Lanza Digital

Manuel Jabois da una lección de periodismo en la Fiesta de las Letras de Tomelloso

????????????????????????????????????

Asegura que hay tres gallegos esta noche en el teatro: uno de los premiados, el consejero de Cultura y el propio Jabois. “Os estamos invadiendo sin que os deis cuenta”. El Mantenedor aclara una afirmación del acto, el llamado periodismo ciudadano no pude sustituir al periodismo. Una foto en las redes o un titular no son una noticia, hay que ir más allá, hay que ahondar en lo sucedido (llamar, ir, ver, investigar, conocer las circunstancias) y dar información. Pero para hacerlo así se necesitan profesionales con sueldos dignos, reivindicó Jabois.

Es la cuarta vez que Jabois participa en unas fiestas. El Mantenedor no tiene ninguna vinculación con Tomelloso pero, para él, es un alivio estar aquí celebrando la cultura. Antes había participado en la fiesta del cocido, la de la cebolla y la de la almeja. Lo de Tomelloso tiene más que ver con él, aseguró. Tras explicar cómo obtuvo la Cebolla de oro en Sansenxo, su pueblo, el periodista manifestó que cuando lo invitaron pensó que tendría que celebrar algún producto típico de Tomelloso. Después de comer, en la mejor pizzería del mundo, y cuando supo a lo que venía, fue al hotel a reescribir su discurso. Jabois enunció su lema, “nunca acabes el verano sin una buena fiesta” y qué mejor que la Fiesta de las Letras.

En este punto, el Moderador manifestó que sabía que el público no lo creyó cuando dijo que ignoraba a lo que venía a Tomelloso. Y, por supuesto, no tuvo que aclarar previamente que esa afirmación no era real, o que era una broma, ni mucho menos marcarla con un asterisco o añadirle un emoticono. Vivimos en una época meliflua en la que hay que aclarar esos conceptos —eso lo decimos nosotros— y la libertad de expresión es atacada por tantos y tantos “ofendidos”.

Cuando a Marsé le preguntaron qué es la cultura, el escritor catalán dijo que “era estar sentado en una terraza con una cerveza, a gusto consigo mismo y con los demás”.  Cuando la libertad de expresión se amenaza, se pierde. Cuando te amenazan de muerte, dijo Jabois en clara referencia a lo sucedido estos días con Rober Bodegas, “retiro lo que he dicho porque cada vez hay menos valientes”.

Manuel Jabois, haciendo referencia a la entrevista que amablemente concedió a Lanza, ha explicado por qué la Fiesta de las Letras ha seguido celebrándose, a pesar de haber pasado por épocas en las que la cultura no ha sido una prioridad.  No es un milagro, si algo nos enseñan las letras es que los milagros no existen. Se debe a la proeza de hombres y mujeres que luchan por la supervivencia cultural de la ciudad. Y, por supuesto, la cultura por la trasmisión, cuando se tienen los padres y profesores adecuados.

El Mantenedor creció en la recepción de un hostal en Sanxenxo. En los aburridos veranos de su infancia y adolescencia, empezó a leer y a descubrir cosas, “a formar lo que soy ahora”, a pesar de que Jabois no venga de una familia lectora. Aquello le permitió vivir, gracias a los libros, situaciones que sus amigos aún no lo habían hecho.

Manuel Jabois no conoce La Mancha, confesó, pero qué mayor vinculación con un sitio que compartir letras. El Mantenedor es periodista, cubre la realidad, pero aun así hizo anoche una defensa de la ficción y, sobre todo, “por qué llevo algún tiempo rajando de ella”. Jabois expuso que David Trueba en una conversación le había dado dos ideas en ese sentido. El personaje más famoso de la historia de España no existe, es inventado, Don Quijote. Ese es el poder de la literatura, trasciende personajes inventados como reales. Y la idea más importe es “que la ficción nos permite ocupar el lugar de otro”. Situarnos en unas circunstancias que nosotros no vivimos.

Esa última circunstancia también se traslada al periodismo. Cuando un periodista informa de la crisis migratoria, de refugiados, de terrorismo, de los saltos de la valla; cuando cuenta lo que ocurre en los países de origen de los migrantes y por qué pasa eso, “¡caray, qué necesidad tienes!”. Después de ese primer pensamiento y cuando el periodista consigue saber las circunstancias de los demás. Cuando “intentas saber lo que ocurre a través de ellos y saber por qué hacen lo que hacen. Por qué las personas sufren, por qué son felices o por qué toman decisiones que tú no puedes entender”.  Cuando se ponen sus actos en contexto, en definitiva, “puedes entender por qué, a veces, ocurren las cosas que ocurren”. Algo que pasa en la novela, en la ficción general, “te metes en la piel del protagonista”. El mantenedor se ha encontrado con muchas noticias “que más allá del titular daban miedo”. Y es que, hay que entender a la gente, (“no se trata de defenderlo todo, ni mucho menos”), meterse en las circunstancias. Eso es lo que hacen las ficciones y eso es lo más valioso de nuestro tiempo, “la empatía”, esa capacidad para intentar conocer al otro. Para no poner un periódico por medio, aseguró Jabois, ni un blindaje social “ni defender nuestro terruño”.

Todo ello es una parte fundamental de la cultura, hay que consumirla, disfrutarla, leerla, verla “y lo que se está haciendo aquí: festejarla”, dijo Manuel Jabois para acabar. El público (que como ya hemos dicho llenaba el Teatro Municipal) dedicó al Mantenedor una gran ovación.