López-Salazar: “La historia de la Escuela de Arte es la del arte contemporáneo de la provincia”

cien escuela

cien escuela

En el libro Cien años de Escuela de Arte. Ciudad Real 1911-2011 queda reflejada la evolución de este centro y sus diferentes etapas que “representan la historia de todo el arte contemporáneo de la provincia de Ciudad Real”, destacó Carmen López-Salazar, autora de esta obra, junto a Javier Herrero Gómez, publicada por la Biblioteca de Autores Manchegos (BAM).

En el libro Cien años de Escuela de Arte. Ciudad Real 1911-2011 queda reflejada la evolución de este centro y sus diferentes etapas que “representan la historia de todo el arte contemporáneo de la provincia de Ciudad Real”, destacó Carmen López-Salazar, autora de esta obra, junto a Javier Herrero Gómez, publicada por la Biblioteca de Autores Manchegos (BAM).
Se trata de un “libro magnífico”, que compendia de forma minuciosa interesantes datos y muestra sus numerosos y relevantes alumnos y profesores durante su siglo de existencia, así como las vicisitudes acontecidas a lo largo de estos cien años en una Escuela de Arte que “ha ido transformándose y adaptándose a los nuevos tiempos con mucha inteligencia y profesionalidad”, resaltó en la presentación del volumen el presidente de la Diputación, Nemesio de Lara, que subrayó que con la publicación de obras como ésta la BAM está ofreciendo un servicio atento y sensible a la historia de la provincia y, de forma especial, a la de la enseñanza, poniendo en valor trabajos para que sean conocidos y reconocidos por el resto de la población provincial e incluso nacional.
Numeroso público de generaciones muy distintas acudieron a la puesta de largo de esta obra, en la que De Lara recordó que la Diputación Provincial fue la institución que instó a la creación de la Escuela de Arte, de la que siempre ha estado “cerquita” apoyando y becando a artistas, pagando viajes y aportando medios para que siguiera adelante este centro que ha dado al mundo a autores de “muchísimo relieve y renombre”. En este sentido, confío en que este libro sirva para reconocer a muchos artistas conocidos e interpretar que todos tuvieron un “vínculo directo” con una escuela que “ha evolucionado de una manera muy interesante y significativa”, manteniendo vivo y actualizado en función de las nuevas demandas el proyecto formativo que surgió hace ahora un siglo. 
Estructurado en dos partes, López-Salazar refleja en la primera los artistas relacionados con la Escuela, las exposiciones y el ambiente vivido en este centro a lo largo del tiempo desde el punto de vista del arte, mientras que en la segunda Herrero describe la historia de la institución, las enseñanzas artísticas, las distintas leyes educativas y también la historia del edificio.

Referente
La primera sede de la Escuela, desde 1911 hasta 1961, estuvo situada en la calle de la Mata. “Al parecer era una casona bastante vieja, que amenazaba ruina continuamente”, y los profesores lucharon de forma prolongada “por conseguir un nuevo local. Se les hicieron bastantes propuestas y promesas por parte del Ayuntamiento”, pero no fue hasta 50 años después de su creación cuando la Escuela consiguió su actual edificio de la Plaza de la Provincia que, cuando se construyó, “posiblemente era el mejor de la ciudad”, comentó Herrero, que recordó que durante mucho tiempo se empleó para todo tipo de actividades como rifas, concursos, actos políticos y conferencias. Durante este siglo, la Escuela de Arte ha sido una institución muy importante para la ciudad y se recurría continuamente a sus profesores para que acudiesen a todo tipo de certámenes y concursos, agregó Herrero, que subrayó el gran número de artistas que han pasado por las aulas del centro como alumnos y profesores.
Para esta edición se han recuperado textos y fotografías, gracias a la colaboración de muchas familias, e incluso entrevistado a hijos de antiguos profesores y alumnos, apuntó el jefe de Estudios del centro y concejal de Cultura, Pedro Lozano, que estima que con este libro la Escuela “salda una deuda con el pasado”. Su publicación era “una necesidad que teníamos para reivindicar lo que hemos sido durante cien años de formación, relación con el entorno y creación de profesionales que están implicados en nuestro tejido industrial”, afirmó Lozano, que resaltó que casi todos los creadores de la provincia han tenido algún tipo de vínculo con el centro.

Un siglo de lucha
También el director de la Escuela, Vicente Ruiz, resaltó la importancia de publicar este libro para “recuperar la memoria” de este siglo de vida e indicó que de este estudio se desprende que “siempre ha  habido algo por lo que luchar” en este centro.
“No es de ahora, sino que antes también ocurría”, agregó Ruiz, que indicó que “han sido cien años de lucha constante”, algo que parece intrínseco a estas enseñanzas y escuelas que luchan porque las administraciones no las olviden.