven CNTC trae una fresca y divertida pieza en la que las mujeres “resuelven y deciden”

coral diego

coral diego

La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico representa desde hoy y hasta el domingo en el Áurea Todo es enredos Amor, una pieza en la que Diego de Figueroa y Córdoba presenta a “mujeres que resuelven y deciden”, comentó el director del montaje, Álvaro Lavín, que resaltó la libertad con la que han preparado esta producción sin miedo a comparaciones, al no haber referentes previos de puestas en escena, y el esfuerzo realizado por todos los actores en una pieza muy coral. 

La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico representa desde hoy y hasta el domingo en el Áurea Todo es enredos Amor, una pieza en la que Diego de Figueroa y Córdoba presenta a “mujeres que resuelven y deciden”, comentó el director del montaje, Álvaro Lavín, que resaltó la libertad con la que han preparado esta producción sin miedo a comparaciones, al no haber referentes previos de puestas en escena, y el esfuerzo realizado por todos los actores en una pieza muy coral. 
“Es un espectáculo que depende de todos los actores que están en escena”, indicó Lavín, que señaló que se trata de una obra “muy fresca y divertida” en la que también se trabaja los ‘apartes’ buscando la complicidad del público.
“Todos los personajes son imprescindibles en la obra”, agregó Mamen Camacho, encargada de dar vida a Elena, una poetisa sevillana capaz de disfrazarse de hombre y viajar hasta Salamanca en busca de su amor. Camacho resaltó el carisma de su personaje, con una gran energía para meter en “líos asombrosos a sus compañeros”. Es una mujer que se disfraza, puede ser líder y siempre tiene una justificación para sus acciones.
En cuanto a la escenografía, la Joven CNTC apuesta por un montaje muy desnudo, lo cual al comenzar a preparar la pieza podría haberles “asustado un poco”, pero esta ausencia es al mismo tiempo una forma de enriquecer la propuesta si el trabajo es bueno, comentó Francesco Carril, que encarna a Félix, un galán aprovechón, del que también se puede presenciar su lado humano con el que hasta puede que llegue a empatizar el espectador, indicó.
El pianista Ángel Galán toca en directo la música compuesta por Mariano Martín en este montaje realizado a partir de la versión de Julio Salvatierra del texto de De Figueroa y Córdoba y con la asesoría en el verso de Vicente Fuentes.