Teresa Bellón y César Calvillo consideran “supernecesarios” festivales como Corto Cortismo ya que “el cine es cultura”

Lanza Miguelturra
Teresa Bellón y César Calvillo

Teresa Bellón y César Calvillo

Su cortometraje 'Una noche con Juan Diego Botto', ganador de la sexta edición del festival, es uno de los quince finalistas que optan a los premios Goya 2019

‘Una noche con Juan Diego Botto’ ha sido, este año, el máximo ganador del festival Corto Cortismo. En la gala final, Teresa Bellón y César Calvillo, sus directores, pudieron recoger el premio Cortismo 2018, que reconoce al mejor trabajo de la categoría regional. Estos castellano-manchegos ya habían participado en otro certamen regional, Abycine, donde recogieron galardones en tres ediciones distintas. “Corto Cortismo es el segundo festival manchego en el que recibimos un premio, lo cual no es nada fácil porque hay muchísimo nivel en la región”, subraya Calvillo, quien menciona además la importancia de que se reconozca su trabajo “en casa”.

Este cortometraje está, además, preseleccionado para los premios Goya 2019. “Ser uno de los quince finalistas de estos premios es un reconocimiento maravilloso”, comenta Bellón. Ahora, según la directora, están intentando que el trabajo ganador del festival miguelturreño tenga toda la visibilidad posible para que los académicos se interesen por verlo y así votarlo. “Estar en este punto es una motivación increíble para seguir creando”, concluye.

‘Una noche con Juan Diego Botto’ es una comedia protagonizada por el actor que da nombre a su título, Juan Diego Botto, y por Cristina Soria. La trama se basa en la cita con la que la actriz lleva soñando toda su vida, la cual acaba con una reflexión del protagonista y un final inesperado. “Siempre que nos ponemos a escribir, nuestro primer objetivo es crear una comedia incómoda”, aseguran los directores. Según ellos, buscan una manera diferente de afrontar temas que se hayan tratado más veces, pero de una manera original.

En este caso, la idea surgió de Teresa Bellón. “Juan Diego Botto tiene faceta de sex symbol, pero también de persona culta y comprometida, por lo que nos daba muchísimo juego”, explica. Ambos directores argumentan también que entienden la comedia como “una forma de reírse de uno mismo y de evitar fisuras en un mundo que ya está muy polarizado”.

El cortometraje, de once minutos de duración, se alzó con el premio en metálico de 500 euros más el galardón conmemorativo en el Teatro Cine Paz de Miguelturra. “Estos festivales son supernecesarios para nosotros. Apenas hay opción de que se vean estos cortometrajes más allá de aquellos festivales en los que son seleccionados”, subrayan los directores del corto. Además, hacen hincapié en que, independientemente de la longitud de las películas, “el cine es cultura, y a más festivales, más visibilidad”.

Primer largo

Teresa Bellón y César Calvillo están trabajando ahora mismo en lo que pretenden que sea su primer largometraje. “Es un proceso duro de escritura y después será más duro aún ponerlo en marcha, pero es nuestra pasión y somos muy constantes”, mencionan. “No tenemos pensado dejar de escribir y dirigir, por lo menos, durante los próximos 50 años”, sentencian.