Pedro Rojas diserta sobre los malos tiempos para la otrora exitosa mímesis

A. Ruiz Ciudad Real
Pedro Rojas participó en el ciclo de conferencias organizado por la Asociación de Amigos del  Museo de Ciudad Real / J. Jurado

Pedro Rojas participó en el ciclo de conferencias organizado por la Asociación de Amigos del Museo de Ciudad Real / J. Jurado

El profesor de Filosofía ofreció una conferencia sobre la teoría que “dio sentido al arte durante veinticinco siglos”

Cuando se imita la realidad por su trasfondo ideal, la mímesis “tiene mucho sentido”, pero cuando la realidad es “muy banal” como ocurre actualmente en un entorno híperpoblado e inundado de imágenes que reflejan un mundo que “también hasta cierto punto es muy banal, superficial y de supermercado”, crear una imagen similar es como “añadir una gota más de agua al océano”. “Cuando la realidad es El Corte Inglés ya no hay un ideal que copiar y la mímesis se viene abajo”, comentó el profesor de Filosofía, Pedro Rojas, en el antiguo Convento de la Merced, donde este miércoles habló sobre ‘Arte y representación: la teoría de la mímesis’.

Esta teoría, según la cual el arte es una imitación de la naturaleza o realidad, “dio sentido al arte occidental durante veinticinco siglos”, unificando, así mismo, todas las artes. “Vale para la poesía, la pintura, la escultura e incluso la arquitectura y la música”, expuso Rojas, que explicó que el arte no sólo representa las cosas en su naturaleza física, que es algo a lo que se dedican los científicos, sino también en su realidad ideal o simbólica. Una tormenta, por ejemplo, como fenómeno meteorológico es asunto de los meteorólogos, mientras que la que recrean un pintor o un poeta tiene un valor simbólico añadido.

Destacó que el arte no sólo representa las cosas en su realidad física, sino también en la ideal o simbòlica / J. Jurado

Destacó que el arte no sólo representa las cosas en su realidad física, sino también en la ideal o simbòlica / J. Jurado

Defendida por Aristóteles y el cristianismo, la teoría imitativa ha sido el modo de entender el arte “más exitoso” durante muchos siglos, hasta que en el XIX “entra en crisis” al “perder prestigio”, “desvalorizarse”, la realidad en favor de, por ejemplo, la genialidad, capacidad de creación y vida subjetiva del artista que “se inventa mundos nuevos y ya no copia la realidad” tal cual, se inspira en otras cosas además de en la naturaleza como sus vivencias, intimidad y subjetividad.

Respecto el hiperrealismo, Rojas estima que, “aunque hay muchas excepciones”, es “una mímesis desfondada” que ya no cree que la realidad tenga una dimensión grandiosa, divina o sagrada de manera que lo único que puede hacer es “pintarla tal cual, fotografiarla”.

En cuanto a prestigiosos autores realistas como Antonio López que, según indicó Rojas, “defienden un concepto de mímesis casi aristotélico”, expuso que intentan renovar y mostrar que el lenguaje empleado, en este caso a nivel pictórico, “todavía tiene capacidad expresiva y representativa”.

La intervención de Rojas en el patio del claustro del antiguo Convento de la Merced se enmarcó en el ciclo ‘Arte, estética y pintores de La Mancha’, organizado por la Asociación de Amigos del Museo de Ciudad Real-Convento de La Merced.