“La mirada exterior al Festival es impresionante, frente a los complejos internos”

Julia Yébenes Almagro
Natalia Menéndez, directora del certamen almagreño / J. Jurado

Natalia Menéndez, directora del certamen almagreño / J. Jurado

La directora del Festival Internacional del Teatro Clásico de Almagro, Natalia Menéndez, valora el amplio programa del 40 aniversario del certamen que comienza esta tarde y lamenta que no haya podido producir por el pago de la deuda histórica

Cada mes de julio, Almagro despliega su potencial y se convierte en uno de los templos mundiales del teatro clásico. Decenas de compañías de todo el mundo anhelan estrenar sus montajes en un festival que congrega a 60.000 espectadores, más de 100 representaciones nacionales e internacionales y a los críticos más rigurosos. Y ha sido en Almagro donde la actriz, directora y dramaturga Natalia Menéndez ha vivido “una de las aventuras más importantes” de su vida como gestora teatral. Tras siete años al frente del certamen encajero cierra una etapa profesional de la que se siente orgullosa, aunque esquiva hablar de futuros proyectos como directora dramática porque, insiste, está centrada en “la edición más internacional de Almagro”. Pone en valor el potencial de este festival y el prestigio adquirido fuera de España por la calidad y por el inestimable legado de los ochos directores del evento (incluida ella), aunque lamenta “el complejo de los castellano-manchegos” a la hora de apreciar lo que ya es una joya cultural de España. “La mirada exterior sobre el Festival es impresionante y de gran respeto”, asegura satisfecha en esta entrevista, y le gustaría que esta percepción se manifestara “en los círculos más cercanos al festival”. Las cifras del ciclo de 2017, coincidiendo con su 40 edición, bajo el lema ‘Respira festival’, van más allá de los números, pues hablan por sí solas: compañías de 13 países, Alemania como invitado e Israel como novel.

PREGUNTA.- ¿Qué novedades habrá en la programación del XL Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro?

RESPUESTA.- Hay más de una veintena de estrenos nacionales e internacionales, como ‘La dama duende’ por la Compañía Nacional del Teatro (CNTC), a nivel nacional, así como destacaría ‘Eco y Narciso’, un texto de Calderón poco conocido, que creo que va a sorprender, con un reparto maravilloso, en Espacio Miguel Narros, con versión de Elena María Sánchez y dirección de David Martínez. También hay que mirar el montaje de lo que yo llamaría el cachondeo serio de ‘’La Calderona’ bajo la mirada de David Ottone (Yllana) en el Corral de Comedias. En cuanto a estrenos destacaría el absoluto de ‘Romero y Julieta’ de la compañía mexicana Los Colochos dirigida por Juan Carril que abre el Municipal, hay que valorarlo, al igual que “Sueño de una noche de verano” en alemán por el Teatro Nacional Alemán y Orquesta Estatal de Weimar, que es estreno en España. Además, el ‘Julio César’ rumano es un Visconti de una belleza excepcional, así como al público que le guste el cabaret y el café teatro, no ha de perderse los días 21 y 22 de julio el montaje israelí ‘Los enredos de Scapin’, un texto de Molière dirigido por Udi Ben-Moshe e interpretado por la compañía The Jerusalem Khan Theatre, es un espectáculo cañero, y muy bien interpretado.

P.-  Y esta diversidad de países (estarán presentes Portugal, Alemania, Rumanía, Israel, Brasil y Canadá, y de Grecia, Colombia, Reino Unido y Chile en Almagro Off) y variedad escénicas de estilos tiene algo que ver con que Almagro sea un revulsivo teatral y punto de atracción de nuevas apuestas escénicas?

R.- Es verdad que provocamos mucha atención, sobre todo fuera de España y en los certámenes off y Barroco Infantil. A partir de ahí, estas dos convocatorias hacen que los creadores se planteen la posibilidad de ofrecer espectáculos distintos y trabajados, tanto nacionales como internacionales, Almagro favorece los montajes. En cuanto a países, Israel y Rumania no habían estado presentes nunca en el certamen almagreño, y en el caso de Israel, la gente ajena a su tradición escénica, podrá comprobar cómo este país, aunque parezca surrealista, se quedó prendado de ese Berlín de los años 30. Allí, el autor más conocido escribe con una visión de cabaret. Fue el teatro que más desarrolló, con una concepción ácida, irónica, muy ágil y de ritmo divertido. En ‘El sueño de una noche de verano’ es un trabajo que habla en distintos planos del humor, utiliza el café teatro, pero sobre todo el naturalismo y el clown.

P.- Muy emotivo será el homenaje a los tres intérpretes que más veces se han subido a las tablas en el festival almagreño: Joaquín Notario, Pepa Pedroche y Arturo Querejeta, ¿Qué cree han aportado estos intérpretes al certamen?

R.- Son tres figuras muy importantes, y han aportado mucha artesanía, mucho arte, humildad, cercanía y generosidad. Son actores de teatro.

P.- También han anunciado la edición de un libro que recoge los 40 años de trayectoria. ¿Cómo está el proyecto?

R.- A punto de entrar en máquinas (la entrevista se realizó hace dos semanas), y ha sido un trabajo ímprobo porque el material estaba muy disperso. Lo he dirigido yo misma y nos han ayudado mucho desde Centro de Documentación Teatral, el Museo Nacional del Teatro, los fondos de los periódicos, la Diputación provincial de Ciudad Real, entre otras entidades y personas. Había fotos en sitios inverosímiles, y ha costado mucho reunir cierto contenido, pero me parece que saldrá un libro interesante, donde se valorará la historia del festival, la programación de las 40 ediciones, de las Jornadas de expertos, y reunirá los carteles de las ediciones, y las fotografías. También me parecía imprescindible poner en valor el trabajo, la gestión y la aportación de los distintos directores.

P.- Los medios y periodistas, tanto locales como nacionales, han apuntalado mediáticamente a lo largo de los años el Festival de Almagro, incluso crearon los premios Ágora, ¿va a haber algún acto relacionado con este colectivo?

R.- Nosotros llevamos unas líneas trazadas desde hace años con el Encuentro Internacional de Crítica Teatral (acuden críticos nacionales) con la Fundación UNIR (Universidad Internacional de La Rioja), y este año haremos el Vermú de las 40 los domingos 9, 16, 23 y 30 de julio, cada día con un periodista, un almagreño y un técnico. No creo que haya que hacer algo específico con un colectivo, sino de unión y mezcolanza entre varios profesionales. También el presupuesto es reducido y no podemos hacer todos los fuegos artificiales que querríamos.

P.- La Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro ha sido reconocida recientemente con el Premio Max a la Contribución a las Artes Escénicas 2017, ¿Qué ha supuesto para el certamen, es una venta?

R.- Fue una gran alegría, y supuso la visibilización de un conjunto de personas que conforman el equipo de festival y que están comprometidas y trabajando durante todo el año. Por ejemplo, los técnicos son muy importantes, sin ellos los actores, directores, creadores y el público nos quedaríamos en casa. Hay que hablar de los equipos de comunicación, producción, de prensa, de tantas personas que trabajan en la sombra para que otros den la cara. El galardón también supuso unos minutos de anuncio y dar a conocer el festival de Almagro en la televisión, Creo que se ha hecho una labor importante con respecto al patrimonio clásicos, creo que los diferentes directores han tenido ideas y las han puesto en valor y han dejado una trayectoria que está muy clara, y creo que es de agradecer que hubiera una serie de políticos que tuvieron esas ideas y apoyaran a gestores y valoraran de la gestión, y que las instituciones públicas y las privadas apostaran para mantener el festival, que ahora ocupa un lugar en el mundo uy importante. Aquí, en España, no nos damos cuenta, y en Castilla-La Mancha, menos, pero cuando salgo a otros países la valoración es increíble, impresionante, de gran respeto. Los castellano-manchegos no lo valoran y deberían interpretar las cifras que escuchamos como de pasada. La presentación de más de 20 países para estar en el festival es una realidad. Que trece países hayan concurrido al Almagro Off, qué quieres que te diga, que diez lo hayan hecho a la convocatoria de infantil, es lo más. La mirada de fuera es muy importante, pero siento que desde la región, incluso desde lo más cercano, hay una mirada con mucho complejo.

P.- Se habla del desequilibrio entre la presencia de mujeres en las artes escénicas, ¿cómo valora esta situación? ¿En sus años de directora ha notado más visibilización de  mujeres intérpretes y directoras?

R.- No es solo cuestión de España, es más amplia, es de educación mundial, y cada país tiene que hacer su trabajo para equilibrar un poco, porque en el XXI da como vergüenza. Por ejemplo, en el teatro del Reino Unido, el porcentaje es lamentable. Por eso, cada una y cada uno tenemos que hacer un esfuerzo por educarnos y por intentar aportar nuestro grano de arena en el espacio en el que estemos. En la oficina del festival hay un 80% de mujeres trabajando, está clara la aportación que he realizado. Pero no se trata sólo de papá y mamá Estado y de las administraciones, sino de que cada persona en nuestros trabajos tengamos un compromiso personal, pero también en cuestiones como la estética no violenta, hay montones de temas en los que debemos educarnos, sino la queja no sirve. No sólo hay que hablar, sino actuar y vamos a dejar de vender mujer o hombre, vamos a intentar trabajar en pro de la igualdad, tanto desde la superficie como en la profundidad.

P.- Usted ha encabezado una gestión del festival en los últimos 7 años que ha permitido sanear las cuentas y amortizar al 100% la deuda de 1,3 millones. ¿Han afectado estos ajustes a la programación de ediciones anteriores? ¿Cómo están las cuentas en la actualidad?

El pago de la deuda ha afectado al festival, que no ha podido producir como en otras etapas

R.- Sí ha afectado porque una parte del dinero se ha utilizado para solventar la deuda histórica y el festival no ha podido producir, cosa que en otras etapas sí se ha hecho. Es la única espina que tengo, porque las cuentas están saneadas, con un enorme trabajo del gerente Fernando Bonelli, que para mí ha sido una pieza clave. Además, a nivel técnico, hemos adquirido material básico que ya forma parte del festival para los próximos años.

P.- Sigue en el aire si cuando finalice la cuadragésima edición usted seguirá, ¿habría alguna posibilidad de que continuara para poder producir?

R.- Sólo quiero hablar de la 40 edición, no sé lo que pasará después y si se producirá, ahora vamos a intentar sacar un pedazo de cumpleaños. Nos tenemos que sentir todos muy orgullosos de este hito, que de alguna manera es una mirada hacia atrás, pero con el paso firme del presente.

P.- ¿Entonces considera que está más vivo que nunca el festival?

R.- Tiene un presente claro, con la parte económica saneada, hay una mirada clara con respecto a las compañías nacionales e internacionales, con profesionales jóvenes que nos conocen en todo el mundo. Todas las comunidades han presentado proyectos en las últimas ediciones, creo que ahora mismo formar parte de un festival como el de Almagro es una alegría.

P.- No quiere hablar de balances, ¿pero en lo profesional y personal cómo ha sido su paso por el Festival de Almagro?

R.- Ha sido una de las aventuras más importantes de mi vida, por no decir la que más, he aprendido mucho a nivel personal y profesional, he disfrutado mucho, y también he sufrido, pero sobre todo he aprendido y me he enriquecido.