Sacramento Almansa expone en la sala Fugger del Palacio Fúcares de Almagro

 José González Ortiz
Sacramento Almansa/J.González Ortiz

Sacramento Almansa/J.González Ortiz

En la prestigiosa Sala Fugger del Palacio Fúcares de Almagro, se exhibe una nueva exposición de pintura abstracta del pintor de Bolaños Sacramento Almansa López. Autor autodidacta que ya nos ha sorprendido en otras salidas con su colorista cosmogonía plástica y que para esta entrega, nos muestra un apasionante y divertido universo desbordante de energía creativa, sugerente, atrayente y textual

Su nuevo compromiso artístico se desenvuelve por los derroteros de su particular caleidoscopio, donde la luz, el color…, lo matérico se combina y conjuga en un cóctel atrevido, llamativo, pletórico de sensaciones y matices lúdicos y festivos dentro del expresionismo abstracto.

Sacramento le gusta experimentar con policromías, formas irregulares, asimétricas, las manchas difusas y evanescentes, a veces abigarradas otras imprecisas e inconcretas. Con estas aportaciones da rienda suelta a sus emociones y construye variadas calidades y gamas representativas…, para generar espacios bellos, alegres e imaginativos, desplegando en su colección de catorce lienzos de gran formato, sugerencias fauvistas osadas que generan episodios y discursos cromáticos desbordantes de libre interpretación.

Ciertas referencias por las abstracciones sintéticas y algunos insinuados matices figurativos en su discurso pictórico, configura un interesante itinerario sentimental de evocaciones por los derroteros del simbolismo y lo metamórfico…, el misterio y ciertas orientaciones y sugerencias que nos remiten a postulados de orientación y registros a veces chamánicos.

Expresionismo abstracto

Su obra refleja su particular filosofía plástica, su estar en el arte dentro del expresionismo abstracto, donde da intensidad a la expresión gráfica de los sentimientos y las sensaciones que fluyen de sus atrevidas creaciones. Su pintura es centrífuga a modo de explosiones de color y texturas que brotan desde el interior del cuadro y buscan una salida hacia fuera, intentando llenar el espacio que la rodea y el propio exterior con su propuesta pictórica nacida de sus convicciones estéticas y personal alquimia.

El dripping y la action painting son las técnicas por las que Sacramento Almansa se mueve con fluidez. Con estos aditamentos inusuales y un tanto barrocos en cuanto sus cometidos, construye su narrativa informalista que nos evoca a otros señalados artistas y que en ellos tienen sus composiciones una matriz y adscripción estilística.

Sacramento Almansa con José González Ortiz, autor de esta reseña

Sacramento Almansa con José González Ortiz, autor de esta reseña

Así entre otros: Paul Jackson Pollock, Omar Rodríguez-Graham, Manolo Valdés, Tapies, Miró…, configuran la pléyade de pintores con los que confluye y coincide Sacramente Almansa en su dicción y planteamientos  artísticos. Un pintor de nuestra tierra que apuesta por la originalidad que sin buscarla, y sin artificios,  aún a riesgo de no ser muy bien entendido y huyendo de toda comercialidad, le brota desde muy adentro, de lo más profundo de sus convicciones sensitivas y en el ámbito sereno de lo puramente genético y emocional.