Rosaura es “una indignada más” en una Vida es sueño a ritmo de rock

vida calderón

vida calderón

“Rosaura es una indignada más” en busca de la defensa de su honor, comentó Esperanza García, encargada de interpretarla en La vida es sueño, que representará hoy, a las 20.30 horas, en La Veleta la compañía andaluza La Refinería y con la que se abrirá la sección internacional Almagro Off destinada a producciones de jóvenes autores. 

“Rosaura es una indignada más” en busca de la defensa de su honor, comentó Esperanza García, encargada de interpretarla en La vida es sueño, que representará hoy, a las 20.30 horas, en La Veleta la compañía andaluza La Refinería y con la que se abrirá la sección internacional Almagro Off destinada a producciones de jóvenes autores. 
Contemporánea en cuanto a la utilización de la imagen y la música, en la propuesta de La Refinería “lo más radical” es el texto de Calderón desde el principio de “hacer carne la palabra”, comentó el director del montaje, José Luis Fernández, que reconoció pertenecer a una “generación festivalera” y, sin perder ni la conexión con la fuerza de los versos ni la intención de llegar al cien por cien de los espectadores, la pieza se nutre de esa atmósfera del espectáculo de rock. 
Rosaura aparece vestida con un look barroco estilizado mientras que Clarín lleva un corte de entre años 40 y 60, y ambos estilos conectan bien, comentó Fernández, que también resaltó la presencia del pueblo -de negro, con camisetas en las que se pueden leer mensajes- y las partituras corporales “al límite” que siguen los actores en batallas “a velocidad de lucha”.
Para Fernández, La vida es sueño es un “texto complejo pero muy hermoso” en el que se apela a la responsabilidad personal ya que la realidad cotidiana se construye día a día, con ideas, y no fruto de la arbitrariedad.

Futuro de los clásicos
Con este montaje comienza Almagro Off, que permitirá presenciar las diez obras seleccionadas, de las 62 propuestas de jóvenes creadores llegadas de 12 países.
En un espacio que ha quedado “precioso” como La Veleta, que permite generar atmósferas de trabajo muy cercanas con el público y aprovechar las sinergias, se desarrollará hasta el 14 de julio Almagro Off que, para Fernández, es todo un acierto ya que abre las puertas a los creadores jóvenes “garantizando el futuro del teatro clásico”.
A su juicio, la directora del Festival, Natalia Menéndez, “ha acertado de pleno” con esta iniciativa, así como con la decisión de que el premio de los diez finalistas sea representar su obra en Fúcares. Sucederá del 21 al 23 de julio y permitirá al responsable de la dirección del montaje ganador cotejar la respuesta del público.
Menéndez deseó mucha suerte  a este Certamen que da la voz a los jóvenes profesionales a nivel internacional y que tenga una larga proyección, de manera que en el futuro se diga con orgullo “Yo fui de la generación de Almagro Off”.