Lleno en la apertura del Festival de Música Antigua con “Sinfonity” de Electric Guitar Orchestra

Joaquín Muñoz Coronel
Alarcos 2018. Grupo Sinfonity. JMC 1

Alarcos 2018. Grupo Sinfonity. JMC 1

En la primera noche del Festival de Alarcos, había cierta expectación por ver la oferta que el Ayuntamiento de Ciudad Real nos ofrecía. Nada menos que un programa compuesto por grandes piezas clásicas, pero –y esta era la novedad- a cargo de cinco guitarras eléctricas. Mejor dicho, de cinco virtuosos de la guitarra eléctrica, todos ellos bajo la dirección del malagueño Pablo Salinas, pianista, compositor y guitarrista

El primer día del XV ‘Festival de Música Antigua de Alarcos’. Y allí, como por arte de magia se confabulaban tres periodos de tiempo muy distantes. Los 823 años de la Batalla de Alarcos (19/07/1195) que ha dado origen a esta celebración, pese a no ser una fecha alegre para recordar… Un concierto a base de piezas musicales escritas por grandes compositores hace 300 años… E interpretadas por cinco instrumentos musicales que apenas tienen 60 años… los que hace que se inventó la guitarra electrónica.

En la primera noche del Festival de Alarcos, había cierta expectación por ver la oferta que el Ayuntamiento de Ciudad Real nos ofrecía. Nada menos que un programa compuesto por grandes piezas clásicas, pero –y esta era la novedad- a cargo de cinco guitarras eléctricas. Mejor dicho, de cinco virtuosos de la guitarra eléctrica, todos ellos bajo la dirección del malagueño Pablo Salinas, pianista, compositor y guitarrista.

El aparcamiento estaba a rebosar, y ello hacía prever que la ermita estaría igual de concurrida, como así fue. En la presentación, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, tras mostrar su satisfacción por encontrarse de nuevo allí, tuvo palabras de agradecimiento para el concejal Pedro Lozano, que como responsable de Cultura en la anterior Corporación Municipal, comenzó esta nueva andadura de conciertos. Recordaremos en este punto, que los encuentros eran anteriormente organizados por la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Comunidades.

Ya metidos en harina con el grupo ‘Sinfonity’ en el escenario, el público inicialmente escéptico fue entrando poco a poco en trance, mientras su director Pablo Salinas iba desgranando el nombre de las piezas a interpretar, junto con algunas suculentas anécdotas y referencias de sus autores y composiciones, con las que iba enmarcando cada lance…

 

Lo clásico y lo moderno

En total ocho piezas de los mejores clásicos (Bach, Vivaldi, Mascagni, Mozart, Chopin, Falla, Albéniz…). Toda una audacia de los cinco ‘Sinfonity’ que acabó cautivando al auditorio, que tal vez no daba crédito a lo que oía… Entre los cinco instrumentistas de guitarra electrónica (Pablo Salinas, Luis Cruz, José Romero, Miguel Losada y Carlos Salinas), dos hermanos de Antequera, Pablo y Carlos, y un malagonero, Luis Cruz. Pero todos ellos residentes en Madrid, desde donde irradian el arte de la guitarra electrónica hacia medio mundo.

En realidad, ‘Sinfonity’ es la conexión de un grupo de maestros reunidos para interpretar música clásica con guitarras eléctricas, como sólo ellos saben y pueden hacerlo. Pero ‘Sinfonity’, según consta en su programa, “es también una bocanada de aire fresco en el curioso mundo de la música. Un mundo que suele fragmentar lo clásico y lo moderno, como si no pudieran existir otras interpretaciones, o como si ya estuviese todo dicho e inventado”.

Ciertamente, ‘Sinfonity’ ha asombrado en los lugares por donde ha ido pasando: Festival de Teatro Clásico de Mérida, Carnaval de Madrid en Cibeles, Festival Actual de Logroño, MAD Festival de Madrid, Festival Noches Mágicas de La Granja, Festival de Segovia, Festival Internacional de la Guitarra de Córdoba, Festival Internacional de Guitarra de Petrer, Festival Leo Brouwer de La Habana, Exposición Universal de Milán, Tallin Guitar Festival (Estonia), Tampere Guitar Festival (Finlandia)… ¿Seguimos?… Por el momento creemos que es más que suficiente.

 

Concierto de  Alarcos 2018. Grupo Sinfonity. JMC

Concierto de Alarcos 2018. Grupo Sinfonity. JMC

Un inesperado comienzo 

Pablo Salinas, director musical y creador de ‘Sinfonity’, la primera orquesta de guitarras eléctricas del mundo, nos confesaba tras la actuación que son “Una orquesta que se ha dedicado a tocar las obras maestras de la música clásica, pero no con el sólo propósito de estudiar, sino con el propósito de celebrar la música clásica y darle un homenaje a esos músicos, que se pasan ocho años estudiando una carrera como un cirujano… nosotros tratamos de tocar las obras con el mismo nivel de respeto y consideración que ellos nos merecen”.

 

“En este sentido -prosigue Pablo Salinas- no es un festival de técnicas, sino una celebración de la música. Utilizando las piezas más emblemáticas de la música clásica, donde hay hallazgos maravillosos… pero nuestro propósito es encontrarnos en un punto común con las piezas más populares. Por eso tocamos los grandes hits de los últimos 300 años, y los tocamos con el ánimo de demostrar que la música no es una postura estética, sino un lenguaje. En las obras maestras que ya duran 300 años, nos damos cuenta que son maestras por algo, y como han resistido el paso del tiempo y nos han cautivado a nosotros, confiamos en cautivar a la audiencia”.

‘Sinfonity’ se fundó en Madrid en 2011, al hacer una banda sonora para una obra de teatro de Blanca Portillo (‘La avería’, que obtuvo 5 premios Max). “La banda sonora tuvo un relativo éxito, y con ello inauguramos el Festival de Teatro de Mérida en 2011. Allí empezamos a tocar una obra mía (un Réquiem barroco), y empezamos a pensar que si eso sonaba bien, ¡cómo sonarían las verdaderas buenas obras! Después de nuestro primer bautizo allí, decidimos montar ‘Sinfonity’ tal y como hoy está configurada”, afirma orgulloso Salinas.

 

Una proyección mundial

Inmediatamente aparecieron en 130 países ‘como tipos que tocan en la guitarra eléctrica a Bach’… “Y gracias a esa mezcla entre lo insólito y lo novedoso, y de que lo musical y la celebración de la música funciona, tenemos ya una andadura de seis años, con mucho éxito, donde hemos tocado en los escenarios más importantes del mundo de la guitarra clásica… es nuestro homenaje a los guitarristas clásicos, y ellos nos lo agradecen porque les tomamos en serio y con el respeto que merecen”.

 

“Ahora hemos venido del ‘Festival de Virtuosos de Moscú’, donde hemos colaborado con Dimitri Illiarionov, y el año pasado tuvimos conciertos con la Sinfónica de Córdoba, con el maestro cubano Leo Brouwer, que es acaso el guitarrista clásico más importante aún vivo, y que fue director de la Sinfónica de Córdoba durante 20 años. Yo nací en Antequera, pero ya estoy en el mundo, no tengo antepasados, me fascina viajar, pero recuerdo un disco que grabé de un ciudadano de aquí que decía “ciudadano del mundo, pero Daimiel es mi tierra, la de mis antepasados…”. Pues decía que me fascina viajar, pero llegar hoy a esta iglesia ha sido una pasada, esto es un tesoro”.

Aunque la antigüedad de la iglesia es sin duda compatible con esta música. “La guitarra eléctrica tiene tan sólo 60 años, y estamos acostumbrados a asociarla a determinados géneros musicales… Pero en realidad es compatible con todo, porque la guitarra no es sólo sonido furioso y rocanrol, es un instrumento musical, capaz de cosas delicadas y salvajes, con una gran expresividad  y rango dinámico, y gracias a la electrónica somos capaces de hacer que un solo guitarrista suene como varios violinistas. Se necesitan 24 violines para competir con 12 violas o chelos, pero en este caso, con un solo control de volumen podemos hacer que un solo guitarrista represente a toda una sección de la orquesta. Al igual que un compositor escribe 12 o 5 partes, nosotros tocamos 5 o 12 partes entre los músicos que somos, en una reproducción fidedigna de la partitura orquestal”.

 

Grupo Sinfonity con la alcaldesa, Pilar Zamora, y el guitarrista Fausto. JMC 1

Grupo Sinfonity con la alcaldesa, Pilar Zamora, y el guitarrista Fausto. JMC 1

Segunda vez en Ciudad Real

No es la primera vez que el grupo viene a Ciudad Real: “Hicimos una gira por Ciudad Real en 2011, pero este ha sido el acontecimiento más conmovedor”. Pablo Salinas se hizo organista a los 11 años, luego actuó con Los Chichos y más tarde con Miguel Ríos. “Llevo 40 años de oficio como pianista, y cuando gané mi primer dinero (con Pino D’ Angió, aquel de ‘Ma quale idea’) me compré una guitarra eléctrica con distorsionador, y el primer disco de ACDC. Empecé a tocar la guitarra a la edad de 14 años, y desde entonces no lo he dejado”.

Considera Salinas que los instrumentos musicales son como los idiomas, lo importante es qué expresas en cada idioma. “Estoy muy feliz de haber tocado aquí, con un público inteligente, atento y generoso…. Hace poco estuvimos en Polonia y, sin entender aquella lengua, tocamos la Jota de Luis Alonso, y fue algo tremendo…”.

No duda en absoluto Pablo Salinas, al afirmar que la música clásica le gusta a todo el mundo, aunque no lo sepa “el hecho de que nuestras mejores obras duerman el sueño de los justos, y sólo el 10% de la población las conozca, me parece una pena. Por eso estamos empeñados en conocer y celebrar la música clásica, con el mayor número posible de espectadores”.

Con Las 4 Estaciones de Vivaldi, la Tocata y Fuga de Bach, la Flauta Mágica de Mozart, o la Danza ritual del fuego de Falla, ‘Sinfonity’ conquistó el corazón del público en Alarcos. Además  de Asturias de Albéniz, o el Concierto para clarinete de Mozart, cuyo adagio se hizo mucho más conocido tras su aparición en el film ‘Memorias de África’. Eso es lo que desde la agrupación ‘Sinfonity’ se pretende: “Acercar los clásicos al público, y demostrarle que las grandes páginas de la historia musical, también pueden ser interpretadas por instrumentos de la generación actual”.