Nao d’Amores rescata a Torres Naharro con una ‘Comedia Aquilana’ “absolutamente redonda” y de gran belleza plástica

A. Ruiz Almagro
Ignacio García, Ana Zamora y Helena Pimenta, en la presentación de 'Comedia Aquilana' / A. R.

Ignacio García, Ana Zamora y Helena Pimenta, en la presentación de 'Comedia Aquilana' / A. R.

Muestra la “perspectiva naif, soñadora y tan de verdad al mismo tiempo” del teatro renacentista

Con una amplia y reconocida trayectoria de recuperar el teatro previo al Siglo de Oro, Nao d’Amores acude a la 41ª edición del Festival de Almagro con ‘Comedia Aquilana’, del dramaturgo renacentista Torres Naharro, celebrada con gran éxito en Madrid, probablemente, porque, siendo “novedosa y diferente”, el público ya cuenta con referentes identificables de la producción teatral que vendría después, comentó Ana Zamora, directora de la compañía segoviana.

Coproducido el montaje con la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), la nueva propuesta de Nao d’Amores ha quedado “muy redonda” a nivel plástico y musical, entra por “los ojos y los oídos” con música en directo, reconoció Zamora, que indicó que la pieza está protagonizada por el escudero Aquilano, quien en realidad es un príncipe disfrazado, hijo del rey Bermudo, que se enamora de la princesa Felicina, de manera que se narran las estrategias y enredos hasta “el triunfo del amor que sobrevuela en el teatro renacentista desde esa perspectiva naif, soñadora y tan de verdad al mismo tiempo”.

Se trata de una historia muy sencilla de un teatro en lo que “lo importante no es tanto lo que se cuenta sino cómo se cuenta”, comentó Zamora, que destacó que si no hubiese sido por el apoyo de la CNTC no hubiesen podido afrontar esta producción de mediano-gran formato interpretada por ocho actores, de los que tres son músicos.

Zamora, que aseguró que en la elección de este nuevo proyecto pesó más lo que estimaba que se necesitaba montar en lugar de lo que le apetecía, subrayó que quedan autores que “no pueden esperar mucho más”, que se han estudiado a nivel académico pero que no aparecen sobre las tablas, como Torres Naharro, el creador más famoso, publicado y difundido -hasta que entró en el índice de prohibición de la Inquisición- y representado de su época.

“No hemos sabido leer a Torres Naharro, quien plantea las bases de la comedia, desde la contemporaneidad”, apreció Zamora, que planteó la recuperación de este autor desde el rigor de los elementos de su propia identidad y, tras una estancia de dos meses investigando gracias a una beca de la Real Academia de España en Roma, regresó a Segovia con una mochila cargada de elementos para elaborar la adaptación de ‘Comedia Aquilana’ en relación con el teatro cortesano, la celebración de la fiesta en el teatro renacentista y la conexión con lo que posteriormente sería la comedia del arte.

A partir de estos referentes naharrescos, surgió el espectáculo de creación de Nao d’Amores que fue estrenado en Segovia y fue acogido en Madrid con un éxito “casi inesperado” por un público que está más acostumbrado a la comedia del barroco, señaló Zamora, que felicitó al director del Festival de Almagro, Ignacio García, por ampliar las miras de la programación a otras latitudes como América, al igual que la compañía segoviana ha hecho en otras producciones con el teatro en Portugal y ahora con Italia de la mano de Torres Naharro, creador extremeño que pasó por Salamanca y Valencia para recalar en Roma, “en las cortes cardenalicias escribiendo el teatro más importante del Renacimiento”.

Por su parte, Helena Pimenta, directora de la CNTC, elogió el trabajo de Zamora en la creación de una obra “absolutamente redonda” y de gran belleza y aseguró que para la Compañía Nacional es una honor colaborar con Nao d’Amores por sus propuestas de investigación y escénica tan necesarias para el teatro clásico. ‘Comedia Aquilana’ se representará el sábado 21 y domingo 22 de julio, a las 20 horas, en el Teatro Municipal de Almagro.