Pachamama agota las entradas para el concierto de Pancho Varona

Pancho Varona y Joaquín Sabina

Pancho Varona y Joaquín Sabina

Imagen extraída de la cuenta de Instagram de Pancho Varona

El artista presentará en la mítica sala el repertorio que le ha convertido en uno de los autores populares más relevantes de España en los últimos cuarenta años

La Tetería Pachamama ha agotado el stock de entradas para el concierto de esta noche de Pancho Varona. El show de Varona, uno de los compositores de cabecera del cantautor Joaquín Sabina, se enmarca en la gira Ruta 52, cifra que hace referencia a la suma de las 50 provincias y las 2 ciudades autónomas españolas. El artista presentará en la mítica sala el repertorio que le ha convertido en uno de los autores populares más relevantes de España en los últimos cuarenta años. Sabina aparte, ha construido canciones para intérpretes como Ana Belén, Christina Rosenvinge (siendo integrante de Los Subterráneos, su antigua banda) o Luz Casal.

Con todo, la muestra más significativa de sus facetas de autor e intérprete es un desconocido álbum homónimo que publicó la multinacional RCA hace casi un cuarto de siglo. Aquel Pancho Varona (1995) contó con las lujosas colaboraciones de los instrumentistas Antonio García de Diego y Tino di Geraldo. Por un lado, rocks como Al otro lado, Toda la mitad o El Bronx de Fuencarral. Por otro, el contraste melódico de Las letras de tu nombre, Tu bufón o Un día. La escucha de esta grabación, que puede hacerse a través de canales de streaming como Spotify o YouTube, ayuda a hacerse una idea del calibre artístico del músico madrileño.

En este sentido, Juan Manuel Torres, de Pachamama, destacó «la valía profesional de Pancho Varona» y señaló que, «sin haberlo visto antes en un escenario», sabe «que tiene un poso musical que se ha canalizado, en gran parte, a través de Sabina», en cuya carrera «tiene mucho peso y responsabilidad».

Con Sabina desde los 80

El músico y compositor madrileño acompaña a Sabina desde principios de los años ochenta. Se conocieron en las actuaciones que aquel ofrecía junto a Javier Krahe y Alberto Pérez en La Mandrágora, un garito de la zona de La Latina. El jienense se quedó sin tabaco en plena noche, Varona se lo proporcionó y pronto pasó a formar parte de su banda. En 1988 constituyó con Antonio García de Diego un tándem que resultaría decisivo en la década de los noventa, cuando Sabina publicó sus mejores discos. Poco después, la sociedad se ha mantenido intacta tanto en los estudios como en las giras.