Rubí Sanz destaca la gran valía del patrimonio ibérico en el sureste de la meseta

A. Ruiz Ciudad Real
Abrió el ciclo de conferencias 'Los íberos: Arqueología y cultura' / A. R.

Abrió el ciclo de conferencias 'Los íberos: Arqueología y cultura' / A. R.

Disertó en el antiguo Convento de la Merced sobre los distintos modelos seguidos en la escultura ibérica

La directora del Museo de Albacete, Rubí Sanz, impartió este jueves en el antiguo Convento de la Merced la conferencia ‘De lo divino y lo humano en la escultura ibérica del sureste de la meseta’, intervención en la que disertó sobre cuatro períodos distintos en los que se siguen diferentes modelos.

La panorámica sobre la escultura ibérica del sureste que trazó comenzó en el siglo VI antes de Cristo con modelos fenicios y habló de un relevante monumento como el de Pozo Moro, en el municipio albaceteño de Chinchilla. De ahí, pasó al período que va del siglo IV al III antes de Cristo, en el que los monumentos “se diversifican y hay esculturas en santuarios, cementerios y en el campo, en sitios simbólicos o importantes como, por ejemplo, límites territoriales o de poblaciones”. En la siguiente etapa, continuó, los modelos son romanos republicanos y, finalmente, el cuarto ‘tiempo’ es el del imperio, en el que, en realidad, “ya no existe escultura ibérica, sino romana” aunque se siga haciendo con piedras locales.

Los Amigos del Museo de Ciudad Real organizaron el encuentro / A. R.

Los Amigos del Museo de Ciudad Real organizaron el encuentro / A. R.

La franja que va de Alicante, norte de Murcia, Albacete, Jaén y Ciudad Real, en torno al Guadiana y al Guadalquivir medio, es una “zona muy rica de patrimonio ibérico, de esculturas y yacimientos”, resaltó Rubí, que destacó de la provincia ciudarrealeña Alarcos y el Cerro de las Cabezas en Valdepeñas, así como Alcubillas y el Camino del Matadero de Alhambra; mientras que de la provincia de Albacete citó el Cerro de los Santos en Montealegre del Castillo, Pozo Moro y Los Villares de Hoya-Gonzalo, estos dos últimos en plena llanura.

En su intervención, destacó la relevancia de enclaves, aparentemente muy pobres, pero con aguas subterráneas y situados en vías de comunicación donde se vendían productos como agua, sal y harina a los viajeros y con estos recursos económicos se hacían “esculturas maravillosas o se compraban cerámicas griegas”.

Disertó sobre la escultura en cuatro períodos históricos / A. R.

Disertó sobre la escultura en cuatro períodos históricos / A. R.

Con su conferencia, comenzó el ciclo ‘Los íberos: Arqueología y cultura’, organizado por la Asociación de Amigos del Museo de Ciudad Real y que continuará el jueves 21 de febrero, a las 19.30 horas, con la profesora de la UCLM, Lucía Soria Combadiera, que hablará sobre ‘La flora y fauna de los íberos. De lo real a lo imaginario’, mientras que el jueves 28, también a las 19.30 horas, intervendrá el profesor de la UCLM, Juan Pereira Sieso, que analizará los ‘Monumentos y territorios en el mundo bastetano. Castellones de Céal y El Pajarillo’.